Persiguiendo un sueño.

    Comparte

    dermat
    Sargento a pie
    Sargento a pie

    Mensajes : 353
    Edad : 21
    Facción : Reino de Swadia

    Persiguiendo un sueño.

    Mensaje por dermat el Dom Nov 02, 2014 9:53 pm

    Capítulo 1.

    Nací en el mismo lugar donde nacieron mis padres, sus padres y los padres de ellos. Toda mi familia se había contentado con la granja en la que vivíamos en Fisdnar, aldea del Reino Vaegir.

    No me podía quejar de que me faltase nada. En mis 15 años de vida mis padres siempre habían podido darme todo aquello que necesitara.

    Mis padres esperaban que en un futuro me hiciese cargo de la granja familiar mientras que mi hermano, de 12 años, aprendiese el oficio del algún artesano que le aceptase como pupilo y que Clarisse, mi hermana, se casaba con el heredero del algún prominente mercader. Sin embargo, una vida en el campo no me fascinaba ni me atraía pues mi mente estaba llena de sangre, espadas y batallas.

    Cada noche soñaba ser el lider de unos valientes hombres que me seguían a la batalla, gritando y alzando sus espadas y lanzas. Soñaba que mi nombre era conocido en toda Calradia y que mi Rey me recompensaba otorgandome un castillo desde donde dirigir la vida de mis subditos con justicia e igualdad.

    Solo dos personas conocían esos sueños: mis mejores amigos Kile y Lena. Kile era el hijo de nuestros vecinos, sus padres se dedicaban a la ganadería. Lena era la hija del anciano del pueblo y, pese a contar solo con 13 años ya tenía pretendientes por todas las aldeas de la zona por el gran patrimonio que significaba unirse en matrimonio con ella, ya que no tenía hermanos varones.

    El paso de los días aplastaba lentamente mis sueños. Poco a poco me resignaba a trabajar en el campo durante toda mi vida.

    Sin embargo eso cambió un día como otro cualquiera, con un amanecer tan hermoso como cualquier otro, cuando nos levantamos para iniciar un día normal en la granja, vimos en el horizonte una polvareda que se acercaba hacia nosotros a paso lento pero firme. Tardaron varias horas en llegar los viajeros.

    Me sorprendí al verles pasar en dirección al centro de la aldea: serían unas 20 personas, todas armadas. Sus armaduras brillaban bajo el sol, sus espadas esperaban desafiantes a que fuesen desenvainadas. Al frente iba el que parecía ser el lider: su cara parcialmente escondida debajo de un casco de metal, su armadura relucía más que el resto y una gran espada descansaba en su espada. Su aspecto era imponente y resaltaba más ya que iba montado en un enorme caballo negro.

    El lider desmontó y se reunió con el padre de Lena. Entrarnos en su casa y poco despues salieron. No había pasado ni una hora cuando todo el pueblo sabía que es lo que querían: comprarían suministros y reclutarían a todo joven capaz que quisiese unirse a ellos. Estarían hasta un poco antes del amanecer del día siguiente, despues se irían. Ese era el tiempo limite para todo aquel joven en busca de gloría y fortuna, un joven como yo.

    Durante toda la tarde cogí el valor necesario para decirle a mi padre que quería unirme a ellos. Sin embargo, en la cena comprendí que tendría que irme sin avisar.

    -Mañana se verá quienes han educado bien a sus hijos o, por el contrario, han abusado de ellos -Dijo mi padre- Pues un hijo solo abandona el hogar paterno cuando siente que no le quieren.

    Miré a otro lado. Incapaz de mirar a mi padre a los ojos. Sabía perfectamente que irme sería un golpe muy duro para él. Pero estaba decidido a ello. Me despedí de mis padres y mis hermanos y me fuí a la cama. Esperé ansioso durante varias horas hasta que la penumbra y el silencio dominaron la casa. Me puse mis ropas y me acerqué a la cocina y me hice con un cuchillo de que mi madre usaba para cortar las carnes.

    En ese momento me dí cuenta de que mi hermano me miraba desde la puerta de la cocina:

    -¿Qué haces? -Me preguntó.

    -No podía dormir. Voy a afilar los cuchillos, eso siempre me relaja. Anda, vuelve a la cama que ya es tarde.

    Me miro fijamente unos segundos. Se acercó a mi y me abrazó fuertemente.

    -Alex -Le llamé. El se dió la vuelta- Te quiero y quiero a nuestros padres. Recuerdalo.

    -Lo sé. Hasta mañana.

