Camino de Sargoth

    Comparte

    garfielz77
    Miliciano
    Miliciano

    Mensajes : 76
    Edad : 39
    Facción : Reino del Norte

    Camino de Sargoth

    Mensaje por garfielz77 el Lun Nov 12, 2012 7:44 pm

    Hacia ya casi un año que no jugaba con el Mount and Blade pero me ha vuelto a entrar el gusanillo y, para celebrarlo, me he decidido a comenzar un AAR con el Warband.



    CAPITULO 1.



    Acodado en la barandilla metálica del ferry que une Wercheg y Sargoth, veo como poco a poco el barco se va aproximando a la capital. Mañana, a primera hora, tengo una entrevista de trabajo para entrar a trabajar como administrativo en el Banco Nórdico y he decidido ir con tiempo. Llegaré cuando ya esté anocheciendo y haré noche en un hotel, así mañana podré ir fresco y sin prisas a la entrevista.

    La vista de Sargoth es preciosa desde aqui. Se divisa la extensa ciudad, ocupando todo el espacio entre las desembocaduras de los ríos Vyl y Boruk, con sus inmensos rascacielos de acero y cristal presidiendo la bahía... una imagen de postal que quedaría mucho mejor en un dia soleado, pero el tiempo está empeorando por momentos. Cuando salí de Wercheg lucía un sol radiante y solo unas oscuras y amenazadoras nubes se vislumbraban en el horizonte, sobre el mar. Pero la tormenta ha avanzado rápidamente, dandonos alcance. El sol ha desaparecido tras una cortina de nubes negras como el carbon, dispuestas a descargar en cualquier momento, y la tarde se ha convertido en noche prematuramente. De repente se oye un rugido fuerte que parte del cielo y una luz cegadora lo ilumina todo…




    - ¿Está muerto?
    - No, el rayo cayó en el mástil. Creo que solo está desvanecido.

    Atontado, solo oigo voces. Recuerdo haber visto una luz y luego nada. Debe ser el rayo al que se refieren y yo soy el desvanecido. Abro los ojos y lo que veo me deja más confuso todavía. Estoy rodeado por una serie de extraños personajes que parecen salidos de algún mercadillo medieval que me miran preocupados, aunque no recuerdo haber visto embarcar a nadie disfrazado.

    - ¡Ha despertado!. Loado sea Thor. ¿Os encontráis mejor?- me pregunta un extraño personaje vestido con una pesada sotana y una amplia tonsura sobre su cabeza, que solo deja una franja de pelo circular rodeando su reluciente cráneo a modo de corona y que le da aspecto curandero que acaba de escaparse de un videojuego medieval.

    - No sabría decir... ¿donde estoy?-respondo confuso mientras veo una gran vela rasgada que cuelga del mástil. No consigo entender de donde donde ha salido esa vela y ese mastil, lo unico que está claro que ya no me encuentro a bordodel ferry de Wercheg.
    - En un navío camino de Sargoth
    - ¿Y dónde está mi ferry?
    - ¿El qué? ¿habéis perdido algo?- me contesta extrañado el curandero.

    La verdad es que me siento como bajo los efectos de algún alucinogeno. Con ayuda del hombre de la sotana consigo incorporarme pero lo que veo no ayuda a tranquilizarme. En la costa, en vez de aparecer los rascacielos de Sargoth solo se ve una amplia extensión de tierra salpicada de bosques.

    - ¿Pero dónde está Sargoth?
    - Ya estamos cerca, allí - me dice señalando una especie de campamento de barracas de madera que se vislumbra en el horizonte.
    - ¿Eso es Sargoth?
    - Sí, señor. La ciudad más grande del Reino del Norte.
    - ¿Pero qué pasa? ¿Hemos vuelto a la edad media?
    - No os entiendo.
    - ¿Qué día es hoy?
    - Hoy es el octavo dia del einmánuður del tercer año de reinado de Ragnar Loffricsson, nuestro señor.[23 de marzo de 1257]

    La respuesta me deja helado. Estamos en mes de einmánuður pero no entiendo que quiere decir con lo del reinado de Ragnar no-se-que-más. La monarquia fue abolida hace más de un siglo en nuestro país y el nombre de Rey Ragnar me suena a alguno de los reyes medievales que estudiaba en clase de historia. Y yo estoy seguro que no vivo en la edad media, aunque la realidad que me rodea no parece confirmarlo.

    Al llegar a tierra ya ha anochecido y apenas se ve nada con la escasa luz que proporcionan unas pocas antorchas que intentan alumbrar el puerto.

    - Señor, os dejáis el caballo- oigo una voz a mi espalda nada más desembarcar. Es uno de los miembros de la tripulación que viene hacia mí con un caballo negro.
    - No, yo había dejado en las bodegas del ferry mi coche, un Faarn 407… - pero al ver la cara de extrañeza del joven desisto de continuar con mi explicación, cojo el caballo por las riendas y continúo mi camino.

    No sé muy bien a donde ir, así que al ver un cartelón que pone “posada” me dirijo hacia allí. Es un lugar bastante cutre, sucio y con olor a humedad, pero no tengo ganas de seguir dando vueltas sin dirección y con un caballo a cuestas. Pido alojamiento por una noche por la que el posadero me pide 2 denarios.

    - Mmm, no sé si…-comienzo a decir mientras hecho mano a mi bolsillo.

    En la cartera llevo la tarjeta de crédito, pero no creo que aquí sirva de mucho. También llevo algo de dinero suelto, aunque no sé si aquí aceptaran los billetes de 5 calradios. De repente me doy cuenta que ya no llevo mi ropa, mi traje ha desaparecido y ahora voy vestido con una sencilla camisa y unas calzas. En mi cintura llevo una bolsa y al abrirla aparecen algunas monedas que parecen salidas de un anticuario. Sin mucha convicción le doy una al posadero, que la acepta y me devuelve 3 más pequeñas.

    Agotado por la extraña experiencia que estoy viviendo me meto en una fría habitación y me acuesto en un duro jergón de madera que parece no disponer de colchón, intentando conciliar el sueño y poder despertar de esta pesadilla.


    Última edición por garfielz77 el Dom Dic 04, 2016 12:05 pm, editado 2 veces

    Mikeboix
    Emperador
    Emperador

    : : wyrd bi∂ ful ārǣd
    Mensajes : 11270
    Facción : Imperio de Calradia

    Re: Camino de Sargoth

    Mensaje por Mikeboix el Lun Nov 12, 2012 8:26 pm

    No me lo puedo creer.
    Atención caballeros, nos encontramos ante la historia más ingeniosa y atrayente que ha pasado por este foro!!!
    Mil respetos a su escritor, y el mejor deseo para que siga escribiendo. Realmente estoy deseando saber cómo continuará la disparatada vida de este personaje.

    Un saludo y enhorabuena de verdad Very Happy


    _________________
    ~No olvides leer las normas. No resuelvo dudas de los juegos por mensaje privado.~




    Last Breath of Calradian Empire: Mod sobre el glorioso pasado de Calradia. ¡Apoya el desarrollo!

