Emperador Zombi.

    Comparte

    haziel12
    Sargento a pie
    Sargento a pie

    Mensajes : 474
    Facción : Alla donde mi Patria me ncesite

    Re: Emperador Zombi.

    Mensaje por haziel12 el Jue Jun 26, 2014 2:39 am

    Ahora estoy 100% Seguro que Dix no es nada caballeroso jajajjaja.

    Me imagino que Maria no va a escapar no?jajaja pobre......


    _________________
    No olvides leer las normas.Te Vigilare en el foro, Invitado

    Lord_Eddard_Stark
    Moderador
    Moderador

    Mensajes : 629
    Facción : Reino Vaegir

    Re: Emperador Zombi.

    Mensaje por Lord_Eddard_Stark el Jue Jun 26, 2014 2:57 am

    Se torna interesante este asunto. Espero que Edvard sea honorable Razz. Ya quiero leer el siguiente capítulo Smile.


    _________________
    ''La única oportunidad que tiene un hombre de ser valiente es cuando siente temor...''


    dermat
    Sargento a pie
    Sargento a pie

    Mensajes : 351
    Edad : 21
    Facción : Reino de Swadia

    Re: Emperador Zombi.

    Mensaje por dermat el Dom Jun 29, 2014 12:16 am

    capitulo 7 Rizi.

    El viaje duró dos días. Fue un viaje tranquilo, conocí un poco más a Edvard. Como me dijo es de Veluca y tiene 23 años. A los 17 heredó la empresa familiar, una prospera empresa comercial con clientes en toda Calradia pero unos competidores desleales empezaron a atacar sus caravanas y, cuando Edvard decidió defenderlas con mercenarios dichos competidores lanzaron falsas denuncias contra mi nuevo compañero, el Lord de la zona, tras un cuantioso soborno encerro a Edvard.

    María por su parte, no habló con nadie. Se dedicó a ir de un lado a otro con la cabeza gacha y a cumplir cuanto le pedían rápidamente.

    Finalmente, llegamos a mi nueva base de operaciones a la hora del mediodía. Era un pequeño campamento perdido en un bosque. Tras una buena comida le pedía a Edvard que fuese Thir para obtener información de los piratas que dominan la zona. Tras prometerme que traería toda la información posible partió a Thir.

    Tambien ordené a varios hombres explorar los alrededores. Volvieron a las dos horas, al parecer, no había nadie en varios kilómetros a la redonda. El resto del día lo pasamos poniendo a punto el campamento. Por la noche, me fuí pronto a la cama, estaba cansado y el día siguiente lo esperaba ajetreado.

    Por la noche, uno de mis hombres entró nervioso en mi tienda. Al parecer Maria se había escapado. Lanzando maldiciones me dirigí a mi caballo tras hacerme con mi espada y salí en su busca. No tardé en encontrar su rastro.

    Durante 10 minutos la seguí tan rápido como el terreno me permitía. Finalmente la encontré.
    4 hombres la rodeaban, seguramente ella haciendo valer toda su inocencia se había acercado a pedirles ayuda y ellos, que resultaron ser bandidos, intentaban secuestrarla.

    -Por favor -Decia Maria.

    -Tranquila preciosa -Decía uno, que seguramente era el lider- Te prometo que te vas a divertir, si te portas bien.

    El intentó tocarla pero ella retrocedió varios pasos. Finalmente, el perdió la paciencia y la agarró por un brazo, Maria forcejeó y el la pego un puñetazo que la tiró al suelo.

    -Parece que nos ha salido rebelde -Dijo el bandido.

    En ese momento, me cansé de observar.

    -Que valientes caballeros -Mis palabras hicieron que fijasen su atención en mí.

    -Parece que hoy es nuestro día de suerte. Una guapa joven y un idiota que no sabe cual es su lugar.

    Solté una carcajada y desenvainé mi espada.

    -Os voy a demostrar cual es mi lugar.

    -Lin, sujeta a la chica mientras nos encargamos de este fantasma.

    El jefe y los otros dos se abalanzaron sobre mí. Con rápidos movimientos les esquivé.

    -Los hombres luchan, no huyen -Dijo el jefe de los bandidos.

    Se volvieron a abalanzar sobre mí, esta vez esquive al jefe y al segundo, el tercero acabó con mi espada en el pecho. Empujándolo con el pie le quité la espada. El jefe se abalanzó sobre mí mientras el otro me lanzó un piedra que me dió en la cara, haciéndome trastabillar, momento que el jefe aprovechó para placarme y tirarme al suelo.

    Intentó darme varios puñetazos pero conseguí rajarle el cuello con la espada. Me levanté y cargué contra el tercero, antes de que pudiese reaccionar le había cortado la cabeza. El último soltó a Maria y huyó.

    Me acerqué a la chica. Me miraba muy asustada.

    -Les.. les has matado -Dijo traumatizada.

    -A ti te habrían hecho algo peor que matarte. Volvamos.

    Dió varios pasos antes de murmurar algo.

    -¿Qué has dicho? -Pregunté mirándola.

    No me contestó, pero juraría que había dicho "gracias". Decidí que Maria durmiese en mi habitación, como no quería más sustos de madrugada, la puse grilletes en pies y manos.

    Por la mañana, Edvard volvió al campamento. Tras obsequiarle con un buen desayuno le pregunté por su misión.

    -No ha ido nada mal -Contestó sonriendo- El noble Vaegir de Thir, Laziel, solo manda en la ciudad y los alrededores. El resto de la zona esta al mando del Capitán Pirata Ismael, quien tiene su base en los acantilados a poco más de un kilómetro de Thir y casi un centenar de hombres a su servicio, con ellos ha rechazado varios ataques de Laziel, así que son profesionales. Si quieres dominar la zona y toda actividad delictiva deberás pactar con Ismael o en su caso, vencerlo.


    _________________
    Invasión zombie, el Aar que estabas esperando:

    http://www.caballerosdecalradia.net/t2167-invasion-zombie

    haziel12
    Sargento a pie
    Sargento a pie

    Mensajes : 474
    Facción : Alla donde mi Patria me ncesite

    Re: Emperador Zombi.

    Mensaje por haziel12 el Dom Jun 29, 2014 1:24 am

    Al fin inventaste un buen nombre!!!Jajaja nunca se me ocurrio poner la L por la H

    Por cierto soy bueno o malo?jajajjaj

    Gran capitulo pero si Maria durmió en la habitación de Dix y me imagino en la cama donde durmio Dix?Con ella?.....


    _________________
    No olvides leer las normas.Te Vigilare en el foro, Invitado

    Lord_Eddard_Stark
    Moderador
    Moderador

    Mensajes : 629
    Facción : Reino Vaegir

    Re: Emperador Zombi.

    Mensaje por Lord_Eddard_Stark el Dom Jun 29, 2014 2:11 am

    Creo que pronto vamos a ver una batalla contra los vaegires. Espero que Haziel no muera tan pronto Razz, nah, es una broma. Me hubiese gustado ser vaegir, pero no me quejo, ser swadiano no está nada mal Razz. Ya estoy deseando ver el próximo capítulo.


    _________________
    ''La única oportunidad que tiene un hombre de ser valiente es cuando siente temor...''


    dermat
    Sargento a pie
    Sargento a pie

    Mensajes : 351
    Edad : 21
    Facción : Reino de Swadia

    Re: Emperador Zombi.

    Mensaje por dermat el Dom Jun 29, 2014 11:58 pm

    Capítulo 8 Empieza el trabajo.

    De noche Edvard y yo estábamos en mi tienda, preparando la estrategia que emplearíamos contra los piratas.

    -¿Cuanto dinero se necesita para la protección de una caravana? -Pregunté.

    -¿Vas a dedicarte al comercio? -Me contestó Edvard- Sinceramente, no necesito más competidores.

    -Deberías saber que no soy un hombre de cuentas y no tengo instinto comercial.

    -Eso es cierto -Edvard sonrió- ¿Con escolta de calidad?

    -Lo mejor que puedas encontrar -Contesté.

    -Alrededor de 5000 denares. Cambia de ciudad a ciudad pero con esa cantidad deberías tener una buena escolta para tu caravana.

    -Muy bien. Te daré 7000 denares y esto es lo que quiero que hagas: Mañana vuelve a Thir y compra una caravana, llénala en secreto con fardos de paja. Después contrata a la escolta y ve a la taberna, invita a todos los que entren esa noche y dí al tabernero que has preparado una caravana que te proporcionará muchos beneficios y que saldrá al mediodía siguiente.

    -¿Cual es el propósito de esto? -Preguntó Edvard interesado.

    -Es sencillo -Le dije- No puedes mantener un imperio criminal sin tener buenos contactos en la ciudad. Una caravana en la que el dueño cree que le dará grandes beneficios es, sin duda, un objetivo muy atractivo para Ismael y sus piratas.

    -Tiene sentido -Dijo Edvard rascándose el mentón- ¿Algo más?

    -No. Duerme y prepárate pues mañana debes hacer la actuación de tu vida.

    -Entendido -Contestó y, tras darme la mano salió de la tienda.

    Me recosté en la cama y en ese momento Maria entró en la tienda.

    -¿Dormiré esta noche aquí? -Preguntó mirando al suelo.

    -Sí -Dije mirándola- ¿Has cenado?

    -No.

    -¿Quieres cenar conmigo? -La dije, aun con todo lo que ha pasado tenía la vaga esperanza de que tuviésemos una conversación.

    -Sinceramente prefiero cenar sola -Contestó nerviosa.

    -Entendido, cena aquí pues.

    Me levanté y salí de la tienda. Ordené a dos guardias que la vigilasen en todo momento y cené con el resto de los hombres. Cené rápidamente y volví a la tienda. María no había terminado de cenar, me miró y dejó de comer.

    -Puedes seguir comiendo.

    Ella no dijo nada y tampoco comió.

