Un viajero en la oscuridad.

    Comparte

    lPokerFace
    Miliciano
    Miliciano

    Mensajes : 60
    Facción : Mi propia facción, el Reino de León

    Un viajero en la oscuridad.

    Mensaje por lPokerFace el Mar Sep 22, 2015 7:27 pm

    La noche ya había conseguido su máxima oscuridad, en los caminos no había nadie, y la poca gente que viajaba en esas tierras de guerra estaban apostados en los bosques, durmiendo para al día siguiente reemprender su marcha hasta Praven, donde irían en busca de refugio.

    Ahí me encontraba yo, frente a esa pequeña posada en una encrucijada de caminos, decidido, entré en aquella casucha desvalijada que servia de alojamiento para algunos indecentes.

    Al entrar, el calor de la chimenea inundó mi cuerpo, la sala estaba relativamente llena, había gente charlando, jugando al Waynet o simplemente bebiendo y riendo.

    Escudriñe la sala viendo a los huéspedes del local, un grupo de ancianos jugaban a las cartas, 3 grupos de hombres borrachos riéndose, y lo que más me sorprendió, un grupo de soldados Swadianos estaban apostados en una de las mesas más cercanas a la chimenea.

    -¿Le puedo ayudar en algo?

    La voz bronca del tabernero me despertó de mis pensamientos.

    -Tráigame una pinta de cerveza y una rebanada de pan con queso.

    -Desde luego

    Cuando el tabernero se fue, volví a sumergirme en mis pensamientos, sabía que los soldados podían ser un problema, también sabía que un trozo de pan con queso no iba a saciar su hambre, no, su hambre necesitaba otra cosa para ser saciada.

    -Aquí tiene, son 10 denares

    Le dí sus 10 denares y me dispuse a comer, envuelto otra vez en mis pensamientos, no sabía como librarme de los guardias, eran un verdadero problema.

    Pero, como si los planetas se hubieran alineado, los soldados empezaron a levantarse para irse del local.

    -Guardias de caravanas- Pensé

    Cuando los guardias se hubieran ido me levanté de la mesa tirando la silla y creando un gran estruendo, provocando que toda la sala se quedara en silencio y prestándome atención, me gusta oír los últimos gritos de mis víctimas.


    Salí del  desvalijado local, ya no se oían las voces de los hombres de la taberna, ya no se oía nada, solo el susurro de las hojas de los arboles al ser empujadas por el escaso viento de una noche de primavera y el cantar de los grillos, que me acompañarían hasta Suno.


    _________________
    "¿Dónde están ahora el caballo y el caballero? ¿Dónde está el cuerno que sonaba?
    ¿Dónde están el yelmo y la coraza, y los luminosos cabellos flotantes?
    ¿Dónde están la mano en las cuerdas del arpa y el fuego rojo encendido?
    ¿Dónde están la primavera y la cosecha y la espiga alta que crece?
    Han pasado como lluvia en la montaña, como un viento en el prado;
    los días han descendido en el oeste en la sombra de detrás de las colinas.
    ¿Quién recogerá el humo de la ardiente madera muerta,
    o verá los años fugitivos que vuelven del mar?"

    -Aragorn, citando un poema de Rohan sobre su fundador, Eorl el Joven.

    "No os diré que no lloreis, porque no todas las lágrimas son amargas"

    -Gandalf

    Kharfax
    Espadachín
    Espadachín

    Mensajes : 331
    Facción : Geroia

    Re: Un viajero en la oscuridad.

    Mensaje por Kharfax el Vie Sep 25, 2015 2:59 pm

    Me gusta como está escrita, y es bastante misteriosa, extrañamente no relatas como fueron los asesinatos, pero supongo que lo hacés para mantener el misterio en el primer capítulo. Saludos y segui con la historia

    lPokerFace
    Miliciano
    Miliciano

    Mensajes : 60
    Facción : Mi propia facción, el Reino de León

    Re: Un viajero en la oscuridad.

    Mensaje por lPokerFace el Vie Sep 25, 2015 3:27 pm

    Gracias, en breves subiré el primer capítulo (este era el epílogo).