    SirMetrac
    Caballero
    Caballero

    Mensajes : 1284
    Edad : 24
    Facción : Reino Vaegir

    Re: Camino de Sargoth

    Mensaje por SirMetrac el Lun Nov 12, 2012 9:20 pm

    Madre mia que buena pinta tiene affraid


    _________________
    No estoy de acuerdo con lo que dices,pero hasta con la vida defenderé el derecho que tienes a decir lo que piensas.-Voltaire

    GuillermoAlpha98
    Miliciano
    Miliciano

    Mensajes : 99
    Edad : 18
    Facción : España

    Re: Camino de Sargoth

    Mensaje por GuillermoAlpha98 el Lun Nov 12, 2012 10:21 pm

    esta muy bien la historia estoy deseando ver la siguiente parte

    Valan
    Usuario VIP
    Usuario VIP

    : : I have to push the pram a lot
    Mensajes : 1228
    Edad : 29

    Re: Camino de Sargoth

    Mensaje por Valan el Mar Nov 13, 2012 10:48 am

    Vaya giro! No me esperaba algo así :aplauso: :aplauso: :aplauso:

    Garfielz te animamos a seguir con la historia de este Marty McFly del Mount & Blade jaja


    _________________
    ¡Hola Invitado! ¿Tienes alguna duda? Pregunta a nuestros moderadores.


    Contacto:
    Youtube Canal de gameplays
    Twitter @elreylechon
    Blogger Blog de lechonadas
    Facebook Rey Valan
    Facebook Caballeros de Calradia

    garfielz77
    Miliciano
    Miliciano

    Mensajes : 76
    Edad : 39
    Facción : Reino del Norte

    Re: Camino de Sargoth

    Mensaje por garfielz77 el Mar Nov 13, 2012 8:30 pm

    Gracias a todos por vuestra buena acogida y, como se que habeis sido buenos chicos y os habeis comido todas las verduras, os habeis ganado que os lea un poco mas de ésta historia.


    CAPITULO 2.



    Al abrir los ojos solo veo un techo de madera. Despues del primer momento de desconcierto me doy cuenta que aun sigo atrapado en mi pesadilla y he despertado en la cutre habitación de la posada que huele a… bueno, huele raro. Estoy muerto de frio porque aqui no parece haber calefacción y noto mi espalda bastante dolorida tras haber pasado la noche en un incomodo camastro. Todos son síntomas que indican que aun sigo atrapado en este extraño mundo medieval paralelo en el que he cai ayer.

    Sin saber muy bien que hacer me levanto del camastro con intención de darme una ducha que aclare mis ideas... cuando caigo en la cuenta de que aquí parece no haber ducha ni agua corriente. En vez de grifos en la habitación solo hay una jarra con agua y una jofaina, así que me echo un poco de agua por la cara pero está tan fría que casi me da un pasmo, por lo que decido que por hoy ya nos hemos lavado suficiente. Con lo mal que huele en este sitio no creo que nadie se dé cuenta de que no me he duchado.

    Intento peinarme pero también fracaso estrepitosamente porque aquí no hay ni peine, ni gomina, ni espejo… así que no sé muy bien qué hacer ni la hora que es, porque mi reloj desaparecio en el ferry con el resto de mis pertenencias y en la habitacion no hay ningún despertador. Por la luz que entra por la ventana diría que está amaneciendo, así que serán sobre las 8 o las 8:30, aunque no podría asegurarlo porque, por lo general, ningún día me levanto antes de las 10.

    Al final decido ir a dar una vuelta por la calle para ordenar mis ideas. Dudo que hacer con la ballesta, el escudo y la espada, que no sé muy bien de donde han salido, pero que me acompañaron desde mi accidente en el ferry. Como  no se a que voy a tener que enfrentarme, decido cogerlas. Realmente me siento como si hubiese quedado atrapado en un videojuego. Quizá se supone que soy un cazador de dragones y pueda necesitarlas en alguna misión.

    Las calles de ésta Sargoth desconocida son muy diferentes a la ciudad que yo conozco. No hay ni comercios, ni rascacielos, ni semáforos, ni coches, ni nada de nada.  Son solo una serie de estrechas callejuelas malolientes y desiertas, encerradas entre robustos edificios de madera y con suelo de tierra cubierto con charquitos de color sospechoso que indican que  aquí no hay alcantarillas y la gente se deshace del agua sucia tirándola por la ventana. Tampoco hay nadie en la calle, bueno si hay una persona que, cuando me ve, se dirige hacia mí desenvainando su espada, seguro que con malas intenciones.
    ]

    - ¡Alto ahí!- grito mientras me descuelgo la ballesta de la espalda. Por suerte mi padre es militar y me apuntó a clases de tiro con arco y esgrima cuando estudiaba en el instituto. Incluso una vez me enseñó a cargar una ballesta de su colección de armas antiguas, pero es más fácil hacerlo ante una inofensiva diana que ante un posible agresor. Las manos me tiemblan mientras intento meter la flecha en su sitio.
    - Ten cuidado con eso, a ver si te vas a hacer daño. Dame la bolsa y no pasará nada.- me aconseja el hombre más divertido que asustado.
    - ¡Alto o disparo!- le amenazo cuando consigo cargar la ballesta.

    El malhechor no parece preocupado por mi amenaza y se lanza a la carrera contra mí, con la espada en alto. Asustado, disparo sin casi apuntar y el ladrón, o lo que sea, sale disparado hacía atrás, cayendo de espaldas al suelo. Lentamente y con las piernas temblorosas, me acerco hacia él sin saber si le he acertado o solo le he rozado, y temiendo que en cualquier momento se levante y me ataque. Al llegar junto al cuerpo descubro que tiene incrustada la flecha en un ojo, del que mana una buena cantidad de sangre y no lleva mucha intención de levantarse. De repente me entran arcadas y solo me da tiempo de darme la vuelta y vomitar.


    De pie en medio de la calle desierta me hago consciente que acabo de matar a una persona y no puedo demostrar que ha sido en defensa propia, suficiente para terminar en la cárcel y tiemblo ante la idea que las celdas de aquí sean peores que las habitaciones de las posadas, así que me doy la vuelta y desando el camino, yendo todo lo rapido que puedo hacia mi alojamiento. Al llegar el posadero ya se ha levantado y está encendiendo el fuego.

    - ¿Me pone un carajillo?- le pregunto, aunque el buen hombre pone una cara como si le hubiese hablado en algún idioma extraño. – Quiero decir…. ¿Qué hay para desayunar?
    - Unas hogazas de pan, queso y vino.
    - Póngame el vino más fuerte que tenga.
    - Tenemos vino de Swadia.
    - Pues que sea un vaso de vino de Swadia.