    -Pues nada -Dije.

    Me di la vuelta y me quité la parte de arriba para ponerme una camisa más comoda, cuando me dí la vuelta, Maria me miraba fijamente.

    -¿Pasa algo? -Pregunté mosqueado.

    -Tienes cicatrices en la espalda. ¿Cómo te las hiciste? -La curiosidad siempre había sido su perdición. Por desgracia, esta vez no acertó con la fuente de su curiosidad.

    La miré fijamente, su comentario trajo a mi mente dolorosos recuerdos.

    -Eso es algo que a ti no te importa -Por desgracia mi voz sonó mas gélida de lo que quería. María volvió a agachar su cabeza, intimidada -No es personal, tu pregunta me trae malos recuerdos.
    Maria me miró.

    -Lo siento -Dijo.

    La puse los grilletes en manos y pies y se recostó en el suelo. La miré y salí un momento de la tienda, tras encontrar lo que buscaba volvía ella.

    -Levanta la cabeza -Dije. Ella vio la almohada.

    -No la necesito.

    -Cállate y levanta la cabeza o te la levanto yo, que podría hacerlo y te dolerá.

    Maria se rindió y levantó un poco su cabeza. La coloqué la almohada y me tumbé en la cama, a los minutos me dormí.

    El día siguiente transcurrió con toda la normalidad posible, tras darle el dinero a Edvard fui a entrenar con el resto de los soldados. Por la tarde, uno de mis capitanes pidió hablar conmigo. Le pedí que me siguiera a la tienda, cuando entramos Maria se sobresaltó e intentó irse, la dije que se quedara.

    -Señor -Comenzó el capitán- Las provisiones que habíamos traído de Serindiar se acabarán en 3 días.

    -No te preocupes. Mañana conseguiremos suficientes provisiones para varios meses.

    -¿Cómo? -Preguntó el capitán.

    -Ya te lo diré a su debido tiempo. Por ahora, que los hombres estén descansados para mañana.

    -Entendido, señor -Tras hacer el saludo militar de Mancer, abandonó la tienda.

    Me quedé un rato en la tienda. Finalmente, decidí salir a dar una vuelta.

    Al amanecer ordené a 10 hombres que me acompañasen mientras los otros cinco se quedarían montando guardia y vigilando a Maria. Al galope nos dirigimos hacia la guarida de los piratas. Montamos un pequeño campamento bien camuflado a una distancia segura de los acantilados. Durante unas horas no pasó absolutamente nada, cuando ya temía que mi plan hubiese fracasado una retahila de hombres empezó a salir de los acantilados, contamos ochenta por lo que otros veinte quedaban en su campamento.

    -Tú -Dije a uno de los soldados- Siguelos y, cuando estén a un kilómetro vuelve.

    -A la órden -Contestó el chico.

    Durante casi una hora no hicimos nada más que esperar a que el soldado volviese, cuando volvió di la orden de asaltar el campamento pirata.

    La entrada era estrecha y escarpada. Tras abrirnos paso por las rocas nos distribuimos por la zona. Un total de 8 guardias montaban guardia en la playa.

    Ordené atacarles con arcos y jabalinas. Los guardias cayeron muertos sin poder dar la voz de alarma.

    -Quiero dos grupos de cinco -Ordené, cuando estaban formados seguí- Vosotros entrad por ese túnel. Cuando lo hayáis limpiado de piratas, volved a la playa

    Los cinco hombres fueron a cumplir mis órdenes mientras que yo, con el otro grupo entré en el otro. Mi grupo mató a otros cinco piratas antes de dar por muertos a todos los del túnel. Salimos a fuera, cuando todos estábamos allí empecé.

    -Quiero que tres monten guardia fuera, si los piratas vuelven, avisadnos. El resto coger todo lo de valor que encontréis, dar prioridad a las armas, la comida y los denares y subidlos a aquel barco -Dije señalando a uno de los que los piratas tenían- Si tenemos tiempo, cogeremos los demás artículos de valor. ¡En marcha!

    Durante casi una hora asaltamos los almacenes de los piratas y lo cargamos todo al barco.

    Ordené a los hombres que montaban guardia subir al barco y les seguimos nosotros.

    Zarpamos con el barco y navegamos durante varias millas, hasta que ordené echar el ancla y bajar el botín a las barcas, tambien ordené a mis hombres subir a una barca y volver a tierra. Mientras tanto me dediqué a esparcir brea por el barco y lo incendié, tras esto, salté por la borda y nadé hasta la barca donde estaban mis hombres.

    En tierra firme nos esperaba Edvard con los caballos y varias mulas para cargar con el botín. En el viaje de vuelta el mismo capitán que me informó de la falta de provisiones se acercó a mí.

    -He hecho un inventario del botín -Dijo esperando mi aprobación para recitármelo.

    -Adelante.

    -10.000 denares, cerca de un centenar de espadas, hachas y escudos y lo mismo en cuanto a arcos y jabalinas y comida para tres meses sin necesidad de racionar.

    Pese a las buenas noticias, noté que algo nublaba su mente.

    -¿Qué pasa? -Le pregunté, sin rodeos.

    -¿Por qué matarlos y no usar el veneno? -Dijo dudando de mi estrategia- Ahora seriamos 35 con ellos.

    Sonreí antes de contestarle.

    -Si lo hubiesemos hecho, Ismael pensaría que sus hombres se han fugado con el botín pero al dejar los muertos sabrá que le han atacado en su propia base. En otras palabras, que tiene un rival.

    -¿Qué tiene eso de bueno? -Preguntó poco convencido.

    -Pues que él y sus hombres estarán llenos de odio y sed de venganza y personas con esos sentimientos son más impulsivas y cometen muchos más errores.

    -Lo entiendo -Dijo el capitán, cuando se disponía a irse, le pregunté.

    -¿Cómo te llamas?

    -Zack -Contestó.

    -Recordaré tu nombre, pues siempre viene bien conocer a gente que te diga lo que piense sin tener que morderse la lengua.

    -Gracias, señor.


    _________________
    Invasión zombie, el Aar que estabas esperando:

    http://www.caballerosdecalradia.net/t2167-invasion-zombie

    dermat
    Sargento a pie
    Sargento a pie

    Mensajes : 351
    Edad : 21
    Facción : Reino de Swadia

    Re: Emperador Zombi.

    Mensaje por dermat el Mar Jul 01, 2014 12:34 am

    En primer lugar, perdón por el tocho!


    Capítulo 9 Laziel.

    Llegamos al campamento, donde no había pasado nada nuevo. Fue una cena bastante animada pues todos sabíamos que habíamos dado un buen golpe al señor del territorio. Ahora solo nos quedaba esperar a ver cual era su reacción, por ello, había mandado a Edvard de nuevo a Thir.
    Al amanecer me desperté y me ejercité, sin lugar a dudas la adrenalina por lo que pasó ayer aun brotaba desde mi interior y tenía que aprovecharla.

    Tras casi una hora de entrenamiento con la espada me lavé y me dispuse a desayunar en mi tienda.

    Maria me miró tan fijamente que me impedía desayunar a gusto.

    -¿Pasa algo? -Pregunté irritado.

    -Parece que te idolatran -Me contestó.

    -¿Qué tiene eso de malo?

    Maria me miro unos segundos antes de contestar.

    -Nunca pensé que te idolatrarían por matar gente.

    Esta vez el que se enfadó fui yo.

    -Normal -Ella me miró a los ojos por primera vez en mucho tiempo, sorprendida por mi respuesta- Tu pensaste que había muerto hace tres años, supongo que te llevaste una decepción al ver que no era así.

    Ella se levantó de un salto.

    -¡Eso no es cierto! -Gritó ella escandalizada -¡Eras mi amigo!

    -Si esa es la manera en que tratas a tus amigos, no quiero saber como tratas a tus enemigos.

    Dicho eso, salí de la tienda en el momento justo en el que Edvard entraba en el campamento.

    -¿Tienes noticias? -Le pregunté. El asintió- Ven, vamos a dar un paseo.

    Nos alejamos un poco del campamento. Edvard empezó ha hablar.

    -Tarkum, uno de los hombres de mayor confianza de Ismael está recabando información sobre nosotros en la ciudad. Claramente, nadie sabe nada y no pueden decirle nada útil.

    -Iré ha hablar con él.

    -¿Por qué? -Preguntó Edvard.

    -Es de buena educación presentarte cuando llegas a un lugar nuevo.

    Tras la conversación fuí a la ciudad y entré a la taberna. No tardé mucho en descubrir que Tarkum estaba en una de las habitaciones y que seguía recibiendo gente pues no había descubierto nada todavía. Sonreí. Tras tenerme esperando casi media hora me avisaron de que Tarkum me recibiría. Fui a la habitación con una única daga como arma.

    Tarkum resultó ser un hombre mas bien menudo y con pinta de astuto, lo que viene a ser el contrario al modelo de los piratas.

    -El trato es sencillo -Empezó ha hablar Tarkum- Si la información que me vas a dar ahora resulta ser verídica te pagaremos 2000 denares e Ismael te deberá un favor. En cambio, si resulta ser falsa, no podrás acudir a nosotros en busca de ayuda y recibirás la visita de nuestros hombres para cobrarte por hacernos perder el tiempo. Dicho esto, ¿sigues adelante?

    Asentí.

    -Entiendo. ¿Qué información puedes darme?

    -Una descripción bastante exacta del lider de los hombres que asaltaron la base de tu jefe.

    -En caso de creer que la descripción que me darás es real, ¿cómo sabes como es físicamente dicho hombre?
    Volví a sonreir.

    -De la misma manera que se que no puedes pagar los 2000 denares que me acabas de prometer por la información, ya que la caravana que asaltasteis ayer estaba llena de paja y habéis perdido los 10.000 denares que escondíais en la base -Tarkum se levantó, atando cabos- ¿Qué como lo se? Porque yo lideré ese ataque.