    Cuando Alex se marchó de la cocina esperé unos minutos y me escabullí por la puerta. Avancé unos pasos y me dí la vuelta para mirar por última vez la casa que, durante 15 años, había llamado hogar. Me dirigí rapidamente hasta donde estaban los mercenarios. Estaban recogiendo y preparandose para marcharse, se sorprendieron al verme.

    -Buenos días -Dije realmente nervioso- Vengo a unirme a vosotros.

    Se miraron los unos a los otros y despues miraron a su lider. Me miró durante unos segundos y sonrió. Se acercó a mí y, tras ponerme una mano en el hombro dijo:

    -Bienvenido al grupo, camarada. Toma 10 denares, es tú primer pago.

    Acepté la bolsa que me tendía.

    -Como puedes ver eres el único de tú aldea que se unirá a nosotros. Partiremos en unos minutos, ya te pondrán al día en el camino.

    -Entendido.

    Así comenzaba mi nueva vida.


    _________________
    Invasión zombie, el Aar que estabas esperando:

    http://www.caballerosdecalradia.net/t2167-invasion-zombie

    Lord_Eddard_Stark
    Moderador
    Moderador

    Mensajes : 631
    Facción : Reino Vaegir

    Re: Persiguiendo un sueño.

    Mensaje por Lord_Eddard_Stark el Dom Nov 02, 2014 10:32 pm

    Y así inicia otra historia. Habrá que ver las aventuras y dolores que le aguardan a este valiente y osado muchacho. Esperemos que la inmadurez característica de la juventud no le haya hecho tomar una decisión precipitada.


    _________________
    ''La única oportunidad que tiene un hombre de ser valiente es cuando siente temor...''


    dermat
    Sargento a pie
    Sargento a pie

    Mensajes : 353
    Edad : 21
    Facción : Reino de Swadia

    Re: Persiguiendo un sueño.

    Mensaje por dermat el Lun Nov 03, 2014 11:36 pm

    Capítulo 2

    Aun no era totalmente consciente de las implicaciones de la decisión que había tomado. Había abandonado mi aldea, mi hogar y mi familia en pos de un sueño.

    No había vuelto la vista atrás ni una sola vez, temía arrepentirme de mi decisión si veía la aldea una última vez. Con la cabeza al frente, seguí el ritmo de mis nuevos compañeros. Un soldado, con pinta de llevar bastantes años a sus espaldas se me acercó.

    -Muchacho -Dijo mientras se colocaba a mi lado- Esta es tú última oportunidad para volver a tu casa. Podrás devolver los 10 denares y nadie te reprochará nada. Sin embargo, si te quedas y huyes en batalla, yo mismo te mataré.

    Le miré fijamente, ofendido.

    -Ni me iré ni huiré.

    El soltó una carcajada, secundada por los mercenarios de mi alrededor.

    -Tienes orgullo. Pero eso no te salvará en la batalla -esperó unos segundos, como no dije nada siguió- En primer lugar tienes que saber que somos una compañía de mercenarios, nuestra lealtad reside en el dinero. Hoy luchamos para tu Rey, puede que mañana nos enfrentemos a él. Ya no tienes patria, salvo nuestro campamento. ¿Tienes algún problema con ello?

    -No, señor -Era mentira. No quería enfrentarme a mi pais. Pero esperaban la respuesta que dí.

    -Entonces te doy oficialmente la bienvenida. Soy Castor, durante los primeros días serás mi sombra. Te enseñaré tus obligaciones en el campamento. Por ahora sigue al resto, siempre al final del grupo.

    -¿Por qué al final? -Pregunté con curiosidad.

    -Ir delante es una recompensa, para aquellos que destacan en la batalla y han demostrado su lealtad a la compañía y a nuestro lider, Félix. Ahora calla y no nos retrases, aun quedan varías horas hasta que paremos a comer.

    Cuando paramos a comer Castor me dió mi ración y me explicó la primera de mis obligaciones:

    -Tú misión hasta que lleguen nuevos reclutas será alimentar y mantener bien limpio al caballo de Félix siempre que paremos. Esta vez te dejo comer primero, el resto de días no probarás bocado hasta que lo haya hecho el caballo y este acicalado y limpio.

    Tras comer me acerqué al enorme caballo negro de Félix, imponía y me puse nervioso. Le ofrecí varias zanahorias y cuando ambos estabamos más relajados le dí de comer y, despues, le cepille. Cuando terminé con el me fuí a descansar, sabiendo que en poco tiempo volveríamos a caminar.