    Aquello que el posadero me pone es garrafón puro. Con un vaso seguro que tienes una semana de resaca y con dos ya puedes ir pensando en un trasplante de hígado pero, con todo, el matarratas de Swadia consigue calmarme los nervios y soltarme la lengua. Le comento al posadero que he venido a Sargoth buscando trabajo. El me recomienda ir a ver al Maestro de la Cofradía de la ciudad.
    La idea no me motiva especialmente. En mi casa somos fieles a la Forn Siðr, la vieja costumbre, el culto que se profesaba a los dioses antes de que comenzasen a crearse complejas liturgias, jerarquias sacerdotales, cofradias dedicadas a Odin, al Martillo de Thor o a las Valquirias. Pero no puedo permitirme ser dógmatico. No tengo recursos para salir adelante en este mundo en el que he caido ni se cuanto tiempo voy a estar atrapado, asi que si hay que ir a hacerle la pelota al maestro de alguna cofradia o al sacerdote de turno, se va y punto.


    Última edición por garfielz77 el Dom Dic 04, 2016 12:44 pm, editado 3 veces

    GuillermoAlpha98
    Miliciano
    Miliciano

    Mensajes : 99
    Edad : 18
    Facción : España

    Re: Camino de Sargoth

    Mensaje por GuillermoAlpha98 el Mar Nov 13, 2012 9:04 pm

    jajjaja saca el Capitulo 3 lo antes posible muy buena historia

    Mikeboix
    Emperador
    Emperador

    : : wyrd bi∂ ful ārǣd
    Mensajes : 11270
    Facción : Imperio de Calradia

    Re: Camino de Sargoth

    Mensaje por Mikeboix el Mar Nov 13, 2012 9:15 pm

    Esta historia lo tiene todo!! Ya sólo le faltaba el humor, cosa que has implementado de manera magistral en este segundo capítulo!! Divertido e interesante, dos cosas muy difíciles de encontrar a la vez en otras ARRs

    Espero que sigas con la historia y no desaparezcas del foro, como algunos han hecho después de escribir la primera parte de sus ARRs, dejándonos así con la miel en la boca...

    Un saludo!


    _________________
    ~No olvides leer las normas. No resuelvo dudas de los juegos por mensaje privado.~




    Last Breath of Calradian Empire: Mod sobre el glorioso pasado de Calradia. ¡Apoya el desarrollo!

    Valan
    Usuario VIP
    Usuario VIP

    : : I have to push the pram a lot
    Mensajes : 1228
    Edad : 29

    Re: Camino de Sargoth

    Mensaje por Valan el Miér Nov 14, 2012 12:24 pm

    Sí señor, muy buen relato! Me acuerdo cuando paseaba de joven por las calles de Sargoth con todos sus rascacielos y enormes avenidas antes de mudarme a Durquba... Lo que han cambiado los tiempos! jajaja

    ¿A quién hay que sobornar para ver ya una tercera parte?


    _________________
    ¡Hola Invitado! ¿Tienes alguna duda? Pregunta a nuestros moderadores.


    Contacto:
    Youtube Canal de gameplays
    Twitter @elreylechon
    Blogger Blog de lechonadas
    Facebook Rey Valan
    Facebook Caballeros de Calradia

    Calarzos
    Espadachín
    Espadachín

    Mensajes : 243
    Edad : 21
    Facción : QUE ESTA MUERTA

    Re: Camino de Sargoth

    Mensaje por Calarzos el Miér Nov 14, 2012 3:50 pm

    Valan escribió:Sí señor, muy buen relato! Me acuerdo cuando paseaba de joven por las calles de Sargoth con todos sus rascacielos y enormes avenidas antes de mudarme a Durquba... Lo que han cambiado los tiempos! jajaja

    ¿A quién hay que sobornar para ver ya una tercera parte?
    Yo acepto sobornos :wink: , pero no garantizo un tercer capipulo lol!

    garfielz77
    Miliciano
    Miliciano

    Mensajes : 76
    Edad : 39
    Facción : Reino del Norte

    Re: Camino de Sargoth

    Mensaje por garfielz77 el Miér Nov 14, 2012 8:32 pm

    A quien quiera enviarme sobornos o donaciones ya le enviaré mi numero de cuenta de las Islas Caimán. Y tranquilos que mientras me pagueis mi cache, no pienso irme. Solo cobro en un mes lo mismo que Cristiano Ronaldo en un año. Calderilla.



    CAPITULO 3.



    Salgo de la posada calculo que será media mañana porque al sol aun le queda un buen trecho para llegar a estar en lo alto del cielo… aunque no se la hora exacta (por alguna razón en este lugar no hay relojes públicos, ni ningún campanario ni otra cosa que marque las horas). En todo caso todavía debe faltar bastante para mediodía.
    La casa de la cofradía se encuentra cerca de la posada por lo que me aventuro a ir aun temiendo que en cualquier momento alguien vaya a reconocerme como un asesino y caiga sobre mí la policía. Pero no sucede nada de eso. La gente acarrea leña, agua u otras mercancías de un lado a otro sin prestarme ninguna atención.


    Pronto encuentro al Maestro de la Cofradía, un hombre vestido con una rica túnica con una coleta que sobresale de su calva, que se está frente a una gran casa de madera ricamente labrada. Según lo que me explica, aunque el rey Ragnar es el señor de la ciudad, la Cofradía es la que se encarga de resolver los conflictos entre vecinos, del gobierno de la ciudad y actúa como oficina de empleo. No parece tener nada que ver con la religión, tal como me temia, mas bien el Maestro de la Cofradía es una autoridad local a medio camino entre Alcalde y Presidente de la Cámara de Comercio.

    - He venido a la ciudad en busca de trabajo. ¿no tenéis alguno para mí?- le comienzo a preguntar por lo que realmente me interesa
    - Algo hay. Tengo un cargamento de vino que debe ser entregado en la taberna de Wercheg. La Cofradía os pagara 40 denares por llevar 9 cántaros de vino, pero debéis hacer la entrega en menos de 7 días. ¿Qué decís?

    No sé si es el efecto del vino de Swadia o la perspectiva de volver a mi ciudad natal, pero acepto encantado. Incluso me parece un poco excesivo el plazo de una semana, cuando es posible ir de Sargoth a Wercheg en solo unas horas… aunque no tardo en darme cuenta que la cosa no es tan fácil. En este extraño mundo paralelo no funciona el ferry que cruza la bahía en media hora y en el muelle los escasos barcos que hay anclados me piden una cantidad excesiva de dinero por llevarme con mi carga. Visto que no puedo ir por mar, decido hacer el transporte por tierra, aunque tampoco es fácil. Con mi Faarn 407 podría ir hasta Wercheg en unas dos horas, dependiendo del tráfico. Pero aquí no tengo mi 150 caballos, solo tengo uno. Y negro.

    Así que me encuentro en dirección a Wercheg conduciendo un carro prestado por la Cofradía (que no tiene suspensión ni nada que se le parezca), con una carga de vino que me puede dar 40 denarios (si no se rompen los cántaros por el camino), a velocidad de tortuga coja por un camino de cabras sin asfaltar y lleno de piedras. Toda una aventura.