    Antes de que Tarkum pudiese pedir ayuda me abalancé sobre el y le puse mi daga en su cuello.

    -No te preocupes, pues no tengo la intención de matarte.

    -¿Qué es lo que quieres? -Dijo, incluso teniendo en cuenta la situación la voz de Tarkum sonaba desafiante.

    -Que saludes a Ismael de mi parte. Y que le transmitas un mensaje.

    -¿Qué mensaje? -Preguntó Tarkum

    Sonreí.

    -Ha llegado tu hora.

    Dicho eso salí del cuarto mientras Tarkum gritaba que me atrapasen, no fue difícil perder al único pirata que salió en mi persecución. Cuando ya pensaba que había pasado el peligro una mano me atrajo a un callejón. Saqué mi daga, preparado para morir luchando sin embargo, el hombre sonreía.

    -Soy Laziel -Dijo el homre- Señor de Thir.

    -¿Qué quiere de un humilde servidor el señor de Thir? -Dije mirándolo a los ojos.

    -Puede que solo mande en la ciudad, pero mis ojos y oídos cubren toda la zona. Harías bien en recordarlo, Dixben.

    Esta vez sonreí yo.

    -No es buena idea decir tu principal ventaja a un posible competidor.

    -Lo es si quiero hacer un trato.

    -Yo no estoy dispuesto ha hacer ningún trato.

    -Piensalo bien, teniendo en cuenta que se exactamente donde está tu campamento del bosque y que sois, contándote a tí y a la chica, dieciocho.

    -¿Me estas amenazando, Laziel señor de Thir? -Contesté bastante enfadado.

    -Solo te estoy dando un consejo.

    -Yo te daré otro, harías bien en no infravalorarnos. Podemos ser inferiores en número, pero en una batalla los números no siempre dan la victoria.

    -Eso es cierto.Pero ¿de verdad quieres arriesgarte?

    -Me gusta el riesgo.

    -Pensé que podrías ser bastante mas receptivo que Ismael, pero veo que me equivoqué. Podría matarte ahora y descabezar a tus hombres, pero dicha acción no tendría honor. Prefiero ganar la gloria en el campo de batalla.

    Laziel se hizo a un lado, dejándome libre la salida. Avancé unos metros antes de mirar atrás, Laziel me devolvió la mirada, no se había movido ni un ápice.

    -Una decisión que te honra, aunque con el tiempo veras que es la equivocada -Dije antes de perderme en la multitud.


    _________________
    Invasión zombie, el Aar que estabas esperando:

    http://www.caballerosdecalradia.net/t2167-invasion-zombie

    haziel12
    Sargento a pie
    Sargento a pie

    Mensajes : 474
    Facción : Alla donde mi Patria me ncesite

    Re: Emperador Zombi.

    Mensaje por haziel12 el Miér Jul 02, 2014 1:39 am

    F-A-N-T-A-S-T-I-C-O

    Espero no llevarme un aviso en toda la cara jajajaj.

    Mientras que este en el bando bueno(Y en el ganador jajaja)Esta todo bien.Pero si no te lincho yo mismo jajaj Wink


    _________________
    No olvides leer las normas.Te Vigilare en el foro, Invitado

    dermat
    Sargento a pie
    Sargento a pie

    Mensajes : 351
    Edad : 21
    Facción : Reino de Swadia

    Re: Emperador Zombi.

    Mensaje por dermat el Vie Jul 04, 2014 12:29 am

    Capítulo 10 Decisión.

    Cabalgué hacia nuestro campamento como alma que lleva el diablo. Tarde la mitad que de costumbre una vez allí todos se dieron cuenta de la gravedad de las circunstancias por la cara que traía. Entré en mi tienda y Edvard entró prácticamente detrás.

    -¡Avisa a Zack! -Le ordené a gritos- ¡Qué venga enseguida!

    -Sí -Dijo Edvard antes de salir corriendo.

    Segundos despues entraban Zack y Edvard en la tienda. María me miraba sin entender y, sin esperar nada, la grite:

    -¡Vete!

    Cuando Maria se fue Edvard fue el que rompió el silencio.

    -¿Qué cojones pasa? -Dijo con la voz mas serena que pudo.

    -Laziel, el señor de Thir sabe donde estamos y cuanto somos -Dije esperando sus reacciones.

    -¡Eso es imposible! -Dijo Zack.

    -No lo es. Podría haber un traidor -Rebatió Edvard

    Zack y yo respondimos a la vez y con la misma palabra:

    -¡Imposible!

    -¿Cómo estais tan seguros? -Preguntó Edvard.

    -Por que lo estamos.

    -Entonces, si descartamos la opción del traidor. ¿Qué otras opciones nos quedan?

    -Que nos vigilen -Dijo Zack.
    -Pero tenemos guardias y patrullas -Contesté.

    -Pero no conocemos la zona y el bosque es lo suficientemente espeso como para ocultar a una persona si es lo bastante inteligente -Dijo Zack.

    -Esa es, sin lugar a dudas, la opción más posible ya que no creéis en el traidor. Pero entonces, ¿qué hacemos para descubrirles? -Preguntó Edvard.

    Una idea se me vinó a la cabeza, tal idea provocó en mi una sonrisa muy peligrosa. Ambos me miraban esperando la respuesta.

    -Fuego -Contesté.

    -¡¿Qué!? -Dijeron al unísono.

    -Lo que habeís oído. Si hacemos que el bosque arda enterito no podrán vigilarnos y podremos movernos.

    -En el hipotético caso de que podamos salir vivos del bosque, ¿a donde iríamos? -Preguntó Zack.

    -A los acantilados. Así mataremos dos pájaros de un tiro: despistamos a los espías y nos cargamos a los piratas.

    -¿Olvidas que nos superan por casi 80 hombres? -Dijo Edvard escéptico- ¿Cómo piensas igualar la balanza?

    Sonreí.

    -Eso déjamelo a mí. Por ahora, Edvard, prepara todo para el incendio. -Edvard salió de la tienda para cumplir su cometido -Zack, tú prepara el veneno para moverlo y quiero que los hombres estén armados. Es hora de cazar piratas.


    _________________
    Invasión zombie, el Aar que estabas esperando:

    http://www.caballerosdecalradia.net/t2167-invasion-zombie

    dermat
    Sargento a pie
    Sargento a pie

    Mensajes : 351
    Edad : 21
    Facción : Reino de Swadia

    Re: Emperador Zombi.

    Mensaje por dermat el Jue Jul 10, 2014 11:34 pm

    Capítulo 11 De caza.

    En pocos minutos el campamento estaba ardiendo, el fuego se extendió al bosque que nos rodeaba a una gran velocidad mientras nosotros huíamos hacia las playas y acantilados que los piratas llamaban hogar.

    Finalmente llegamos al linde del bosque, debido a la acción del viento tuvimos la suerte de que el fuego se extendiese en la dirección contraria, hacia la ciudad. Lo que haría que Laziel necesitase a todos sus hombres.

    -Empapad las armas con el veneno. ¡Rápido! -Ordené.

    Rápidamente se pusieron manos a la obra.

    -Zack, nos dividiremos en dos grupos. Yo iré a por los piratas de la izquierda, tú a por los del otro lado.

    -A la orden. -Contestó el aludido.

    -Edvard, dado que no eres un luchador quedaté aquí vigilando a nuestra compañera -Dije refiriendome a Maria.

    -Dalo por hecho.

    En pocos minutos las armas estaban preparadas y dividí a mis hombres en dos grupos.

    María se me acercó.

    -¿Es cierto? -Me preguntó- ¿Te vas a enfrentar a 80 piratas con 16 hombres?

    Asentí.

    -¿¡Estas loco!? -Exclamó- ¡Si quieres morir es cosa tuya pero no puedes hacer que ellos te sigan!
    Las carcajadas brotaron, imparables, de mi boca.

    -¡Escuchad! -Dije haciendo que todos centrasen mi atención en mí- Nuestra invitada dice que es una locura el ataque que vamos ha hacer.

    Todos mis hombres se rieron y en sus ojos vi el placer de lo que se avecinaba, esperaban con ansias este momento.

    -¿Pensáis igual que ella? -Pregunté.

    -¡¡¡¡NOOO!!!! -contestaron todos al unisono.

    -Pues demostrádselo -Les contesté.

    Y sin dar una sola orden, agarré mi espada y les dí la espalda. Dí unos pasos y una malvada sonrisa se coló en mi cara cuando me dí cuenta de que todos me seguían. Empecé a correr y todos lo hicieron conmigo.

    No habíamos llegado a la entrada de la base pirata cuando nos divisaron, primero reaccionaron con incredulidad al ver como les atacaban dieciséis hombres, pero rápidamente dieron la voz de alarma cuando Tarkum, quien debía haber regresado hace poco me reconoció y se puso a gritar como loco.
    La primera linea defensiva, tres piratas en la entrada a la pequeña playa que tienen para descargar los barcos fue rápidamente superada y entramos en la playa, nos dividimos en los dos grupos y fuimos recibidos por setenta y siete piratas dispuestos a vengar a sus compañeros.


    _________________
    Invasión zombie, el Aar que estabas esperando:

    http://www.caballerosdecalradia.net/t2167-invasion-zombie

    Lord_Eddard_Stark
    Moderador
    Moderador

    Mensajes : 629
    Facción : Reino Vaegir

    Re: Emperador Zombi.

    Mensaje por Lord_Eddard_Stark el Vie Jul 11, 2014 3:01 am

    Ya se acerca el golpe decisivo. Interesante capítulo, Dermat Smile.


    _________________
    ''La única oportunidad que tiene un hombre de ser valiente es cuando siente temor...''


    garfielz77
    Miliciano
    Miliciano

    Mensajes : 75
    Edad : 39
    Facción : Reino del Norte

    Re: Emperador Zombi.