    _________________
    "¿Dónde están ahora el caballo y el caballero? ¿Dónde está el cuerno que sonaba?
    ¿Dónde están el yelmo y la coraza, y los luminosos cabellos flotantes?
    ¿Dónde están la mano en las cuerdas del arpa y el fuego rojo encendido?
    ¿Dónde están la primavera y la cosecha y la espiga alta que crece?
    Han pasado como lluvia en la montaña, como un viento en el prado;
    los días han descendido en el oeste en la sombra de detrás de las colinas.
    ¿Quién recogerá el humo de la ardiente madera muerta,
    o verá los años fugitivos que vuelven del mar?"

    -Aragorn, citando un poema de Rohan sobre su fundador, Eorl el Joven.

    "No os diré que no lloreis, porque no todas las lágrimas son amargas"

    -Gandalf

    lPokerFace
    Miliciano
    Miliciano

    Mensajes : 60
    Facción : Mi propia facción, el Reino de León

    Re: Un viajero en la oscuridad.

    Mensaje por lPokerFace el Dom Sep 27, 2015 1:44 pm

    Capítulo 1


    Caminaba tranquilamente por el camino cuando lo oí, el crujir de las hojas secas.

    Pensando en que eran bandidos me dispuse a desenvainar mi mandoble, cuando del bosque no salió más que un pequeño lobo me sentí aliviado, pero a la vez triste, los bandido hubieran sido una buena cena.

    El pequeño animal de pelaje blanco como la nieve y un ojo de cada color, uno azul y el otro verde, se volvió a internar en el bosque, no se por qué, pero sentía que quería que fuera con él.

    salí del estrecho camino y me introduje en el bosque, los árboles estaban llenos de hojas, pero el suelo estaba lleno de hojas secas, que seguían ahí después del anterior invierno.

    Seguí a mi pequeño guía por el bosque hasta que llegamos a un claro, una imagen macabra se reflejaba en esa pequeña explanada sin arboles, una loba de pelaje blanco yacía muerta en el suelo, tenía sangre en la boca, como si hubiera mordido a alguien, tenía un terrible agujero en el estómago, que hacía que se le salieran las tripas, a su alrededor, una camada de pequeños cachorros yacía muerta seguí el rastro de pequeños cadáveres con la mirada cuando lo vi, un hombre, bastante delgado y alto, le arrancaba la cabeza de un mordisco a uno de los últimos cachorros, parece que se dio cuenta de su presencia, porque enseguida dejó su pequeño bocado y se levanto para empezar a acercarse lentamente hacia mí.

    Su propio cuerpo era una imagen más macabra aún que la de los pobres cachorros y su madre, tenía la mitad de la cara desfigurada, parecía el golpe de un martillo o una maza, en el pecho tenía un terrible tajo que hacía que las entrañas se le salieran, le faltaba un ojo y la nariz, y los escasos dientes que tenía estaban rojos por la sangre y negros por la falta de higiene.

    Rápidamente desenvainé mi mandoble y me puse en posición defensiva, en ese momento el hombre emprendió una veloz carrera hasta mi posición, con un ágil movimiento conseguí esquivar el primer golpe y de un tajo la corte la cabeza, eso era lo único que los paraba.

    -Necrófagos de mierda- Dije mientras jadeaba, por una extraña razón me había olvidado de respirar.

    Limpiándome unas gotas de sangre de la cara me dispuse a buscar supervivientes entre los lobos muertos, mi pequeño guía que se había mantenido oculto durante el combate salió corriendo hacia el claro solo para ver a su madre y hermanos muertos y mutilados, en el fondo, justo donde había estado el necrófago antes de percibir su presencia, había otro cachorro, este era negro como la misma noche y sus ojos eran marrón y gris.

    Saqué una pequeña mochila, metí a los dos cachorros y me dispuse a buscar una posada o pueblo donde comprar algo de leche para los pequeños lobos.


    _________________
    "¿Dónde están ahora el caballo y el caballero? ¿Dónde está el cuerno que sonaba?
    ¿Dónde están el yelmo y la coraza, y los luminosos cabellos flotantes?
    ¿Dónde están la mano en las cuerdas del arpa y el fuego rojo encendido?
    ¿Dónde están la primavera y la cosecha y la espiga alta que crece?
    Han pasado como lluvia en la montaña, como un viento en el prado;
    los días han descendido en el oeste en la sombra de detrás de las colinas.
    ¿Quién recogerá el humo de la ardiente madera muerta,
    o verá los años fugitivos que vuelven del mar?"

    -Aragorn, citando un poema de Rohan sobre su fundador, Eorl el Joven.