    Cuando ya comienza a anochecer y después de un interminable periplo por ese camino, que a veces se desdibuja tanto que no se si siguo en la senda o estoy vagando sin ruta por el medio del monte, llego a una pequeña aldea. No sé muy bien donde me encuentro porque el camino está sin señalizar aunque deduzco que después de viajar medio día, a la increíble velocidad de 5 kilómetros por hora, no debo haber avanzado mucho. Menos mal que no me he encontrado con la policía de tráfico porque me habrían parado por exceso de lentitud.
    Por suerte me encuento con un anciano al que me decido preguntarle:

    - ¿Qué pueblo es este?
    - Fenada
    - ¿Fe-fenada? No puede ser.

    La Fenada que yo conozco es un distrito en los suburbios de Sargoth con más de 250.000 habitantes, un inmenso polígono industrial y el principal aeropuerto de Calradia. Lo que hay aquí no se parece en nada, es una aldea bulliciosa de una veintena de casas, varios graneros y corrales que parece próspera, pero que no debe llegar a los 250 habitantes ni de lejos.

    No me queda más remedio que hacer noche en allí y si no hubiese sido por una familia que me permite pasar la noche en su casa, me habría tenido que quedar a dormir al raso. Durante la cena, al tomarme por un extranjero, me explican que el Reino del Norte se encuentra frecuentemente en guerra contra el reino de Vaegir o Swadia, y a causa de ello los nobles nórdicos tienen descuidados los caminos, donde han proliferado una abundante plaga de piratas, bandidos, desertores y otras alimañas que, en el mejor de los casos, se dedican a robar a los viajantes.

    Por la noche no duermo nada bien, no solo porque en esta casa tampoco saben lo que son los colchones de espuma, sino por la idea de que puedan robarme mi cargamento en el trayecto a Wercheg. Durante todo el recorrido hasta Fenada apenas he encontrado una caravana, por lo que si alguien me atracase me podria dejar desplumado en medio de algún monte o incluso podrian matarme sin que nadie se enterase. Así que por la mañana propongo a varios jóvenes del lugar unirse a mi viaje por 10 denarios en mano más un generoso salario. No sé si es por mi generosa oferta, porque están deseando largarse de ese pueblo que no dispone de discoteca ni alicientes o porque han desayunado con vino de Swadia, el caso es que 5 jóvenes se unen a mí en mi trayecto a Wercheg.


    Última edición por garfielz77 el Dom Dic 04, 2016 1:23 pm, editado 3 veces

    Mikeboix
    Emperador
    Emperador

    : : wyrd bi∂ ful ārǣd
    Mensajes : 11270
    Facción : Imperio de Calradia

    Re: Camino de Sargoth

    Mensaje por Mikeboix el Miér Nov 14, 2012 8:57 pm

    Bueno. Mañana empiezan las proposiciones de usuario del mes. Sowort será mi opción, por el gran trabajo que está haciendo como modder y ayudando a los usuarios a moddear pero... deberían haber elecciones a ARR del mes!!! Se la llevaba esta sin duda Very Happy


    _________________
    ~No olvides leer las normas. No resuelvo dudas de los juegos por mensaje privado.~




    Last Breath of Calradian Empire: Mod sobre el glorioso pasado de Calradia. ¡Apoya el desarrollo!

    maxtor07
    Espadachín
    Espadachín

    Mensajes : 324
    Edad : 32
    Facción : Reino Argento

    Re: Camino de Sargoth

    Mensaje por maxtor07 el Miér Nov 14, 2012 11:17 pm

    Sencillamente me encanto!!!! :aplauso:

    excelente tu historia garfielz77,

    en lo personal, esta es la primer historia que leo de la seccion y me quede muy enganchado. Me voy a pasar mas seguido por aca gracias a vos Very Happy

    Esperamos ansiosos como sigue esto...

    PD: apoyo la proposicion de Mike acerca de elecciones a ARR del mes.

    Saludos :good:


    _________________
    " Si hablan mal de ti con fundamento, corrígete, pero si es sin fundamento, échate a reír."

                                                                                          Epicteto

    Valan
    Usuario VIP
    Usuario VIP

    : : I have to push the pram a lot
    Mensajes : 1228
    Edad : 29

    Re: Camino de Sargoth

    Mensaje por Valan el Jue Nov 15, 2012 11:47 am

    Que buena la historia! Los sobornos los recibiréis en un cheque al portador a través de mi pequeño Smithers.

    Ya podría el juego tener una campaña como la que describes!

    P.D:Apoyo también a Mike


    _________________
    ¡Hola Invitado! ¿Tienes alguna duda? Pregunta a nuestros moderadores.


    Contacto:
    Youtube Canal de gameplays
    Twitter @elreylechon
    Blogger Blog de lechonadas
    Facebook Rey Valan
    Facebook Caballeros de Calradia

    SirSowort99
    Caballero
    Caballero

    : : "die Sonne, Sie ist der hellste Stern von Allen"
    Mensajes : 1563
    Facción : Reino de Swadia

    Re: Camino de Sargoth

    Mensaje por SirSowort99 el Jue Nov 15, 2012 4:32 pm

    todo un gran relato, me gusto por lo ingenioso que es :good:
    ya me imagino como hubiera sido el reino del norte en la actualidad
    esta es de las pocas historias de las que me imagino como son Shocked . genial! tiene madera para ser una película!

    también apoyo la idea del arrs del mes
    y si es posible un espacio en el staff para los "escritores" xD
    espero la 4 parte


    _________________
    Visita la Comunidad Oficial Chilena: http://www.caballerosdecalradia.net/t601-mount-and-blade-warband-chile-comunidad-oficial#7434


    Cualquier irregularidad, Falta, Doble post, o Problema en el foro, Puedes recurrir al admin del foro o a cualquiera de los moderadores y sera arreglado cuanto antes.

    garfielz77
    Miliciano
    Miliciano

    Mensajes : 76
    Edad : 39
    Facción : Reino del Norte

    Re: Camino de Sargoth

    Mensaje por garfielz77 el Sáb Nov 17, 2012 12:37 am

    Estoy de acuerdo con crear un premio de AAR del mes pero habria que dotarlo con unos 6.000 euros para el ganador, solo como aliciente.
    Venga viciosillos, aqui os traigo otro capi.


    C
    APITULO 4.





    Durante todo el día mi pequeña caravana con su cargamento de vino avanza penosa y lentamente camino de Wercheg. Muy lentamente. Hemos tenido que dar un rodeo hasta llegar cerca de Ismirala para encontrar un puente por el que cruzar el rio y avanzar durante toda la mañana y buena parte de la tarde sobre el suelo cubierto de nieve, lo que es bastante incomodo. Aunque teníamos intención de dormir en Jayek, la noche nos sorprende mucho antes de llegar por lo que acabamos acampando en medio de ninguna parte. Yo he hecho varias acampadas durante mi adolescencia pero eran muy diferentes porque íbamos bien preparados, con tiendas de campaña impermeables, sacos de dormir donde no se notaba el frio y una buena provisión de chocolatinas y comida. En ese descampado solo contamos con pescado en salazón para comer, una manta poco gruesa para taparnos y tenemos que hacer turnos de vigilancia para que no caigan por sorpresa sobre nosotros los ladrones en plena noche. Ni punto de comparación.