    Mensaje por garfielz77 el Mar Jul 15, 2014 12:33 am

    16 contra 80, eso es luchar con desventaja y lo demas tonterias. A ver como termina batalla.


    _________________

    dermat
    Sargento a pie
    Sargento a pie

    Mensajes : 351
    Edad : 21
    Facción : Reino de Swadia

    Re: Emperador Zombi.

    Mensaje por dermat el Dom Ago 24, 2014 11:38 pm

    No he escrito capítulos este tiempo porque estaba sin ordena, pero ahora que tengo uno nuevo vuelvo a la carga.

    Capítulo 12 Creando una horda.

    Tarkum daba órdenes a diestro y siniestro, intentando poner orden entre los piratas, sin embargo, los 77 piratas estaban demasiado ofuscados por la sed de venganza como para hacer caso a nadie.

    Se abalanzaron sobre nosotros sin piedad, rápidamente nuestra linea fue rota y nuestros soldados superados, aunque antes de ser capturados pudimos herir a varios de sus hombres. Cuando estábamos prisioneros Ismael salió a vernos.

    -Después de tu audaz ataque pensé que serías más inteligente de lo que has demostrado con este ataque.

    Me reí a carcajadas.

    -Estas loco, chico. Pensé que por fin tenía un enemigo digno de mí. Pero veo que mis esperanzas fueron en vano.

    -¿Crees de verdad que te atacaría sin tener un plan? -Contesté desafiante. Recibí un puñetazo como respuesta.

    -Da igual. Eres mi prisionero y ahora vas a morir.

    -Así sea -Dije sonriendo- Pero antes mira a los 3 soldados que acabamos de matar, te llevarás una sorpresa.

    Como si estuvieran esperando mis palabras se levantaron los tres a una. Ismael no se podía creer lo que veía. Ordenó a Tarkum que se acercarse a ayudarlos. Uno de los hombres se acercó a Tarkum y le mordió en el cuello, que cayó al suelo entre terribles gritos.

    -¡Traidores! -Gritó Ismael- ¡Matadlos!

    Los piratas dejaron de prestarnos atención para atacar a sus antiguos compañeros. Rápidamente vieron que no eran sus compañeros, que no eran ni personas, pues aunque les clavasen las espadas seguían gruñendo y moviéndose. Mordieron a varios antes de ser degollados.

    Entonces los que habíamos herido durante la batalla se abalanzaron sobre sus desprevenidos compañeros y la confusión se adueñó de la batalla, Ismael incapaz de saber quien eran sus hombres y quienes sus enemigos se refugió en el interior de las cuevas del acantilado. Mis nuevos aliados sin mente ni alma rápidamente mataron al resto de piratas, que minutos después tenían la misma mirada y los mismos movimientos errantes.

    Me liberé de las ataduras y tras ordenar a mis hombres que impidiesen dejar los acantilados a los nuevos corderos me interné en la cueva buscando a Ismael. Lo encontré en lo más profundo, con su armadura puesta dispuesto a morir luchando.

    La batalla fue corta, sus ataques aunque poderosos eran demasiado lentos y finalmente le clavé la espada en el pecho. Cayó desangrándose, sus últimas palabras fueron:

    -Me vengaran.

    Sus ojos perdieron el color y, como los planes que tenía para el no eran ser parte de mi ejército le corté la cabeza.

    Salí de la cueva llevando su cabeza sujeta por el pelo, uno de mis soldados se me acercó.

    -Tienen caballos, señor. ¿Los mantenemos con vida?

    -Sí, eso lo hará más sencillo. Preparad uno, voy a cabalgar. También id a por los suministros y preparad el acantilado como nuestro nuevo centro de operaciones.

    -A la orden, prepararé una escolta.

    -No es necesario, mi intuición me dice que no iré muy lejos. Darme una pica.

    Un hombre me acercó una y clavé la pica en el cuello abierto de Ismael.

    Fuí andando haciendo que la montura me siguiese con especial cuidado. Fuera del acantilado monté y cabalgué varios metros hasta que vi un jinete que se acercaba a mí a gran velocidad. Sonreí.
    El jinete se bajó la capucha, era Laziel.

    -¿Sabes quien es? -Le pregunté al tiempo que le lancé la pica con la cabeza a los pies de su caballo.

    -Ismael- Me contestó mirandome fijamente.

    -El me subestimó una única vez y este es el resultado.

    -Eres un enemigo temible. Te has cargado casi un centenar de piratas con menos de veinte hombres. No me contendré, juro que te llevaré ante la justicia.

    Sonreí.

    Ambos nos dimos la vuelta y volvimos a nuestras respectivas bases. Solo la cabeza de Ismael era testigo de la trascendente conversación que tuvo lugar.

    Volví a nuestra nueva base, los hombres habían preparado las cuevas para nuestro uso: el lado izquierdo era la zona común y la zona de los soldados. El lado izquerdo se dividia en tres: la cueva donde dormiremos maria y yo, la de Edvard y una cueva a la que llame la Cueva de Guerra.

    Tras inspeccionar a fondo la base pirata, encontramos un registro. Zack se acercó a darme las noticias.

    -Al parecer los piratas esperaban refuerzos, mañana llegarán dos barcos, en total 150 piratas, de los cuales 30 se quedarían aquí y varios kilos de provisiones, en teoría llegaran al amanecer.

    Sonreí, nuevos soldados, armas, provisiones y la guinda del pastel, dos barcos.

    La batalla por Thir había comenzado.


    _________________
    Invasión zombie, el Aar que estabas esperando:

    http://www.caballerosdecalradia.net/t2167-invasion-zombie

    Lord_Eddard_Stark
    Moderador
    Moderador

    Mensajes : 629
    Facción : Reino Vaegir

    Re: Emperador Zombi.

    Mensaje por Lord_Eddard_Stark el Lun Ago 25, 2014 2:35 am

    Es bueno verte de nuevo, Dermat Smile. Al parecer no solo volviste, ¡volviste con todo! Muy buen capítulo. Espero ansioso el siguiente.


    _________________
    ''La única oportunidad que tiene un hombre de ser valiente es cuando siente temor...''


    dermat
    Sargento a pie
    Sargento a pie

    Mensajes : 351
    Edad : 21
    Facción : Reino de Swadia

    Re: Emperador Zombi.

    Mensaje por dermat el Lun Ago 25, 2014 11:17 pm

    Capítulo 13 Hunthil.

    Cuando el nuevo campamento estaba en marcha me acerque a Maria, que se afanaba en limpiar sus ropas en la playa.

    -Parece que te equivocaste -La dije con retintín. Ella bufó.

    -¿Perdona?

    -No hemos muerto, somos muchísimos mas.

    Ella me miró con odio.

    -Lo has convertido en corderos sin mente, no son personas pero no están muertos. Los has despojado de toda humanidad para convertirlos en un arma.

    -No estoy dispuesto a escuchar discursos sobre moralidad que vengan de tí. Las cosas han cambiado, ya no vives en la aldea donde tu mayor preocupación eran las cosechas y los bandidos. Hay una guerra en marcha y haré lo que sea necesario para ganarla.

    -Una persona que habla así no merece ser un ser humano. Eres peor que una bestia, eres un ser malvado y manipulador cegado por el odio con el alma podrida. Ni el infierno sera bastante para tí.

    Sonreí, lo que provocó una mirada de confusión por parte de Maria. Acerqué mi cara a escasos milímetros de la tuya, podía oler su fragancia mezclada con el olor del mar.

    -Ya estoy en el infierno, vivo en el desde que mataron a mis padres. Lo único que he hecho ha sido extender el infierno.

    Con esto dí por terminada la conversación, fui a mi cueva y tras cenar algo me rescosté en el colchón que hace de mi cama. Un rato mas tarde oí a Maria quien fué directamente a su catre.

    Al amanecer estábamos preparados, mis hombres estaban escondidos en las cuevas y las rocas, esperábamos pacientemente a los refuerzos piratas, cuando en el horizonte divisé los barcos piratas les esperé en la playa. Casi una hora después un pequeño regimiento de piratas desembarcaba en la playa. El que parecía el jefe me miró con recelo:

    -¿Donde esta Ismael?

    -Esta atacando un regimiento Vaegir que venía a reforzar la ciudad de Thir. Estará de vuelta al anochecer como muy pronto.

    -¿Eres quien está al mando?

    -Así es.

    -Vamos a las cuevas, tenemos que hablar.

    Le guié por el entramado de pasadizos hasta llegar a la Cueva de Guerra. El pirata se dispuso ha hablar.

    -Fehner a muerto. Cayó en una emboscada Vaegir hace una semana, gran parte de sus veteranos cayeron con él. Nuestro liderazgo a recaido en Hunthil, quien ya ha vengado la muerte de Fehner con un ataqué al puerto de Wercheg.

    -Esos cabrones Vaegires recibieron su merecido -Contesté realmente complacido, pues cuanto mayor sea la lucha más nos favorecía.

    -Es cierto. Hunthil cree que es tiempo de liberar al antiguo Reino del Norte, la debil defensa de los defensores de Wercheg le ha hecho estar seguro de que es el momento adecuado para tomar las tres ciudades que formaron el nucleo del Norte.

    -¿Como nos afecta a nosotros? -Pregunté.

    -Ismael es, sin lugar a dudas, el pirata más temido y respetado de la zona. El liderará el ataque a Thir, la operación tendra lugar en dos semanas. Será un ataqué simultaneo por cada ciudad, ademas, realizaremos varias incursiones por todo el territorio, las fuerzas Vaegires de la zona se veran superadas y no podrán contraatacar.

    -Es un plan audaz, sin lugar a dudas. ¿Tendremos más refuerzos? Vamos muy justos para el ataque a Thir.

    -Si, unos días antes del ataque vendrán 100 piratas más. Bueno, tengo que transmitir el mensaje. Adiós.

