[1ª parte] Ragnarok, el Destino del Mundo

    Comparte
    avatar
    Élros Númenessën
    Espadachín
    Espadachín

    Mensajes : 189
    Edad : 18
    Facción : ¡Viva el Rey Ragnar!

    [1ª parte] Ragnarok, el Destino del Mundo

    Mensaje por Élros Númenessën el Miér Ago 14, 2013 9:41 pm


    Ragnarok, "El destino de los dioses", La batalla final entre las fuerzas de la oscuridad y las fuerzas de la luz en la mitología Nórdica. En la imagen, Odín en batalla contra el Lobo Fenris, Thor luchando contra la serpiente Jormungand y Heimdal en lucha encarnizada contra Loki.


    Ragnarok, el Destino de los dioses

    Ragnarok es el término que quiere decir 'El destino de los dioses' pese a algunas malas interpretaciones que lo toman como 'El ocaso de los dioses' o 'El crepúsculo de los dioses', lo cual alberga un sentido mucho más fatalista. Ragnarok se compone de dos partes: ragna que es el plural genitivo de regin ("dioses" o "poderes gobernantes", mientras que rök significa "sino" o "destino". Los pueblos nórdicos al tener una fuerte y antigua tradición guerrera que se había fortalecido generación con generación, habían fundado su cultura en la lucha perpetua. Para ellos morir en batalla no era solo deseable, sino que era una forma de alcanzar la gloria eterna, luego de lo cual serían recogidos por las Valquirias, las doce hijas de Odín, y llevados al Valhalla, el palacio que odín tenía en Asgard, la tierra de los Aesir o Ases, quienes eran los dioses buenos.

    El nacimiento del mal

    Loki, un día se unirá con la giganta Angerbode, y ella dará a luz a las tres potencias más terribles de las fuerzas de la oscuridad: Fenrir o Fenris, un lobo enorme y feroz, el más terrible de todos; Jormungand, la terrible serpiente del caos, que habita en Midgard (la tierra de los hombres), la cual será enemiga a muerte de Thor, el dios de la trueno, quien posee el maravilloso martillo Mjolnir con el cual lucha incansablemente contra los gigantes de escarcha; y finalmente Hel, quien es la reina de las tierras de la muerte (infierno), que es a donde van los que no mueren en batalla.


    Jormungand, la serpiente del caos que será liberada en el Ragnarok, donde se enfrentará a Thor, el dueño del martillo mágico Mjolnir

    La muerte del dios Balder

    Puesto este escenario, donde Loki, la potencia de naturaleza malvada que tantas penas causa a los Ases, tiene un papel sumamente importante pues es la causa del conflicto. Cierto día Balder, el dios de la luz y la verdad, comenzó a tener terribles pesadillas en las cuáles su vida era amenazada. Muy asustado contó a los Ases lo que le sucedía y su madre Frigg o Frigga, decidió aliviar el temor de su hijo tomándole juramento a todas los seres y cosas del mundo de que no dañarían a Balder nunca. Así fue, y los dioses se divertían arrojándole todo tipo de objetos a Balder, para comprobar que nada lo lastimaba, ni las espadas, ni las flechas, era aparentemente invencible. Loki, ser lleno de astucia y malicia, decidió encontrar la manera de matar a Balder en venganza por el hecho de que sus hijos, Jurmungand, Fenris, y Hel, habían sido encerrados para que no lastimaran ni gigantes ni a humanos. De esta manera, ya que Loki podía cambiar de forma a su antojo, decidió transformarse en una mujer e irle a preguntar a Frigg si en verdad no había nada que pudiera hacerle daño a Balder, a lo que Frigga le respondió que al oeste del Valhalla había una rama mágica que tenía el nombre de muérdago y que le había parecido demasiado joven para pedirle juramento. Loki, entusiasmado por las buenas noticias, fue a donde la planta y la arrancó del suelo. Cierto día que los dioses Ases se divertían probando la invulnerabilidad de Balder, Loki, le apartó hacia Hodur o Hödr, el dios ciego hermano de Balder, a quien lo incitó a que también participara de aquella diversión y le arrojara el muérdago. Balder, ingenuo de la situación, le hizo caso a Loki, quien le dio el muérdago para que lo arrojara a Balder, quien cayó muerto al instante. Los dioses lloraron a Balder y se entristecieron por su muerte. Tiempo después Loki fue castigado al ser encadenado a una piedra en una caverna, en la cuál pusieron arriba de su cabeza a una serpiente de cuyos colmillos brotaba un potente veneno que al caer en la cabeza de Loki le causaba un dolor tan tremendo que le hacía producir una serie de espasmos tan fuertes que el mundo entero temblaba. Sygin, la fiel esposa de Loki, lo acompañaba en su castigo atrapando al veneno en una copa, pero cada vez que se llenaba, al tirarlo, el veneno caía nuevamente en la cabeza de Loki, no dejándolo descansar.