    Tras una noche tan interesante de frio y duermevela reanudamos el camino bastante poco animados y no ayuda a mejorar el día encontrarnos con un grupo de media docena de fieros piratas.

    - ¡Acabemos con esos piratas!- ladra uno de mis hombres, un fornido granjero, mientras el resto se muestran indecisos, esperando mis órdenes.
    - ¡No! Son demasiados y están bien armados. Acabarían con nosotros sin ningún esfuerzo.- le replico.

    Mis hombres no tienen experiencia militar. Yo, en cambio, he jugado muchisimas horas en el ordenador con juegos de estrategia y enfrentándome a orcos, invasores extraterrestres y zombis. Por eso se que lanzarse al ataque en inferioridad numérica es sinónimo de derrota y termina costándote una vida. Asi que ordeno alejarnos pero es demasiado tarde. Los piratas nos han visto y se lanzan contra nosotros mostrando sus afiladas espadas. Ante esta nueva situación organizo una retirada ordenada, encargando al fornido granjero que cubra al resto del grupo en nuestra huida y así, mientras nosotros conseguimos alejarnos, el lucha valerosamente contra una docena de piratas hasta que al fin cae abatido.

    Nuestra caravana, ahora reducida a cinco hombres, consigue escapar sana y salva de este desagradable encuentro pero la moral de mis hombres sale tocada. Todos hablan y todos opinan. Algunos creen que deberíamos habernos quedado todos juntos, creyendo incluso que podriamos haber vencido... pero decido no entrar en sus conversaciones porque soy yo quien manda, el que les paga y el que sabe de estrategias militares, no ellos que no saben lo que es un ordenador ni lo que es jugar con un videojuego.

    Dejamos atras las nieves y llegamos a Jayek cerca de mediodía, donde hacemos un alto para comer. Tras llenar nuestras barrigas y haber recuperado fuerzas, reanudamos nuestra marcha rápidamente, con la intención de terminar el día en Wercheg, pero al poco de abandonar la aldea un nuevo contratiempo altera nuestra agenda: un grupo de salteadores de caminos nos atrapa en una emboscada en una zona donde el camino discurre entre un bosquecillo.

    Una cosa es ser atacado por unos temibles piratas y otra es que un grupo de desarrapados que no saben ni hablar pueda hacer fracasar mi negocio. Ellos son solo seis, uno más que nosotros, y van muy mal armados (incluso alguno va medio desnudo) por lo que decido darles una lección.

    - A por ellos- grito al tiempo que lanzo mi caballo contra el bandido que nos ha amenazado.

    Mis hombres se abalanzan contra los salteadores y consiguen derribar rápidamente a varios, alcanzando una clara ventaja, mientras yo paso sobre ellos haciendo crujir sus huesos bajo las patas de mi caballo.

    Tras una breve batalla todos los ladrones yacen en el suelo, muertos, mientras que en nuestro grupo solo tenemos que lamentar una perdida.

    No ha sido una gran batalla pero ha sido importante para nosotros. Ha levantado la moral de mis hombres tras el triste encuentro con los piratas y nos ha proporcionado un pequeño botin de armas y armaduras tras despojar a los cadáveres de todo lo que  no van a necesitar. Algo que me dara un dinero extra cuando lleguemos al mercado de Wercheg, porque no voy sobrado de dinero precisamente y vamos necesitando comprar alimentos con urgencia.


    Última edición por garfielz77 el Dom Dic 04, 2016 4:29 pm, editado 3 veces

    OilSells
    Sargento a pie
    Sargento a pie

    : : I'm not an eskimo, i'm a viking!
    Mensajes : 478
    Edad : 17
    Facción : Nórdico

    Re: Camino de Sargoth

    Mensaje por OilSells el Sáb Nov 17, 2012 12:55 am

    Como no tengo palabras para esta gran historia, te dejo aplausos.

    :aplauso: :aplauso: :aplauso: :aplauso: :aplauso: :aplauso:


    _________________

    Mikeboix
    Emperador
    Emperador

    : : wyrd bi∂ ful ārǣd
    Mensajes : 11270
    Facción : Imperio de Calradia

    Re: Camino de Sargoth

    Mensaje por Mikeboix el Dom Nov 25, 2012 12:23 am

    Nos gustaría que continuara... ¿se cumplirán nuestros deseos más intimos?


    _________________
    ~No olvides leer las normas. No resuelvo dudas de los juegos por mensaje privado.~




    Last Breath of Calradian Empire: Mod sobre el glorioso pasado de Calradia. ¡Apoya el desarrollo!

    garfielz77
    Miliciano
    Miliciano

    Mensajes : 76
    Edad : 39
    Facción : Reino del Norte

    Re: Camino de Sargoth

    Mensaje por garfielz77 el Dom Nov 25, 2012 6:45 pm

    Venga pues, vamos a continuar... lo de cumplir tus deseos mas intimos Mikeboix, tiene coste adicional.


    CAPITULO 5.



    Entramos por las puertas de Wercheg ya entrada la noche y, tras aporrear la puerta de una posada, un hombre de mirada torcida y cara de pocos amigos nos abre. Durante unos momentos no sabemos si nos ofrecerá cobijo o nos va a matar por haberle despertado, pero al final conseguimos pasar la noche bajo su techo al módico precio de 2 denarios.

    Por la mañana nos levantamos tarde, descansando de nuestras aventuras para llegar a la ciudad, y nos dirigimos a la taberna donde debemos entregar nuestra carga. Mientras avanzamos por las calles de mi ciudad, los tres componentes a los que se ha visto reducida mi partida están asombrados de encontrarse en una población tan grande y prospera al tiempo que yo me encuentro decepcionado. Esta Wercheg no se parece en nada a la que yo conozco. No es más que otro asentamiento de cabañas de madera donde el día que algún vecino tire una colilla mal apagada va a quedar todo reducido a cenizas.  Si mis hombres viesen el centro comercial de la Avenida Ragnar sabrían lo que son tiendas de verdad y no los tristes puestos de madera del mercado por el que pasamos. Tampoco se vislumbran por ningún lado los edificios emblemáticos de la ciudad como el gran Templo de Odin, la torre Aerin o el monumento de la Plaza de la Victoria. De hecho no existe ni el barrio donde yo vivo con mis padres, que no es más que una serie de campos de cereal donde no hay ninguna construcción. Me siento como si estuviese en una ciudad extraña.

    Al llegar a nuestro destino el tabernero nos recibe de con cierta hostilidad hasta que le aclaramos que no somos ningún tipo de salteador de caminos, sino que le traemos el cargamento de vino de Sargoth que estaba esperando. Aunque al mirar a mis hombres entiendo su reacción. Desaliñados y mal aseados parecemos más una partida de bandoleros peligrosos que los transportistas del vino. Yo hace días que no me he visto la cara, porque aquí no hay espejos ni cristales en los que se refleje mi estampa, pero no debo tener mucha mejor pinta. No me he afeitado desde que apareci en este mundo alternativo, no me he lavado la cara desde que sali de Sargoth y mis ropajes tampoco es que mejoren mi imagen, sobretodo despues de haber cambiado mi sencilla camisa y mis calzas por las ropas de uno de los salteadores a los que dejamos muertos en el camino. La armadura nómada es más cálida y me protege mejor de los ataques, pero que me da una imagen de bandolero que no puedo con ella.