    Acompañe a los piratas hasta la barca y no dí la orden de atacarles. Cuando habían subido al barco, ordené a mis hombres atacar a los 30 piratas que vinieron para reforzarnos y les derrotamos rápidamente y en pocos minutos fueron parte de mi ejército.
    -¿Por que no has ordenado el ataque como habíamos planeado?

    -Los piratas planean un ataque a gran escala contra Wercheg, Sargoth y Thir. Vendrán refuerzos y tendremos la posibilidad de controlar una gran ciudad. Envía un mensajero a Galahad informando la situación y pidiendo instrucciones específicas.

    Un jinete salió rapidamente hacia el castillo subterraneo de Galahad. Por la tarde, todos mis hombres sabían de la remota posibilidad del ataque a Thir y tenían la moral alta. Sin embargo, sabía que Laziel no esperaría en su ciudad a que le atacase, por tanto había destacado 4 hombres para que vigilasen la ciudad.

    Lo siguientes días transcurrieron con una calma prácticamente desconocida para nosotros desde que abandonamos la protección de Galahad, al cuarto día, el mensajero volvió con una carta de Galahadad.


    "Me complace tener noticia de vuestros progresos, General.
    Tras tener en cuenta la situación en la que estamos os permito seguir con el plan del pirata Hunthil. Una vez que os hagáis con el control de la ciudad os ordeno que toméis el control del resto del Norte antes de que el Ejército Vaegir pueda reconquistar las ciudades.
    Con dicho objetivo en mente, os enviaré refuerzos una vez que Thir este en nuestras manos.
    Larga vida a Mancer,
    Galahad, Gran Maestre"


    Sonreí al terminar de leer la carta, Zack y Edvard me miraban expectantes.

    -Zack, los hombres deben saber que atacaremos Thir, eso levantará su moral. Edvard, quiero que pienses formas de asaltar la ciudad y esta noche las discutiremos.

    En ese momento entró uno de los centinelas de Thir a la carrera.

    -¡Señor!¡Señor! -Gritaba el soldado.

    -¿Qué ocurre soldado? -Pregunté al chico.

    -Es Laziel, se ha reunido con uno de los principales piratas. Saben que no somos aliados y Hunthil ha preparado un ataque para echarnos de aquí, a cambio, ha prometido apoyar la invasión pirata. Sin embargo, ha pedido refuerzos a sus superiores para defenderse de la invasión.

    Sonreí.

    -Ese canalla de Laziel ha resultado ser un rival astuto: como no tiene fuerzas suficientes para salir a batallar fuera de la ciudad prefiere que Ismael y yo nos masacremos el uno al otro para despues venir a por nuestros restos. Dicha maniobra debilitará tambien a los piratas que se sumiran en el caos por dirigir la horda pirata. Bueno, por desgracia para él no somos enemigos normales.

    En mi cabeza se empezó a gestar un plan.



    _________________
    Invasión zombie, el Aar que estabas esperando:

    http://www.caballerosdecalradia.net/t2167-invasion-zombie

    Neodrako
    Usuario VIP
    Usuario VIP

    Mensajes : 4404
    Edad : 33
    Facción : Gran Polonia

    Re: Emperador Zombi.

    Mensaje por Neodrako el Mar Ago 26, 2014 2:07 am

    dermat que vicio de AARs es uno de mis preferidos tío sigue así ^^


    _________________
    Prefiero vivir un dia como lechón que 100 años como cordero

    Guias de los Mount and Blade
    Spoiler:

    Rogday
    Traductor
    Traductor

    : : Everything changes when you least expect it.
    Mensajes : 209
    Facción : Swadiana

    Re: Emperador Zombi.

    Mensaje por Rogday el Mar Ago 26, 2014 6:40 am

    Buena historia compañero me gusta el desarrollo quisiera invitarte a colaborar a la gran historia que estoy organizando, creo que tu toque oscuro le dara algo más a la historia:
    http://www.caballerosdecalradia.net/t3442-la-gran-historia-se-acepta-ayuda


    _________________

    dermat
    Sargento a pie
    Sargento a pie

    Mensajes : 351
    Edad : 21
    Facción : Reino de Swadia

    Re: Emperador Zombi.

    Mensaje por dermat el Mar Ago 26, 2014 9:15 pm

    Capítulo 14 Infiltrados.

    -Zack, Edvard seguidme -Les dije a ambos, que contestaron asintiendo.

    Entramos a la Cueva de Guerra.

    -¿Cual es el plan? -Pregunto Edvard.

    -Tomaremos Thir, hoy -Contesté seguro de mi mismo.

    -¡Eso es imposible! -Protestó Edvard- Las murallas que rodean la ciudad son altas y resistentes y los hombres que la defienden no se rendirán sin luchar.

    -Por ello el impacto será mayor. Tomaremos Thir en un solo día y, para ello, necesito tú ayuda Zack.
    -Dime que tengo que hacer y lo haré.

    -Edvard, haz el favor de preparar a los hombres para el combate.

    Edvard salió de la Cueva de Guerra y yo saqué un pequeño frasco con un liquido amarillento y se lo enseñé a Zack.

    -¿Sabes lo que es? -Le pregunté. La mirada que puso fue suficiente respuesta.

    -Lo se. Quien beba ese frasco morirá en unas horas pero a cambio podrá comunicarse tanto con los humanos como con las hordas de infectados. Sin embargo, perderá toda iniciativa y solo servirá para transmitir ordenes.

    -¿Sabes lo que espero de ti? -Le contesté con el corazón en un puño, si no aceptaba la propuesta mi plan no podría llevarse a cabo, pues solo una persona que lo ingiere voluntariamente y sabiendo lo que es podrá desarrollar todas las ventajas.

    Zack sonrió.

    -Por supuesto.

    Le tendí el frasco.

    -Guardatelo para cuando te diga.

    Edvard entró en la Cueva.

    -Los hombres están listos -Dijo él.

    -Perfecto. Encadenad a Maria a mi cueva.

    -¿Es necesario? -Comento Edvard preocupado.

    -Completamente, así aprenderá a cuidar su boca.

    Zack y Edvard se miraron y finalmente asintieron. Zack y yo fuimos al almacén pirata. Ambos cogimos varios conjuntos de ropa andrajosos y nos los pusimos.

    -Nos haremos pasar por hermanos. Diré que te han envenenado y que necesitamos ayuda.

    -Entendido.

    Cuando estábamos a punto de abandonar la base uno de mis hombres se me acercó, María quería hablar conmigo. Me dirigí a la cueva.

    -¿Qué es lo que pasa? -La dije sonriendo al verla encadenada y con los ojos inyectados en sangre.

    -¿No confías en mí? ¡Me salvaste la vida y mi honor!¡No me escaparía!

    -¿Eso es todo?

    -¿¡Qué!? -Contestó con furia.

    -Pues si me disculpas, tengo una ciudad que masacrar.

    Salí dejando que gritase como una loca. Fui con mis hombres y la horda hasta el bosque que linda con la ciudad. Zack se bebió el veneno y rápidamente las muestras de su efecto se dejaron ver y tras unos minutos hubo de apoyarse en mi para poder mantenerse en pie.

    Nos acercamos a la puerta, los guardias al vernos se pusieron en guardia.

    -¡Alto ahí! -Gritó uno- ¿Esta enfermo y es contagioso?

    -No, ha sido envenado por un asesino. Si no recibe ayuda morirá.

    Uno de los guardias se acercó y desconfiado le realizo un examen rápido.

    -Vale. Acompañale al hospital. Un médico se pasará a verle en cuanto este libre.

    -Mil  gracias -Dije antes de internarme con el hacia el hospital.

    Rápidamente nos asignaron una cama y, tras una corta espera un médico y unos jóvenes aprendices entraron en la habitación para examinarle. El doctor le hizo un reconocimiento antes de murmurar.
    -No había visto nada igual- Metió la mano en la bolsa y sacó unas hierbas. Las machacó en un cuenco y echó un pequeño liquido en el- Dale esto cada 10 minutos, debería bajarle la fiebre. Si empeora llamadme, soy Sifre.

    -Muchas gracias, doctor.

    El doctor y los aprendices se fueron y no le dí a Zack la medicina. Un rato después unos pequeños quistes cubrieron la cara de Zack y sus ojos perdían poco a poco la vida.

    -¡¡Sifre!! -Grité asomandome al pasillo.

    El doctor apareció corriendo con sus aprendices detrás. Al ver los quistes miró a Zack boquiabierto. Le quitó la camisa y se vio como los quistes poblaban también el pecho y bajaban hacia la cintura.

    -¡Tú! -Dijo refiriéndose a uno de sus aprendices- Dame el ungüento verde ¡Rápido!

    El aprendiz, visiblemente nervioso hizo lo que le pedía y el doctor aplicó el ungüento, la reacción de Zack no se hizo esperar: empezó a convulsionarse y arañó al doctor.

    -¡Inmovilizadle! -Gritó el doctor hacia nosotros.

    -Nos abalanzamos hacia él y le inmovilizamos, pero Zack consiguió herir a dos aprendices más. El doctor le dió un liquido que le durmió casi instantáneamente.

    -No puedo hacer nada por el, nunca había visto nada igual. Sea cual sea el veneno que tiene esta acabando con su cuerpo y su mente demasiado rápido. Siento decir que no le quedé mucho tiempo entre nosotros.

    Fingí entrar en sock y empecé a llorar. El doctor se apiadó de mí y me abrazó.

    -Lo siento por su hermano, de verdad -Dijo antes de irse.

    El doctor era un buen hombre, por primera vez desde que jure lealtad a Galahad me arrepentía de lo que acababa de hacer. Zack murió poco tiempo después pero despertó al momento.

    -Señor -Dijo con la garganta todavía seca.

    -Volviste Zack.