    Al caer la noche levantamos el campamento y me volví a dedicar al caballo, cuyo nombre según descubrí era Sian. Tras cenar tuve unos minutos para pensar. Me dí cuenta de que nunca me había alejado tanto de mi casa y que sería la primera noche que no pasaría en compañía de mi familia. Tambien noté cierta distancia por parte de mis nuevos compañeros de armas, pues no se dirigían a mí salvo para lo absolutamente necesario. Castor se dió cuenta de mis preocupaciones y se me acercó:

    -Son soldados. Su camadería se forja en las batallas. Nunca te aceptaran hasta tú primera batalla y solo si te comportas como un autentico hermano de armas -Tras estas palabras, suspiró- Vete ya a dormir, que mañana madrugaremos.

    Me dormí pensando en los cambios de mi vida. No podía imaginarme que en pocas horas tendría la oportunidad de ganarme un lugar en la compañía o morir en el intento.


    _________________
    Invasión zombie, el Aar que estabas esperando:

    http://www.caballerosdecalradia.net/t2167-invasion-zombie

    dermat
    Sargento a pie
    Sargento a pie

    Mensajes : 353
    Edad : 21
    Facción : Reino de Swadia

    Re: Persiguiendo un sueño.

    Mensaje por dermat el Mar Nov 04, 2014 10:42 pm

    Capítulo 3.

    Cuando amaneció, el día se presentó soleado y caluroso. Nos pusimos rápidamente en marcha pues queríamos llegar a Vezin cuanto antes. Poco a poco me acostumbré al ritmo impuesto por Félix.

    Llevaríamos una hora andando cuando se dió la voz de alarma: piratas. Unos 18 piratas nos atacaban. Castor se me acercó.

    -Este es el momento, lucha e intenta no morir.

    Félix se puso al frente de nosotros y desenvainó. Los soldados que habían ido al frente de la marcha se colocaron a su lado el restó nos fuimos colocando en linea. En total se formaron dos lineas: una de infantes y otra de arqueros y al frente de todos nosotros, se colocó Félix.

    Los piratas cargaron contra nosotros sin formación alguna, a la señal de Félix los arqueros descargaron su carga sobre los piratas, causando dos bajas. Asié mi cuchillo de caza con fuerza, casi no sentía la mano. Antes de que chocasemos nuestros arqueros volvieron a disparar por segunda vez y tres piratas más cayeron muertos.

    Finalmente, se inició la lucha cuerpo a cuerpo. De algún modo me sentí un espectador pues no tenía contrincante y la batalla transcurría a mi alrededor. Al sentir tan cerca la muerte y el dolor me quedé paralizado, mis compañeros peleaban con valentía y furía haciendo retroceder poco a poco a los piratas. Uno de ellos desarmó a uno de mis compañeros y, antes de que le matase, le clavé mi cuchillo en su espalda y me salpiqué de sangre.

    El mercenario se levantó y recogió su espada y dió el golpe final al rebanarle el cuello al pirata. En pocos minutos varios piratas más cayeron muertos y el resto huyeron a toda prisa mientras Félix a caballo, les perseguía y les daba muerte uno a uno.

    -¡Saquead los cadaveres! -Dijo Castor-¡Espadas y armaduras preferiblemente!

    Me uní al saqueo, totalmente asqueado por tocar y desnudar a un muerto intentaba no vomitar. Cuando terminamos hicimos inventario: habíamos ganado 700 denares y según calculó Castor podríamos sacar 300 denares de lo que habíamos conseguido de los piratas.

    Decidimos descansar tras la batalla, pero antes nos alejamos del campo de batalla. Cuando me dediqué a cepillar al caballo uno de mis compañeros se me acercó. Le reconocí como el soldado al que le salvé la vida.

    -Gracias por lo de antes -Dijo mirandome- Si no fuese por tí, estaría muerto.

    -No hay que darlas -Le dije sonriendo- Somos compañeros y supongo que tu harás lo mismo por mí.

    -Claro -Dijo el devolviendome la sonrisa- Soy Pepe, cuando acabes ven, que te presentaré al resto.

    -Entendido.

    Nos despedimos y seguí a lo mio. Castor se me acercó.

    -Has cumplido, chico -Dijo dándome la mano.

    -Muchas gracias -Le dije- Estaba un poco asustado -Confesé.

    -Es normal en la primera batalla. Pero le has salvado la vida a Pepe, con eso te han aceptado. Cuando acabes con el caballo, ve a ver a Félix.

    -Lo haré.

    Se fue y me dejó a mi rollo y, por fin, pude acabar con el caballo. Despues fuí a la tienda de Félix.

    -Has luchado bien -Dijo cuando entré- Oficialmente, eres uno de los nuestros.

    -Es un honor, señor -Dije emocionado.