    Recibimos el pago por nuestro trabajo, 40 denarios que no es mucho teniendo en cuenta que me he gastado 50 en contratar a mis hombres, y que dos de ellos han muerto por traer esta mercancía hasta Wercheg, pero no hay manera de regatear. Al salir de la taberna nos damos una vuelta por el mercado, mientras una fría brisa que sube de la bahía nos envuelve. En varios puestos, donde se comercia con armas y armaduras, vendemos el botín que nos llevamos de los salteadores y la venta nos proporciona 59 denarios, con lo que recibimos mas dinero por el botin que por el cargamento de vino que nos trajo aqui. Aprovecho para gastarlos en pan y verdura porque yo ya estoy cansado de comer solo pescado en salazón. No es que la verdura me apasione pero tengo la sensación de que se me está poniendo cara de sardina después de tres días a dieta de pescado salado.

    El viaje de vuelta a Sargoth es más tranquilo y en los dos días que nos ocupa no encontramos ningún contratiempo, pero poco antes de llegar a Fenada vemos a lo lejos un combate entre unos campesinos atacados por salteadores. Más cerca un grupo bastante numeroso y bien armado, con los pendones que uno de mis hombres identifica como los de Jarl Faarn, se acerca a buena velocidad para salvarlos y nosotros decidimos unirnos a ellos para tan noble fin. Bueno y también por ver si podemos sacar tajada del tema.

    La batalla es rápida. La mayor parte de los bandoleros, por lo menos 10, han huido antes de que llegásemos y los 3 salteadores restantes, que no se han dado cuenta de lo que se les venía encima, son pasados por la espada en un abrir y cerrar de ojos.

    Al terminar la batalla Jarl Faarn se dirige a mí.

    - No os conozco. Creo que no hemos sido presentados apropiadamente, ¿no es así?¿cómo os llamáis?- me dice.
    - Me llamo Mikhaal Garfielz- respondo.
    - Un placer, Mikhaal. Yo soy Jarl Faarn.  ¿Qué hacéis por este lugar?
    - Realizo trabajos con mi partida para ganar dinero. Venimos de Wercheg, de llevar un cargamento de vino.
    - No tengo ningún trabajo para vosotros… pero creo que Jarl Turya buscaba gente para algún trabajo. Acercaos hasta el castillo de Tehlrog, aquel que se ve en la lejanía, y preguntadle.
    - Gracias por el aviso.- me despido. Se me habia pasado la idea de decirle que se llama como mi cocheaunque al final he decidido no hacerlo porque con la cara de palo que tiene seguro que no entiende el chiste y me termina ensartando con la espada.

    Así es como mi pequeña partida se dirige hacia el castillo de Tehlrog en busca de nuevas aventuras.


    Última edición por garfielz77 el Dom Dic 04, 2016 5:20 pm, editado 3 veces

    Mikeboix
    Emperador
    Emperador

    : : wyrd bi∂ ful ārǣd
    Mensajes : 11270
    Facción : Imperio de Calradia

    Re: Camino de Sargoth

    Mensaje por Mikeboix el Dom Nov 25, 2012 7:34 pm

    Me encanta. En mi opinión, lo mejor es ver cómo vas relacionando y entrelazando nombres y acontecimientos de la Calradia medieval, con otras cosas de la Calradia del siglo XXI.
    Es genial Very Happy


    _________________
    ~No olvides leer las normas. No resuelvo dudas de los juegos por mensaje privado.~




    Last Breath of Calradian Empire: Mod sobre el glorioso pasado de Calradia. ¡Apoya el desarrollo!

    Valan
    Usuario VIP
    Usuario VIP

    : : I have to push the pram a lot
    Mensajes : 1228
    Edad : 29

    Re: Camino de Sargoth

    Mensaje por Valan el Lun Nov 26, 2012 12:47 pm

    Excelente capítulo! Tengo la continua sensación de estar jugando al M&B. Lo haces muy bien Garfielz (y escribir también Razz ).

    Sigue así!


    _________________
    ¡Hola Invitado! ¿Tienes alguna duda? Pregunta a nuestros moderadores.


    Contacto:
    Youtube Canal de gameplays
    Twitter @elreylechon
    Blogger Blog de lechonadas
    Facebook Rey Valan
    Facebook Caballeros de Calradia

    garfielz77
    Miliciano
    Miliciano

    Mensajes : 76
    Edad : 39
    Facción : Reino del Norte

    Re: Camino de Sargoth

    Mensaje por garfielz77 el Sáb Dic 01, 2012 1:18 pm

    La historia me está quedando bien porque la partida me está saliendo genial. Al primer enemigo que te encuentras en la partida me suele patear el culo y en esta me lo he cepillado con ballesta, todo un logro. Y el resto tambien me está saliendo todo bien. Mi personaje va camino del exito.
    Ademas la idea de narrarlo con un personaje venido del presente me hizo gracia y me parece muy interesante. Celebro que os guste.

    A ver quien mas se anima a narrar sus partidas  Wink


    CAPITULO 6.



    De acuerdo con la sugerencia del Jarl Faarn nos dirigimos al castillo de Tehlrog, un fuerte de madera próximo a la aldea de Vajerjek, con más pintas de granero amurallado que de castillo. Tras entrar encontramos en el patio un grupo de hombres con armadura descabalgando de sus caballos y disponiéndose a entrar en el edificio noble.

    - ¿A quien buscáis?- me pregunta un sirviente
    - Al Jarl Turya.- respondo con voz firme.
    - Yo soy el Jarl Turya-  dice un hombre barbudo con un casco y escudo a la espalda, que le da un cierto parecido a una tortuga ninja.-No os conozco, pero tenéis aspecto de ser alguien que algún día puede llegar lejos.



    - Soy Mikhaal Garfielz. Busco trabajo y el Jarl Faarn me ha recomendado que viniese aquí.
    - Sí, tengo una tarea con la que necesito ayuda...pero no se si sois la persona adecuada. Es un asunto desagradable con un miserable malhechor conocido como Sigmar Barbaseda. Asesinó a uno de mis hombres y lleva huyendo de la justicia desde entonces. No puedo permitir que continúe evadiendo su castigo, así que he puesto una recompensa de 300 denarios sobre su cabeza. Amigos del hombre al que mató creen que este asesino puede haberse refugiado con su gente, en Kwynn.
    - Yo lo apresaré y hare cumplir la ley en vuestro nombre.
    - La recompensa será vuestra si lo capturáis.