    Se sentó en la cama intentando recuperar movilidad. Cuando lo consiguió le ordené:
    -Ve a las puertas y rompe el mecanismo de cierre. Después ordena a la Horda atacar, pero que solo ataque a los soldados Vaegires.

    -Entendido -Contestó y salió por la ventana. En ese momento un aprendiz entró por la puerta.
    -¡El doctor tiene los mismos síntomas y pide que llevemos el cuerpo de vuestro...! -Se paró a la mitad al darse cuenta que Zack no estaba -¿Pero que...?

    Antes de que pudiese seguir mi daga le había rajado el cuello. Salí del hospital y me dirigí al cuartel para atrancar la puerta e impedir que los guardias saliesen rápidamente. Sin embargo, Laziel estaba en las calles y me lo encontré de frente, instintivamente me giré en seco y andé hacia las puertas.

    -¡Tú! -Oí que gritaban. Me giré y vi la cara de Laziel que enseguida se volvió sombría- ¡Dixben!

    ¡Guardia atrapen a ese hombre!

    Eché a correr por las calles y me dirigí a la puerta, oí un gruñido perturbador viniendo de uno de los torreones de la puerta, Zack había cumplido su misión. Recorrí apenas 400 metros cuando por la muralla se extendían los gritos de alarma y los habitantes miraban de un lado a otro, confusos.

    -¡Nos atacan! -Gritó un soldado.

    Laziel y yo nos miramos unos segundos, Laziel miró al suelo y gritó:

    -¡Preparaos para la batalla!¡Cerrad la puerta!¡Dad la alarma al Cuartel!

    Los soldados que cubrían la puerta se echaron para atrás cuando fueron atacados por la Horda, todos los guardias de la zona corrieron hacia la puerta para intentar detener la riada de invasores pero fue en vano, la puerta cayó rápidamente. Zack no hacía mas que gruñir y la Horda se dividió: un pequeño grupo subió a las murallas atacando a los arqueros y mientras el resto avanzaba por la ciudad.
    Laziel corría hacia el castillo gritando que cerrasen tras él. Cuando el entró la pesada puerta del castillo se cerró.

    Ordené a mis hombres que me siguiesen a una casa y subimos al tejado. Desde allí saltamos de tejado en tejado hasta llegar a las almenas del castillo que escalamos rápidamente. Uno de mis hombres abrió la puerta y la Horda penetró en el castillo. Los hombres que lo guarecían eran los mejores y la batalla fue cruenta, pese a que cada hombre que moría se convertía en parte de mi ejército no pude romper su defensa.

    MIENTRAS TANTO EN LA MAZMORRA.

    Un guardia bajó las escaleras rápidamente. Los gritos que pegaban hicieron que el carcelero se callese al suelo por el susto.

    -¡Rápido!¡Sube al patio de armas!¡Nos atacan! -Dijo el joven soldado.

    -¿Pero y la prisionera?

    -¡Esto es más importante! -Dijo el soldado y salió corriendo escaleras arriba. El carcelero se puso en pie lentamente, cuando se levantaba unas manos le empezaron a asfixiar. Pese a tener más fuerza que la prisionera, la sorpresa del ataque y la incomoda postura le hicieron morir sin poder hacer nada. La prisionera le quitó las llaves de la celda y la abrió, cogió la espada del muerto y se quitó unos rizos pelirrojos que le tapaban parcialmente los ojos.

    En la mente de la chica solo había un único pensamiento:

    "Matar a Laziel"


    _________________
    Invasión zombie, el Aar que estabas esperando:

    http://www.caballerosdecalradia.net/t2167-invasion-zombie

    Lord_Eddard_Stark
    Moderador
    Moderador

    Mensajes : 629
    Facción : Reino Vaegir

    Re: Emperador Zombi.

    Mensaje por Lord_Eddard_Stark el Mar Ago 26, 2014 9:30 pm

    Muy bueno, espero el siguiente Smile.


    _________________
    ''La única oportunidad que tiene un hombre de ser valiente es cuando siente temor...''


    dermat
    Sargento a pie
    Sargento a pie

    Mensajes : 351
    Edad : 21
    Facción : Reino de Swadia

    Re: Emperador Zombi.

    Mensaje por dermat el Miér Ago 27, 2014 11:49 pm

    Capítulo 15 Aliada pelirroja.

    La prisionera salió de la prisión armada con una espada para enfrentarse al infierno en la tierra: los soldados Vaegires habían retrocedido en una cruenta lucha por la ciudad que había culminado con la resistencia de los mejores soldados en el castillo.

    La chica decidió que el camino principal era demasiado peligroso y, haciendo gala de sus dotes que la habían permitido sobrevivir durante tantos años como guerrillera, escaló por la muralla hasta subir a las almenas. Desde donde saltó a lo alto del castillo, se escondió tras una pequeña gárgola de piedra cuando vió que Laziel estaba escoltado por sus 5 mejores hombres. Aunque la pesaba en el orgullo tener tan cerca al ser que más odiaba y no poder atacarle decidió que lo que mejor podía hacer era seguirlo.

    Sin embargo, varios hombres aparecieron en escena, habían trepado desde la base del castillo y la reacción de Laziel la sorprendió: desenvainó su espada al reconocer al líder de los asaltantes.
    Eso la dolió en el alma pues cuando fue hecha prisionera tras atacar a Laziel cuando este apenas llevaba escolta, Laziel ordenó que no la atacasen que el mismo se haría cargo de la situación. Cuando le exigió que desenvainase para enfrentarse a ella, el se descojonó. Ante la cara de odio y frustración de la chica, él añadió: "No es porque seas mujer, pero solo desenvaino ante un rival de mi misma talla"
    La prisionera asió con fuerza la espada mientras veía como ambas fuerzas chocaban en un duro combate, por un momento pensó en acercarse a Laziel por la espalda, aprovechando la confusión del combate. Sin embargo, se dió cuenta que no resultaría pues ambos hombres luchaban con una destreza increíble, sus ataques eran rápidos y precisos, sin ningún movimiento de sobra. Ella no estaba a su altura.

    La batalla transcurrió en aparente empate durante varios minutos hasta que los asaltantes se impusieron poco a poco sobre los defensores, finalmente, el Capitán de la Guardia de Laziel se dió cuenta que no podrían vencer e imploró a su señor que huyese del combate mientras cubrían su retirada.

    Laziel, tras una cargada mirada optó por hacerle caso y corrió hacia ella, su enemigo intentó seguirlo pero los últimos defensores hicieron un muro humano. La chica atacó con rapidez saliendo de la nada, por un momento pensó que su ataque daría resultado pero Laziel lo esquivó en último momento y, con un rápido movimiento, la clavó una daga en el vientre. Ella perdió el equilibrio y, segundos después, la consciencia.

    Cuando la prisionera despertó estaba en una mullida cama, no reconoció el lugar donde estaba y, por un momento, pensó que había vuelto a ser cogida como prisionera sin embargo finalmente se fijó en el chico que la miraba a una distancia prudencial, no debería ser mayor que ella pero reconoció al enemigo de Laziel.

    -Por un momento llegamos a temer que morirías.

    -¿Me habéis salvado? -Preguntó ella, incrédula.

    -Así es. Tenía curiosidad por los acontecimientos del castillo, no se si eres valiente o una loca.

    -Soy una persona vengativa-contestó ella, con desconfianza- ¿Quién sois?

    -Soy Dixben, dueño y señor de esta ciudad. ¿Y vos, señorita?

    -Rikke -En ese momentó reparó en algo y miró por debajo de la manta que la cubría, debajo de la manta estaba completamente desnuda de cintura para arriba, salvo por unas vendas que cubrían el lugar donde se clavó la daga -¿Me desnudaste y atendiste tú?

    El chico se rió. Ella se sonrojó pero rápidamente dió paso a la ira.

    -¿Qué te hace tanta gracia? -Dijo ella desafiante.

    -Qué me tomes por un ser tan despreciable. No, no fui yo -Ella suspiró aliviada. En ese momento la puerta se abrió y una morena bastante mona entró en la sala -Fue ella.

    La chica esbozó una radiante sonrisa.

    -Me alegra que estes bien. Me sorprendió que te cargase como a una princesa.

    -Bueno, una chica tan valiente como para enfrentarse a Laziel, pese a estar débil y deshidratada se merece toda mi atención.

    -Soy Maria -Dijo la morena.

    -Soy Rikke -Contestó la pelirroja.


    _________________
    Invasión zombie, el Aar que estabas esperando:

    http://www.caballerosdecalradia.net/t2167-invasion-zombie

    Rerg15
    Espadachín
    Espadachín

    Mensajes : 341
    Edad : 19
    Facción : Imperio de Calradia

    Re: Emperador Zombi.

    Mensaje por Rerg15 el Jue Ago 28, 2014 12:06 am

    Interesante, un nuevo personaje.¿Que depara el Destino?


    _________________

    Santos5
    Miliciano
    Miliciano

    Mensajes : 46
    Facción : Nuevo reino de Santos5

    Re: Emperador Zombi.

    Mensaje por Santos5 el Jue Ago 28, 2014 1:22 am

    Si si si si si si si sigue con la historia que ya me entro otro vicio mi amigo te aseguro que si esto fuera un libro lo compraria pero como es gratis espero que no te enojes de que no page nada XD


    _________________
    Si te moleste lo siento Embarassed Embarassed Embarassed si no las aceptas furious Twisted Evil furious
    :vikingo: Pues te ***** :vikingo: Razz Razz Razz Razz

    dermat
    Sargento a pie
    Sargento a pie

    Mensajes : 351
    Edad : 21
    Facción : Reino de Swadia

    Re: Emperador Zombi.

    Mensaje por dermat el Jue Ago 28, 2014 11:08 pm

    Capítulo 16 Estrategia.

    Nuestra nueva aliada se recupera poco a poco de su herida. Preocupado por el ataque que planean los vaegires y los piratas ordeno a Edvard ir a Sargoth por si gracias a sus antiguos contactos es capaz de sacar información útil.