    -Llamame Félix, aquí todos somos hermanos. Toma, te lo has ganado -Dijo tendiendome una espada.

    -¿Has usado una antes?

    -No. Pero aprenderé.

    -Ese es el espíritu. Ve a descansar.

    Cuando salí de la tienda, Pepe me saludó sonriendo. Junto a el habían otros cuatro compañeros que me animaron a acercarme. Por fín pertenecía a este grupo.


    _________________
    Invasión zombie, el Aar que estabas esperando:

    http://www.caballerosdecalradia.net/t2167-invasion-zombie

    dermat
    Sargento a pie
    Sargento a pie

    Mensajes : 353
    Edad : 21
    Facción : Reino de Swadia

    Re: Persiguiendo un sueño.

    Mensaje por dermat el Jue Nov 06, 2014 11:26 pm

    Capítulo 4

    Durante varios días no paso nada que merezca la pena contar. Seguimos avanzando, a paso lento pero seguro. Al tercer día empecé a entrenarme con Castor, un par de horas díarias: una al amanecer y otra al anochecer.

    Poco a poco mi experiencia con la espada y el escudo mejoraban. En uno de los muchos descansos Pepe y yo comenzamos ha hablar:

    -¿De donde eres? -Le pregunté mientras me servía mi ración de comida.

    -Soy de Chelez, una aldea cercana a Jelkala. En el Reino Rodhook. Me uní a esta compañía hace 6 meses.

    Durante varios días avanzamos. Pasamos primero por Rivacheg, despues por Curaw y, finalmente llegamos a Reyvadin. Nuestra compañía había pasado de estar compuesta por una veintena de soldados a ser cuarenta. Cuando llegué a la capital de mi Reino me sorprendí, nunca había estado en ella y me pareció enorme.

    -Castor -Dijo Félix- Alquilad habitaciones en la taberna. Estaremos varios días.

    -Entendido -Dijo el aludido.

    Tras esto, Félix se fue.

    -¿Donde va? -Pregunté a Castor.

    -A recibir instrucciones -Me respondió este- Ahora mismo somos mercenarios del Reino Vaegir por lo que el Rey o, en su defecto, el mariscal son los que nos dan las órdenes.

    -Entiendo.

    Fuímos a la taberna y nada más entrar a mi habitación me eché en la cama. Ni un segundo tarde en quedarme dormido. Una hora despues unos golpes en la puerta me despertaron.

    -¡Novato! -Gritaron desde el otro lado. Reconocí la voz de unos los mercenarios de nuestra compañía- Felix nos ha pedido que bajemos al bar.

    -¡Vale! -Respondí y, tras recolocarme la ropa, bajé.

    Era el último en llegar. Cuando me acomodé Félix empezó ha hablar.

    -Ya he recibido las órdenes y se de que va todo esto -Cuando vió que tenía toda nuestra atención, prosiguió- El Reino del Norte y el Reino Vaegir han firmado una alianza contra el Reino de Swadia. Nuestra misión es atacar el Castillo de Ryndiar junto con otras compañías mercenarias, despues nos uniremos al ejército principal del Mariscal y atacaremos Dhirim.

    -¿Y el ejército Swadiano? -Dijo un soldado.

    -Estarán ocupados defendiendo su capital. Los nórdicos lanzarán un ataque contra Suno y suponemos que los swadianos sacrificaran la periferia de su Reino para proteger su capital.

    -¿Que compañía dirigirá el ataque a Ryndiar? -Preguntó Castor.

    -Por nuestra experiencia en el combate y nuestra reputación, el Rey Yaglorek ha decidido, en toda su sabiduría, darnos ese honor a nosotros.

    Todos vitoreamos. La cerveza y el ron empezaron a correr.

    -Partiremos en dos días. Al amanecer.


    _________________
    Invasión zombie, el Aar que estabas esperando:

    http://www.caballerosdecalradia.net/t2167-invasion-zombie

    dermat
    Sargento a pie
    Sargento a pie

    Mensajes : 353
    Edad : 21
    Facción : Reino de Swadia

    Re: Persiguiendo un sueño.

    Mensaje por dermat el Vie Nov 07, 2014 11:12 pm

    Capítulo 5

    A los dos días partimos de Reyvadin. Eramos en total unos 400 mercenarios, como los líderes nuestra compañía iba al frente y, por primera vez, pude entrever el futuro que me esperaba con ellos: fama y gloria.

    Pasamos por la aldea de Tebandra, para reclutar a unos últimos hombres antes de partir hacia Ryndiar. A mitad de camino, un ejército swadiano que nos igualaba en número nos presentó batalla.