    Pasamos la noche en el castillo, bajo la hospitalidad del Jarl y antes de amanecer partimos dispuestos a hacernos con el dinero ofrecido. Nos dirigimos, cuando el sol todavía está saliendo, a Kwynn, una zona residencial exclusiva en una isla en la desembocadura del rio Vyl, con campo de golf y viviendas unifamiliares de las que no paga un administrativo de banca con su salario aunque viviese tres vidas enteras. Pero cuando ya ha amanecido llegamos a un lugar que no se parece en nada a la Kwynn que yo conozco. Esta es otra diminuta aldea sin agua corriente, ni electricidad, ni cobertura de móvil ni ADSL.

    Camino entre los pajares y los corrales sintiéndome el Sheriff de una peli del oeste, que en vez de una Colt en la cintura lleva una espada, dispuesto a capturar vivo o muerto al tal Sigmar. Pero aunque no parezca difícil encontrar a alguien en un lugar donde apenas viven 50 personas, después de mucho buscar empiezo a pensar que no voy a conseguir terminar con éxito mi misión. Por más que preguntamos a los vecinos, ninguno dice conocer o saber dónde está la persona a la que buscamos. Es obvio que todo el mundo nos ha calado y sabe que solo estamos interesados en su cabeza para cobrar la recompensa y que nos da igual el resto del cuerpo, por lo que lo ocultan. Por ello cambiamos de táctica y mientras mis hombres se quedan en la plaza desayunando, a la vista de todos, yo me dedico a inspeccionar discretamente el lugar.

    De repente, junto a un pajar, encuentro a un hombre visiblemente nervioso que intenta rehuirme.


    - Señor, busco un asesino llamado Sigmar Barbaseda y vos coincidís con la descripción- le espeto a la cara
    - No entiendo señor, nunca he matado a nadie. Creo que os equivocáis- me contesta con voz temblorosa
    - Entonces tirad vuestra espada. Si sois inocente no tenéis nada que temer. Os llevaremos ante el Jarl Turya y, si no sois quien decís no ser, el os dejará en libertad.
    - No iré a ningún sitio.- grita de repente, dejando la farsa- Hoy tendréis que luchar para ganaros la plata
    - No vengo por dinero, vengo a hacer cumplir la ley- le miento a la cara mientras desenvaino mi espada.
    Sigmar se pone en guardia y me amenaza con su arma, mientras yo agradezco en mi fuero interno que mi padre me apuntase de joven a esgrima en actividades extraescolares y no a guitarra, porque saber solfeo no me habría sido muy útil ahora.

    Esquivo la primera embestida de Sigmar y consigo que mi espada acaricie su brazo, dejando su camisa rota y un hilo de sangre brotando de su piel. El se repone e intenta atacarme de nuevo pero vuelvo a marcar de nuevo su cuerpo con el filo de mi espada. Con dos girones en su ropa y dos cortes en su carne, Sigmar, menos decidido, intenta por tercera vez atravesarme con su mandoble pero de repente se encuentra con mi  arma penetra por su pecho y sale por su espalda, abriendo un agujero por el que en pocos momentos escapará su vida.

    El sonido de espadas atrae a mis hombres, que llegan en mi ayuda cuando Sigmar ya yace muerto en el suelo, desangrado.

    - Vayamos a pedir nuestra recompensa a Jarl Trurya- grito victorioso.
    - Tendréis que llevar una prueba para que os la den- me recuerda uno de mis hombres.

    No había caído en ello. Una foto con el móvil sería suficiente y quedaría refrendada por las noticias de la tele o la prensa mañana, pero en este mundo medieval esa no es una opción. Mis hombres proponen cortarle la cabeza al muerto, pero una cosa es defenderse en caliente contra alguien que te ataca y otra rebanarle el pescuezo en frio a un muerto. Después de pensarlo un poco decido que nos llevaremos el cuerpo completo de Sigmar, asi que lo cargamos en uno de los caballos y con este botín llegamos al castillo de Tehlrog pasado el mediodía.

    Solicito que anuncien mi presencia ante el Jarl e inmediatamente me recibe en audiencia en sus aposentos privados.

    - Señor encontré a Sigmar Barbaseda en Kwyyn y le di su castigo. Tenéis su cadáver en el patio.-le comunico, satisfecho de mi actuación.
    - A todos nos ira mucho mejor sin él.- responde el Jarl Turya- Gracias, Mikhaal, por acabar con esta espina tumefacta que tenía clavada en mi costado. Es bueno saber que se puede confiar en vos para manejar asuntos que requieren un cierto tacto. Administrador, pagad los 300 denarios que prometí, ni uno menos a nuestro amigo.

    De esta forma he ganado rápidamente un buen dinero y he trabado amistad con un noble, ambas cosas importantes en un lugar tan salvaje como este.


    Última edición por garfielz77 el Dom Dic 04, 2016 5:57 pm, editado 1 vez

    Mikeboix
    Emperador
    Emperador

    : : wyrd bi∂ ful ārǣd
    Mensajes : 11270
    Facción : Imperio de Calradia

    Re: Camino de Sargoth

    Mensaje por Mikeboix el Dom Dic 02, 2012 3:04 am

    Jajaja Ya es casualidad que el padre del protagonista, además de tener una ballesta, le hubiera apuntado a clases de esgrima!
    Parece ser que el prota ya empieza a acomodarse a la vida medieval, pero...¿qué le deparará el futuro?

    Sigue así, Garfielz Wink


    _________________
    ~No olvides leer las normas. No resuelvo dudas de los juegos por mensaje privado.~




    Last Breath of Calradian Empire: Mod sobre el glorioso pasado de Calradia. ¡Apoya el desarrollo!

    garfielz77
    Miliciano
    Miliciano

    Mensajes : 76
    Edad : 39
    Facción : Reino del Norte

    Re: Camino de Sargoth

    Mensaje por garfielz77 el Dom Dic 09, 2012 10:25 pm

    Menos mal que el padre de Mikhaal es un tio previsor porque yo, si terminase accidentalmente en la edad media, estaria completamente perdido, no sabria manejar una espada y de cargar una ballesta ya ni digamos. Cualquier dia de estos voy a dar unas clases de tiro con ballesta, por si acaso.


    CAPITULO 7.



    Hace ya más de un mes, 35 días, que tomé el ferry camino de Sargoth en busca de un puesto de trabajo como administrativo en un banco y terminé atrapado en este mundo medieval, pero aunque parezca extraño me voy acostumbrando poco a poco a vivir sin móvil, sin portátil, a no tener lavadora, a no poder ducharme, a caminar por calles malolientes y a alimentarme solo a base de pan, coles y pescado salado. Incluso me he acostumbrado a la inseguridad de estas tierras, donde en cualquier momento te pueden atacar y la vida no vale un céntimo de calradio.

    - 1.500 denarios es mi última oferta.- dice por fin el comerciante tras sopesar mi propuesta durante un buen rato.
    - Vale, 1.500 denarios.- respondo yo, cerrando el trato mediante un apretón de manos.