    Pasan tres días hasta que Edvard vuelve de Sargoth, su cara es de completa preocupación y me pide hablar en privado. Ordeno a un soldado buscar a Zack y Tikka y decirles que vayan a la Sala de Guerra. Acompaño a Edvard allí, en el camino no suelta prenda.

    Edvard y yo somos los primeros en llegar, unos minutos después llega Zack y la última es Tikka. Edvard la mira con desaprobación.

    -¿No lleva ni una semana aquí y ya compartes con ella nuestros planes? -Dice con gran desconfianza.

    -Ha demostrado odiar a Laziel lo suficiente como para ser de confianza. Además, dice que quiere unirse a nuestro grupo y debe saber a lo que se enfrenta -Contesto cansado.

    -¿Podéis dejar de hablar de mí como si no estuviera presente? -Dijo Tikka con una sonrisa de preocupación.

    -Si es tu decisión -Dijo Edvard, cuando asentí prosiguió- Laziel se ha refugiado en Sargoth y casi me descubre varias veces. El plan que tienen es el siguiente: los piratas han preparado un ejército de 400 hombres con el que arrasarán las tierras circundantes a Thir, pero con ordenes concretas de no entablar batalla hasta que lleguen los refuerzos Vaegires que son de 600 hombres. En total movilizarán 1000 hombres contra nosotros.

    -¿Es una información de confianza? -Preguntó Zack. Siendo esta su primera intervención.

    -Pondría mi vida en ella y la persona que me la dio -Contesto Edvard.

    -Para mí eso es suficiente -Contesté complacido. Mire a Tikka -Nos vamos a enfrentar a 1000 hombres con menos de 200. ¿Aún quieres luchar con nosotros?

    -Eres el hombre que derrotó a Ismael y conquisto Thir, eso sin contar el que salvaste mi vida. Te seguiré sin dudarlo.

    -¿Cuanto tardaran en llegar ambos ejércitos? -Le pregunte a Edvard.

    -Los piratas se pondrán en marcha en tres o cuatro días, aun tienen que llegar los más rezagados. El caso de los vaegires es otra historia, tienen que reclutar a semejante masa de hombres  y llevarlos a la otra punta de su imperio, tardarán al menos dos semanas.

    -Eso nos da tiempo -Dije rascándome el mentón- Si queremos tener alguna oportunidad no podemos dejar que ambos ejércitos se unan. Tenemos que vencer primero al pirata y después con los 400 reclutas nuevos superaremos en hombres a los vaegires y les derrotaremos. La caída de dicho ejército provocará un caos en todo el Reino y dejara la provincia del Norte desprotegida.

    -¿De donde piensas sacar a los 400 hombres? -Preguntó Tikka escéptica.

    Todos sonreímos.

    -Eso es algo que descubrirás cuando nos acompañes a la batalla. Sin embargo, primero tienes que recuperarte y mejorar tu técnica con la espada. Estas muy verde.

    Tikka se sonrojó.

    -Hago lo que puedo, no he tenido un maestro como tal.

    Yo sonreí.

    -Desde ahora te entrenaré yo. Pero primero, debes recuperarte del todo.
    -¡Entendido!

    -Muy bien. Zack que los hombres esten listos para partir en cualquier momento.
    -¡Si!
    -Edvard tienes el resto de días hasta el combate libres. Te lo has ganado.

    -¡Gracias!

    -La reunión se termina aquí.

    Todos nos despedimos y cada uno se fue a realizar sus quehaceres. Yo decidí echarme una siesta. Un grito me despertó:

    -¡Dixben! -Dijo Maria, su cara demostraba lo enfadada que estaba.
    -¿Qué pasa? -Dije preocupado, nunca la había visto asi de cabreada.

    -¿¡No confías en mí!? -Dijo completamente roja.

    -¿A que viene esto? -Dije desconcertado.

    -¡Esto viene por culpa de la pelirroja!-Cogió aire- Nos conocemos desde hace muchos años pero llega una chica y de la noche a la mañana compartes todo con ella, ¡incluso la vas a enseñar a pelear mientras a mi me encadenas!

    -Ella no ha intentado matarme en varias ocasiones.

    -¡Tú hiciste que viera a mi padre morir! -Dijo siseando.

    -Tu padre deshonró a los míos, me robó, intentó matarme y me echó del pueblo, ¿y que hiciste tú? -Estaba completamente cabreado, lo estaba soltando todo-Mirar a otro lado. ¿¡Como quieres que confie en una chica que hace eso con sus amigos!?

    -¡Era pequeña!¡Tenía miedo! -Dijo su rabía había dado paso a una calma engañosa.

    -¿¡Te crees que yo no!? -Dije furioso- ¡Pensé que iba a morir! Lo perdí todo en un día, lo que tu vives desde hace unas semanas yo llevo años viviendo con ello.

    -¡Eso no es culpa mía!¡No me eches la culpa de los actos de mi padre! -Dijo ella, furiosa otra vez.

    -Es cierto, no debería hacerlo -La sujeto del brazo y la obligo a seguirme hasta la puerta del castillo-¡Vete!

    -¿Qué?

    -Lo que has oído. No te echaré la culpa de los actos de tu padre, por lo tanto no tengo por que aguantarte. ¡Largo!

    -¿¡A donde quieres que vaya!? -Dijo ella. El enfado dio paso a la incrédulidad y, finalmente, a la desesperación al ver que iba en serio.

    -Eso no es asunto mió -Contesté con la voz fría como el hielo- ¡Cerrar el portón! -Ordené a los guardias que dudaron durante unos segundos.

    -¡Por favor! -Gimió Maria desesperada -¡No tengo a donde ir!

    Nuestros gritos habían atraído la atención de una pequeña multitud, que nos miraba con curiosidad.
    -Eso no es cosa mía. Yo tampoco tuve a donde ir y a tí no te importo. ¡Si no cerráis el portón os las vereis conmigo!

    Los guardias finalmente cumplieron mis ordenes y el portón empezó a cerrarse lentamente. Maria empezó a sollozar y las lagrimas le caían por la cara, intentó acercarse pero desenvainé mi espada y la alcé contra ella que paró en seco.

    El portón se cerro bajo la desesperada mirada de Maria. Rápidamente subí a las almenas y, disimuladamente miré a Maria. Durante unos minutos ella no hizo nada salvo llorar de rodillas, haciéndose a la idea de que no tenía casa y estaba completamente sola. Finalmente, tras casi diez minutos y tras estar completamente segura de que no iba a apiadarme de ella se levanto y dió media vuelta. Empezó a andar lentamente. Cogí aire.

    -¡Abrid el porton! -Grité. Los guardias lo hicieron sin retrasarse un segundo. Baje al patio mientras Maria entraba a la carrera, volvía a llorar.

    -¡Gracias! -Dijo ella visiblemente nerviosa sin saber bien que hacer o decir- Pensé que me ibas a dejar sola.

    -Lo había decidido pero luego pensé que no sería justo para ti. Acabarías muerta en poco tiempo. Por lo tanto, vivirás con nosotros y dejarás de ser mi esclava. Te proporcionaré una habitación propia y solo tendrás que preocuparte de vivir. Sin embargo, no quiero que te me acerques nunca.

    -Pe.. pe... -Dijo ella, pero la interrumpí.

    -¡Nunca!¡O eso o te vas! -Dije con dureza.

    -Esta bien. Lo haré.

    Cuando entré en mi habitación Tikke, Edvard y Zack me estaban esperando.

    -Bonito numerito que habéis montado Maria y tú -Dijo Zack.

    -Esta claro que te gusta y creo que tu a ella también. Pero sois demasiado orgullosos -Dijo Edvard.

    -Deberías tratarla con más caballerosidad -Dijo Tikke.

    Los mire lo mas duramente que pude y mi voz sonó gélida.

    -No quiero hablar de ello. Dejadme solo hasta que tengamos que partir a la batalla. ¡Fuera!

    Zack y Edvard ni se inmutaron, solo Tikke reaccionó mostrando sorpresa en un principio y finalmente decepción.

    -Te arrepentirás -Dijo ella.

    Estaba seguro de que lo haría.


    _________________
    Invasión zombie, el Aar que estabas esperando:

    http://www.caballerosdecalradia.net/t2167-invasion-zombie

    dermat
    Sargento a pie
    Sargento a pie

    Mensajes : 351
    Edad : 21
    Facción : Reino de Swadia

    Re: Emperador Zombi.

    Mensaje por dermat el Vie Ago 29, 2014 11:23 pm

    Capítulo 17 Partiendo a la batalla.

    El día siguiente amaneció como el anterior: un sol potente alumbra nuestra ciudad como diciendo que los dioses están de nuestra parte. El pensamiento de que dos ejércitos se aproximaban hacia nosotros se afianzaba poco a poco en mi mente, lo que unido a mi reciente pelea con Maria no me permitía estar calmado y centrado.

    El resto de la mañana, la pase ejercitándome levemente con la espada y el arco. En plena comida un soldado me llamó a las murallas exteriores. La prisa que ponía el soldado se transformó en una frenética carrera. Una carrera que valió la pena.

    Desde las almenas pude ver como unas cincuenta personas a caballo esperaban pacientemente a las puertas de la ciudad. El que iba delante se quitó la capucha al verme, su cara se iluminó con una sonrisa cuando vió que me quedé pasmado.

    -¡Dejadles pasar! -Ordene bajando de las almenas a todo correr.

    -Enhorabuena por conquistar esta ciudad. Sabía que nos proporcionarías victorias -Dijo el hombre, sonriendo.

    -Es un honor oir eso de ti, Panther. No te esperaba, ¿Te envía Galahad? -Pregunté con curiosidad.
    Respetaba y admiraba a Panther casi tanto como a Galahad.