    Otra versión de la batalla final entre los Ases y las fuerzas de la oscuridad lidereadas por Loki, el dios del fuego

    La decadencia del mundo

    Después, el tiempo pasará, y el mundo comenzará a sumirse poco a poco en oscuridad y desdicha. Llegará Fimbulvetr, el terrible invierno que asolará la tierra con inmensas nevadas, hielo y vientos gélidos en todas direcciones. El sol no calentará más, y la tierra se sumirá en un frío y violento caos. Tres inviernos seguirán sin sus veranos, y los hermanos se matarán entre sí por envidias, y las batallas estarán a la orden del día. No se respetará ni al padre ni al hijo, ni en las matanzas ni en el incesto.

    Después de una persecución perpetua, que se ha llevado a cabo desde la creación del universo, el lobo Skoll y su hermano Hati finalmente devorarán a la diosa Sol y a su hermano Mani, la luna. Las estrellas desaparecerán de los cielos, sumiendo a la tierra en oscuridad. Y es en estos tiempos cuando toda unión se romperá, toda cadena y cada uno de sus eslabones será destruido y así Loki y su hijo Fenris (atrapado gracias al sacrificio de la mano de Tyr con una cadena mágica que construyeron los virtuosos enanos) quedarán en libertad para vengarse con todo el poder de las tinieblas.

    Las aguas inundarán la Tierra, pues la Serpiente Jormungand de Midgard se revolverá con gran furor y saltará a la tierra, escupiendo veneno con cada respiración hacia cielo y tierra. Se soltará entonces el barco Nafglari o Naglfar, hecho con las uñas de los muertos (por eso se evita que un muerto sea enterrado sin cortarle las uñas, para no dar fuerza a ese barco y retrasar el Ragnarok), cuyo piloto es el gigante Hrym de las tierras de Jotunheim, quien se dirige hacia los campos de batalla de Vigrid.

    El terrible hocico del lobo Fenris se abrirá tanto, que la parte inferior de su quijada raspará contra la tierra y la parte superior ejercerá presión contra el cielo. Las llamas birllarán incandescentes en sus ojos y saltarán de sus fosas nasales en señal de la gran violencia que le invade. Eggther, el vigilante de Jotunheim, la tierra de los gigantes, se sentará en su tumba y rasgará su arpa, sonriendo severamente. El gallo rojo Fjalar cantará a los gigantes y el gallo de oro Gullinkambi cantará a los dioses. Un tercer gallo, de color rojo oxido, levantará a los muertos en Hel.

    Desde el norte, una segunda nave fijará también sus velas hacia Vigrid, con Loki, ahora libre, como timonel, y los horribles habitantes de Hel como peso muerto.

    El cielo se rasgará y los hijos de Muspell, la tierra de las incandescentes llamas, vendrán lidereados por Surtr o Surtur y su brillante espada, con la que las estrellas, el sol y la luna fueron creadas y cuando cabalguen sobre el puente del arcoiris Bifröst, éste se romperá bajo sus cascos. En el momento en que las fuerzas de la oscuridad lidereadas por Loki, se hayan reunido, con Fenris, Jormungand , Hel, los gigantes de escarcha, y las otras terribles criaturas de oscuridad se hayan reunido en Vigrid será el momento de la batalla. Heimdall con su poderosa visión, será el primero en ver las fuerzas de la oscuridad, y se levantará y tocará el Gjallarhorn, el cuerno que anunciará el fin de los tiempos. Los dioses responderán al llamado y se reunirán en asamblea. En ese momento, Odín cabalgará montado sobre Sleipnir, el caballo de ocho cascos, hacia la morada de Mímer, donde le consultará acerca de la esperanza de su pueble y la de él mismo. El viejo árbol del mundo Yggdrasil temblará con gran fuerza y no habrá ser alguno que no tenga miedo.


    _________________
    En barco llegamos y en barco nos iremos, pero con vuestro oro en nuestras manos y la victoria en nuestro acero - Ivar Vidfamne; rey de Suecia, Noruega, Dinamarca, Sajonia e Inglaterra.

      Fecha y hora actual: Mar Dic 12, 2017 10:37 pm