    "No os diré que no lloreis, porque no todas las lágrimas son amargas"

    -Gandalf

    JPrieto1396
    Espadachín
    Espadachín

    Mensajes : 132
    Edad : 20
    Facción : Malakias

    Re: Un viajero en la oscuridad.

    Mensaje por JPrieto1396 el Sáb Oct 03, 2015 12:07 am

    lPokerFace escribió:Capítulo 1


    Caminaba tranquilamente por el camino cuando lo oí, el crujir de las hojas secas.

    Pensando en que eran bandidos me dispuse a desenvainar mi mandoble, cuando del bosque no salió más que un pequeño lobo me sentí aliviado, pero a la vez triste, los bandido hubieran sido una buena cena.

    El pequeño animal de pelaje blanco como la nieve y un ojo de cada color, uno azul y el otro verde, se volvió a internar en el bosque, no se por qué, pero sentía que quería que fuera con él.

    salí del estrecho camino y me introduje en el bosque, los árboles estaban llenos de hojas, pero el suelo estaba lleno de hojas secas, que seguían ahí después del anterior invierno.

    Seguí a mi pequeño guía por el bosque hasta que llegamos a un claro, una imagen macabra se reflejaba en esa pequeña explanada sin arboles, una loba de pelaje blanco yacía muerta en el suelo, tenía sangre en la boca, como si hubiera mordido a alguien, tenía un terrible agujero en el estómago, que hacía que se le salieran las tripas, a su alrededor, una camada de pequeños cachorros yacía muerta seguí el rastro de pequeños cadáveres con la mirada cuando lo vi, un hombre, bastante delgado y alto, le arrancaba la cabeza de un mordisco a uno de los últimos cachorros, parece que se dio cuenta de su presencia, porque enseguida dejó su pequeño bocado y se levanto para empezar a acercarse lentamente hacia mí.

    Su propio cuerpo era una imagen más macabra aún que la de los pobres cachorros y su madre, tenía la mitad de la cara desfigurada, parecía el golpe de un martillo o una maza, en el pecho tenía un terrible tajo que hacía que las entrañas se le salieran, le faltaba un ojo y la nariz, y los escasos dientes que tenía estaban rojos por la sangre y negros por la falta de higiene.

    Rápidamente desenvainé mi mandoble y me puse en posición defensiva, en ese momento el hombre emprendió una veloz carrera hasta mi posición, con un ágil movimiento conseguí esquivar el primer golpe y de un tajo la corte la cabeza, eso era lo único que los paraba.

    -Necrófagos de mierda- Dije mientras jadeaba, por una extraña razón me había olvidado de respirar.

    Limpiándome unas gotas de sangre de la cara me dispuse a buscar supervivientes entre los lobos muertos, mi pequeño guía que se había mantenido oculto durante el combate salió corriendo hacia el claro solo para ver a su madre y hermanos muertos y mutilados, en el fondo, justo donde había estado el necrófago antes de percibir su presencia, había otro cachorro, este era negro como la misma noche y sus ojos eran marrón y gris.

    Saqué una pequeña mochila, metí a los dos cachorros y me dispuse a buscar una posada o pueblo donde comprar algo de leche para los pequeños lobos.

    Me gusta, pero es muy poco lo que escribes... Comparte más cantidad, que entre más tengo para leer más me entretengo jeje. Te invito a que leas algunas de mis citas a Nieve Y Polvo, que no me lee ni Dios.


    _________________
    Pero nadie sabía que tan solo era el principio y origen de una hermosa historia, la historia de los reyes Bullruck e Isnaak, Nieve y Polvo.

    lPokerFace
    Miliciano
    Miliciano

    Mensajes : 60
    Facción : Mi propia facción, el Reino de León

    Re: Un viajero en la oscuridad.

    Mensaje por lPokerFace el Sáb Oct 03, 2015 12:52 am

    Capítulo 2


    Me levanté y me dispuse a volver al camino por donde había venido cuando lo vi, otro necrófago, no, 2, 3, 4, 7, 8...

    Cuando reaccioné ya se contaban por decenas, así que me di la vuelta y me interné en el bosque en busca de un sitio donde perder a los necrófagos, cuando lo oí, los gritos, y no de necrófagos, si no de gente normal y corriente.