    -Sí. Junto a mi vienen 50 hombres, son fuertes y valientes. Espero que te basten.

    -Es más que suficiente.

    Tras esto nos fundimos en un fuerte abrazo. Le acompañé a la sala de guerra y le pregunté por la situación de la revolución.

    -Es difícil. Por ahora nos hacemos pasar por rebeldes, sin ningún tipo de coordinación ni relación. Al igual que tu has tomado Thir, otros Generales han conquistado Jelkala, Suno y Durquba. También hemos derrotado a un ejército Rhodok que intentó reconquistar Jelkala. Sin embargo, perdimos a 200 hombres cuando fueron rechazados al fallar su ataque a Narra.

    -Sabíamos que sería una guerra larga. Esto no me sorprende.

    -Es cierto. Da igual las dificultades, hemos aprendido de la última guerra. Esta vez nos alzaremos con la victoria.

    -¿Galahad tiene alguna orden para mí? -Pregunté.

    -Nada nuevo, debes conquistar el Norte y el Reino Vaegir y después prepararte para apoyar con tus fuerzas en donde se te necesite.

    -Entendido.

    Cuando le puse al día de nuestra situación y la estrategia que había desarrollado asintió complacido. Los siguientes días pasaron con monotonía y tranquilidad. Panther y yo entrenábamos cuando teníamos tiempo libre y Tikka finalmente se nos unió para ejercitarse ligeramente. Uno de mis exploradores llego al galope a la ciudad.

    -!Señor! -Gritaba- ¡Señor!

    -¿Qué pasa? -Contesté.

    -¡Los piratas han atravesado el rio que separa el territorio de Thir con el de Sargoth! ¡En dos días estarán frente a las murallas! -Contestó emocionado.

    Sonreí y la adrenalina se apropió de mi cuerpo.

    -¡Avisad a los soldados!¡Saldremos a luchar!

    Una hora después salí al frente de casi todo mi ejército. Maria me miró cuando salí el primero, pero su cara de inexpresiva no ayudó a que me tranquilizase. Panther debió notar algo raro en mí cuando se me acercó.

    -¿Estas bien?

    -Si. Es la expectación por la batalla que se avecina.

    Panther no pareció muy convencido, pero lo tomó por bueno.

    -Si ganamos estaba batalla Sargoth estará indefensa a un ataque rápido. Lo que triplicará nuestro ejército y podremos invadir el Reino Vaegir -Dijo con una sonrisa de lobo.

    -Eso, tú meteme presión.

    -¿Acaso esta es la primera vez que partes a la batalla? -Me preguntó Panther.

    -No -Contesté con decisión.

    -Entonces tranquilo. La sangre, las vísceras y los gritos de dolor son los mismos. No te encontrarás nada nuevo -Dijo Panther, yo sonreí.


    _________________
    Invasión zombie, el Aar que estabas esperando:

    http://www.caballerosdecalradia.net/t2167-invasion-zombie

    dermat
    Sargento a pie
    Sargento a pie

    Mensajes : 351
    Edad : 21
    Facción : Reino de Swadia

    Re: Emperador Zombi.

    Mensaje por dermat el Sáb Ago 30, 2014 11:07 pm

    Capítulo 18 Jinete.

    Al frente de mi ejército de leales valientes y con Panther cubriendo mi espalda avanzamos contra un ejército de 400 hombres no siendo ni la mitad de ellos. Confiados creyendo en nuestra victoria.

    Llegamos al campo de batalla que habíamos decidido cuando el enemigo no estaba en el horizonte. Era un pequeño valle rodeado de bosques, como sabíamos que los piratas no entablarían batalla de forma normal no nos quedaba más remedio que atacarles en una emboscada con la que derrotar a los piratas. Mis ordenes fueron claras: nadie atacaría hasta que yo lo hiciese.

    Dividí a mis hombres en dos largas lineas paralelas, cada una en un bosque, frente a frente a menos de 300 metros de distancia la una de la otra. Durante una larga hora esperamos impacientes, finalmente los últimos exploradores llegaron a nuestra posición y nos dieron las tan esperadas nuevas: los piratas llegarían a nuestra posición en poco mas de dos horas.

    La espera fue lenta y larga, especialmente larga. Panther no decía nada simplemente silbaba, poniendome de los nervios. Al final, les divisamos. Iban en un grupo uniforme, sin ningún tipo de formación con el líder al frente. Esperamos pacientes a que estuviesen dentro de nuestro frente de batalla.

    Finalmente, calculé que estaban en el centro de nuestras lineas, desenvainé y cargué contra el enemigo. A mi grito inicial se unieron cientos de gargantas que se abalanzaron sobre los desprevenidos piratas, momentáneamente sorprendidos pues no se habían imaginado que abandonaríamos Thir en esta arriesgada a puesta.

    Mi mente se aclaró mientras me acercaba al primer pirata, sabiendo de la fiesta sangrienta que se avecinaba todo mi ser se entrego a la próxima batalla y mi cara blandió una sonrisa mortífera.

    Su espada cortó el viento mientras bajaba hacía mi cabeza, la esquivé girando sobre mi mismo y le clavé la espada en las costillas. Un segundo pirata se me acercó tratando de socorrer al primero, pero un cuchillo de Panther se clavo en su garganta, provocando su muerte casi instantánea.

    Me acerco a otro pirata y chocamos nuestras espadas varias veces. Los gritos, maldiciones y gémidos de dolor aumentan según avanza la batalla. El pirata al que me estoy enfrentando es habilidoso pero pesado. Uso mi agilidad y ataques rápidos hasta que mi espada se clava en su pecho, cuando esta de rodillas apoyó mi pie en su hombro y tiro de la espada hacía mí para sacarla del pecho del pirata muerto, salpicándome de sangre en el proceso.

    Aprovecho el momento para mirar a mi alrededor, mis hombres poco a poco superaban a los piratas. Algunos de ellos habían sido infectados por La Horda y se sumaban a ella atacando a los desprevenidos piratas, la resistencia de estos poco a poco era superada.

    Divisé al lider pirata, estaba causando estragos entre mis soldados, pues los que se acercaron a él eran asesinados rápidamente. Me abalancé sobre él y paré un ataque que se dirigía a uno de mis hombres que estaba herido en el suelo. Sus ataques eran fuertes y muy rápidos, no era tan bueno como Laziel, pero estaba a un buen nivel.

    Nuestros ataques aumentaban en velocidad y precisión, finalmente le hice retroceder y le corté en el brazo, provocando que soltase su espada, hago rápidos cortes en sus piernas haciendo que no pudiesen soportarle y cayese de rodillas. Le miró a los ojos y ambos sonreímos, giro sobre mismo y le corto la cabeza. Un hombre de su habilidad se merece un final mejor que La Horda.

    Poco tiempo pasa hasta que el resto de los piratas caen, mato a cuatro más antes de que la batalla termine. El botín son armaduras, armas, caballos y víveres.

    Al final de la batalla mis hombres divisan un jinete encapuchado en la distancia, en lo alto de una pequeña colina. Subo a un caballo y me lanzo contra él, Panther, Edvard y Zack me siguen cabalgando. El jinete no se mueve ni desenvaina su espada lo que significa que esta seguro de si mismo, eso me gusta y sonrió previendo un interesante combate.

    Cuando estábamos a 50 metros, otros tres jinetes también encapuchados se ponen a sus flancos, todos con las armas envainadas. Sin embargo, el primer jinete levanta las manos y sonríe. La seguridad que muestra en si mismo es apabullante y le doy el benefició de la duda.

    -¿Quién sois? -Le pregunto.

    El hombre sonríe.

    -Eso da igual. Pero tengo algo que decirte.

    -¿Qué es? -Digo intentando parecer interesado.

    -Dile a Galahad que la Orden de los Caballeros de Calradia le envía recuerdos.

    -No se de que me hablas -Contestó perplejo, casi tartamudeando.

    -Mientes muy mal. ¿Ese es tu pupilo, Panther? -Contestó el que llevaba la voz cantante -Esperaba algo mejor.

    Panther abrió la boca sorprendido.

    -¿Como sabes mi nombre?

    -No eres el único que tiene el secreto de la inmortalidad.

    Los jinetes se quitaron la capucha y Panther desenvainó al reconocerlos, al ver a Panther ponerse en guardia nosotros también desenvainamos.

    -No venimos a luchar. Venimos a transmitir un mensaje, uno que dice que os ganamos en una ocasión y lo volveremos hacer.

    -No volverás a derrotarme -Contesto Panther, estaba a punto de perder los papeles.

    -Eso ya lo veremos. El bien siempre gana al mal.

    Los jinetes si dieron la vuelta y al galope, desaparecieron en la distancia.

    -¡Dixben! -Dijo Panther-¡Tenemos que comunicar estos acontecimientos a Galahad en seguida!

    -¿Qué acontecimientos?¿Quienes eran esas personas? -Pregunté extrañado. Nunca había visto a Panther nervioso y menos aun asustado. Y parecía estarlo en grandes dosis.

    Panther acercó su caballo al mío hasta que ambos estuvimos a unos milímetros de distancia.

    -Les reconocería en cualquier parte. Pero pensaba que estaban muertos. Esos eran Dermat, Aurora, Prisma y Silent, nuestros principales rivales en la última guerra y aquellos que nos vencieron.

    En los años que pase con Panther pocas veces había pronunciado esos nombres, pero siempre lo hacía con un respeto y admiración que solo se le atribuye a un digno rival. Si Panther les temía como enemigos significaba que se avecinaba una dura lucha.

    -Mandaré un mensajero a Galahad.


    _________________
    Invasión zombie, el Aar que estabas esperando:

    http://www.caballerosdecalradia.net/t2167-invasion-zombie

    Contenido patrocinado

    Re: Emperador Zombi.

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 7:47 am


      Fecha y hora actual: Sáb Dic 03, 2016 7:47 am