    La vida da muchas vueltas. Me ha costado mucho acumular esos 1.500 denarios. Después de hacer justicia con Sigmar Barbaseda para cobrar la recompensa, he hecho de correo para el Jarl Turya y el Jarl Harald, de reacudador de impuestos para el Jarl Logarson, cobrando las deudas que tenían pendientes con él sus vasallos de Ambean, y he recorrido Calradia de punta a punta en misiones en la que he puesto en peligro mi vida por ganar unos denarios. He llegado hasta Unriya,  a instancias del Maestro de la Cofradía de Sargoth, en el Estado Federado de Sarrania, o como le llaman aquí, el Sultanato Sarraní. El encargo parecía sencillo, pagar un rescate por una doncella y traerla sana y salva hasta Sargoth. Pero lo que en principio es un viaje que se hace en apenas unas horas con el tren expreso, se convirtió en un interminable peregrinar de 5 días de ida y otros tantos de vuelta esquivando grupos de ladrones, proscritos y desertores. Por suerte hicimos el viaje sin ningún contratiempo importante y me embolse 210 denarios.

    También he llevado a cabo misiones más peligrosas como liberar al hermano de un mercader de Sargoth de las garras de una banda de ladrones.


    Para esa ocasión tuve que contratar a más hombres, puesto que ir solo con los 3 hombres que formában entonces mi grupo habría sido un suicidio. Asi que nos dirigimos a Vayejeg, donde 6 aldeanos se unieron a nosostros, con lo que entonces ya disponía de un grupo de 9 hombres a mi cargo.

    Durante unos días recorrimos los alrededores de Sargoth en busca del escondite de los ladrones y una oscura noche a principios de abril, dimos con una pequeña partida de ladrones compuesta solo por cuatro miembros acampada en un bosquecillo con la intención de pasar la noche al raso en aquel lugar.

    - ¿Quién sois? ¿Qué queréis?- preguntó el que parecía el cabecilla al vernos.
    - Buscamos un escondite donde unos ladrones mantienen prisioneros a algunos vecinos de Sargoth.- dije
    - Tened cuidado con lo que buscáis. Podéis encontrarlo. –respondió desafiante y, desenvainando la espada, intentó atravesarme.

    Mis hombres respondieron al envite y rápidamente se entablo una batalla donde, en pocos instantes, cayeron muertos los 3 hombres que acompañaban a aquel bravucón, que asustado, pidió que le perdonásemos la vida y a cambio nos confesó que el escondite se encontraba en los alrededores de Fenada, en un estrecho desfiladero junto a la ribera del rio Voluk.

    Al dia siguiente, al anochecer, nos dirigimos al lugar y gracias al conocimiento que tenían de la zona varios de mis hombres, naturales de esa aldea, conseguimos coger desprevenidos  a los ladrones, acabando con ellos en poco tiempo, aunque tuvimos que lamentar una baja en nuestras filas. No solo conseguimos liberar al hermano del mercader, sino que nos hicimos con un buen botín y diversas armas que podríamos vender en el mercado de Sargoth por un centenar de denarios.


    Gracias a los éxitos cosechados y al renombre conseguido, el Maestro de la Cofradía me encargó escoltar una caravana de mercaderes hasta Tulga, otro tedioso viaje de 4 días de ida y otros tantos de vuelta, recorriendo Calradia de punta a punta, cruzando las fértiles tierras de Swadia y la tundra Kerghita, esquivando a desertores y ladrones, pero sin ningún contratiempo.
    En cambio ha sido mi última misión la que me ha causado más problemas. Fue hace menos de dos semanas cuando nos dirigimos a Wercheg donde el Maestro de la Cofradía de esa ciudad nos encargó llevar un rebaño de 91 cabezas a Kudhan. El viaje de ida fue complicado, dirigiendo el ganado sobre la nieve mientras esquivábamos los peligros, pero avanzamos poco a poco sin contratiempos, y cuando ya nos encontramos cerca de la nuestro destino y podíamos vislumbrar en la lejanía la silueta de la ciudad, unos ladrones de la taiga cayeron sobre nosotros. Aunque ellos solo eran 5 y nosotros 9 la batalla sobre la nieve vaegir fue encarnizada y en algún momento temí ser derrotado pero al final les dimos muerte, aunque uno de los nuestros perdió la vida en la refriega mientras que otros cinco sufrieron heridas de diversa consideración.


    Pasamos varios días en la ciudad y cuando nos repusimos de nuestras heridas iniciamos el camino de vuelta, que parecía más tranquilo que el de ida, hasta que llegamos a las proximidades de Udiniad, donde unos fieros piratas nos atacaron por sorpresa. Aunque disponíamos de superioridad numérica, 8 frente a 5, nos pusieron contra las cuerdas y solo tras una cruenta batalla conseguimos derrotarlos. Aun así salimos muy malparados, teniendo que lamentar 3 bajas y de los cinco hombres que seguimos adelante, cuatro, entre ellos yo, estabamos gravemente heridos. Pero nuestra mala fortuna no terminó allí y apenas habíamos avanzado una milla cuando vimos que una nueva partida de piratas, esta vez más numerosa, se dirigía directamente hacia nosotros. Con solo un hombre sano y cuatro heridos frente a 17 piratas decidí que lo más prudente era intentar encontrar refugio en el próximo Castillo de Bulugha mientras que el único de mis hombres que no estaba herido protegía nuestra retirada.
    Gracias a esta táctica conseguimos huir, aunque perdí otro hombre más,  y nos alojamos durante unos días en el castillo, para retomar el camino cuando nos repusimos de nuestras heridas y así llegamos malparados a Wercheg solo cuatro hombres heridos, pero vivos, de los 9 que habíamos partido una semana antes. Tras cobrar los 325 denarios por haber completado la tarea volvimos a Sargoth donde entré tocado con uno de los cascos arrebatados a los piratas y mi renombre creció al contar la batalla.


    Mi fortuna ya ascendia a los 1.800 denarios y pensé en invertirlos para que me diesen algun rédito. A falta de bolsa de valores o de deuda del estado, con la mediación del Maestro de la Cofradía, conseguí contactar con un mercader que estaba intentando vender un molino harinero en Sargoth. Un molino que ahora es mío por 1.500 denarios tras una dura negociación y que me permitirá obtener buenas rentas de 60 denarios semanales, si el Maestro de la Cofradia no me ha mentido.


    Última edición por garfielz77 el Dom Dic 04, 2016 6:59 pm, editado 1 vez


    _________________

    Mikeboix
    Emperador
    Emperador

    : : wyrd bi∂ ful ārǣd
    Mensajes : 11270
    Facción : Imperio de Calradia

    Re: Camino de Sargoth

    Mensaje por Mikeboix el Dom Dic 09, 2012 11:12 pm

    ¡¡Jajajaja, que cómico queda el protagonista con esa gorda túnica de pieles y ese yelmo pirata encasquetado en la cabeza!!


    _________________
    ~No olvides leer las normas. No resuelvo dudas de los juegos por mensaje privado.~




    Last Breath of Calradian Empire: Mod sobre el glorioso pasado de Calradia. ¡Apoya el desarrollo!

    Contenido patrocinado

    Re: Camino de Sargoth

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 11:31 am


      Fecha y hora actual: Miér Dic 07, 2016 11:31 am