    Félix ordenó formar de la siguiente forma: dos lineas de infantería mantendrían la posición en la ladera de una colina, detrás de ambas otra de arqueros diezmaría a los swadianos. Él mandaría a la caballería.

    La batalla comenzó cuando ambas caballerías chocaron violentamente a mitad de camino. Pese a que Félix y sus hombres lucharon valientemente fueron obligados a retroceder, sufriendo grandes bajas en el proceso.

    Félix y los supervivientes llegaron a la linea de la infantería acosados por la caballería swadiana. Los swuadianos fueron recibidos por varias andanadas de flechas que provocaron varías bajas. Despues nosotros, la infantería, entramos en acción.

    Desenvainé y esquivé la lanza de un caballero. Varias espadas se adentraron en las entrañas de dicho enemigo. La situación se repetió numerosas ocasiones: los caballeros cargaban, su ataque era esquivado y despues morían al ser rodeados.

    Finalmente, nos enfrentamos infantería contra infantería. Me defendí de una estocada interponiendo mi escudo, despues ataqué varias veces buscando cualquier trozo de carne que estuviese a la vista. Sin embargo, era mejor que yo y, tras varios minutos estaba completamente a la defensiva. Al enésimo golpe seguido que se estrellaba contra mi escudo, este se rompió en mil pedazos. Yo perdí el equilibrio y caí, miré a mi enemigo. No sentí nada cuando su espada se clavo en mi estomago.

    Solo pensé una cosa: "¿Quién me mandaría perseguir mis sueños?"

    Tras esos pensamientos, sentí como mi vida se apagaba y mi alma salía de mi cuerpo.

    FIN.


    _________________
    Invasión zombie, el Aar que estabas esperando:

    http://www.caballerosdecalradia.net/t2167-invasion-zombie

    Lord_Eddard_Stark
    Moderador
    Moderador

    Mensajes : 631
    Facción : Reino Vaegir

    Re: Persiguiendo un sueño.

    Mensaje por Lord_Eddard_Stark el Sáb Nov 08, 2014 1:12 am

    Ahora se lo que sienten los reclutas cuando me derrotan tongue. Supongo que con tan abrupto final, te vas a concentrar en hacer glorioso el final de Emperador Zombi. Nah, es broma. Buen trabajo, diferente y muy realista, ya que, lamentablemente, así terminaban la mayoría de los hombres a servicio de los reyes.


    _________________
    ''La única oportunidad que tiene un hombre de ser valiente es cuando siente temor...''


    dermat
    Sargento a pie
    Sargento a pie

    Mensajes : 353
    Edad : 21
    Facción : Reino de Swadia

    Re: Persiguiendo un sueño.

    Mensaje por dermat el Sáb Nov 08, 2014 4:46 pm

    Realmente este era el final que quería mostrar. Los sueños no siempre se cumplen y, ya sea de forma literal o metafórica nos dejamos la piel intentando llevarlos a buen puerto.

    Espero que te haya gustado. A tí y a todos aquellos que lo hayan leído.


    _________________
    Invasión zombie, el Aar que estabas esperando:

    http://www.caballerosdecalradia.net/t2167-invasion-zombie

    El Barón
    Moderador
    Moderador

    Mensajes : 2547
    Facción : Moderador en las sombras.

    Re: Persiguiendo un sueño.

    Mensaje por El Barón el Sáb Nov 08, 2014 5:01 pm

    Oh dios mio, menudo final, me ha dejado un poco sensible xD, muy pero que muy bueno Dermat, pena que no lo continues.


    _________________
    El trabajo hecho a gusto no cansa jamás.
    Por cierto si eres de los que comprar juegos por internet y encima eres una persona caricativa compra en G2A, un sitio totalmente seguro, y si encima quieres ayudar a este viejo Barón, dadle a este link https://www.g2a.com/r/elbaron y luego comprad sin miedo. .

    Prodigy
    Caballero de la Orden
    Caballero de la Orden

    : : Just in case they come creepy
    Mensajes : 2519
    Edad : 18
    Facción : AFK Army

    Re: Persiguiendo un sueño.

    Mensaje por Prodigy el Sáb Nov 08, 2014 5:24 pm

    :aplauso:
    :aplauso: Grandioso.


    _________________
    ''Un hombre bueno puede ser idiota, pero un hombre malo tiene que ser inteligente''-Leonardo Davinci

    "Intuyo que el placer que da gobernar es muy grande, puesto que todos quieren lograrlo".- Voltaire


    Never gonna give up

    Contenido patrocinado

    Re: Persiguiendo un sueño.

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:36 pm


      Fecha y hora actual: Sáb Dic 10, 2016 3:36 pm