    Cambié rápidamente de dirección hacia los gritos, y no tarde en encontrar un pequeño pueblo fortificado con un pobre muro de piedra lleno de musgo y grietas.

    Lo peor estaba por llegar, porque a su alrededor se acumulaban centenas de necrófagos hambrientos, los campesinos se apresuraron a cerrar las puertas, pero no iba a servir de nada, los necrófagos tirarían los muros antes de que los aldeanos se preparase.

    Decidido, entré en el pueblo antes de que las puertas se cerraran, pensando que era un necrófago me tiraron al suelo y un grupo de soldador me apuntaron con sus lanzas.

    ¿Soldados, qué hacían unos soldados en un pueblo internado en bosque? Enseguida me di cuenta, la guerra obligaba a los reyes enviar unos soldados a cada pueblo para que no fueran saqueados tan fácilmente.

    enseguida se dieron cuenta de que no era un necrófago y me ayudaron a levantarme.

    -Debéis atrincheraros- Me apresuré a decir antes de que nadie dijera nada, pero no sirvió para nada, un trozo de muro cayó sobre unos aldeanos que se estaban refugiado, dejando entrar a los necrófagos.

    Antes de que los aldeanos se pudieran levantar los necrófagos se abalanzaron a sus cuellos y se empezaron a alimentar de su carne.

    Des envainé mi mandoble preparado para defenderme cuando el capitán de la guardia dio la orden, y los arqueros, que no me había percatado que estaban ahí, lanzaron una salva de flechas que acertaron a los necrófagos, ninguno murió, solo hizo que los necrófagos se centraran en nosotros.

    Otra salva de flechas voló y acertó a 2 necrófagos en la cabeza, pero eran demasiados, y no paraban de entrar.

    Un necrófago se acercó a mi a gran velocidad, pero antes de que se acercara le rebané la cabeza, pero un segundo necrófago me alcanzó, lo empujé, pero eso no evitó que me mordiera un costado.

    Dolorido, me levante y le di un pisotón a la cabeza del necrófago, aplastándola.

    Volví a mirar al grupo de necrófagos y vi a los soldados luchando valientemente contra los necrófagos, estaban acompañados de unos cuantos aldeanos armados con hachas y escudos que intentaban contener a la marabunta de necrófagos, de repente, los aldeanos mordidos por los necrófagos se levantaron, y rápidamente, atacaron a los soldados por la retaguardia.

    En pocos segundos los hombres empezaron a caer como moscas, levantándose cada poco para nutrir a las filas de los necrófagos.

    Sabiendo que ya no se podía hacer nada por los pobres aldeanos, corrí hasta la otra punta del pueblo, la mordedura dolía como mil demonios.

    Entorpecido por la mordedura, salté por encima del muro y empecé a correr de vuelta a la espesura del bosque.

    Corrí durante varias horas, la mordedura cada vez dolía menos, pero me entorpecía y no me podía mover con agilidad.

    Entonces un extraño olor me inundó, el olor del humo de una hoguera, miré hacia arriba y vi una gran columna de humo subiendo al cielo, era un pueblo.

    Sopesé las posibilidades, cuando los necrófagos mataran a todos los habitantes de la aldea atacada, sin duda irían a por esta, pero podrían curarme y podría comprar leche para los pequeños lobos, así que tenía 2 oportunidades, o seguir el bosque hasta llegar a un ciudad fortificada y con muchos soldados, o refugiarme en el pueblo y curar mis heridas.


    _________________
    "¿Dónde están ahora el caballo y el caballero? ¿Dónde está el cuerno que sonaba?
    ¿Dónde están el yelmo y la coraza, y los luminosos cabellos flotantes?
    ¿Dónde están la mano en las cuerdas del arpa y el fuego rojo encendido?
    ¿Dónde están la primavera y la cosecha y la espiga alta que crece?
    Han pasado como lluvia en la montaña, como un viento en el prado;
    los días han descendido en el oeste en la sombra de detrás de las colinas.
    ¿Quién recogerá el humo de la ardiente madera muerta,
    o verá los años fugitivos que vuelven del mar?"

    -Aragorn, citando un poema de Rohan sobre su fundador, Eorl el Joven.

    "No os diré que no lloreis, porque no todas las lágrimas son amargas"

    -Gandalf

    VikingoMontonero
    Miliciano
    Miliciano

    : : SeamosLibresQueLoDemasNoImportaNada
    Mensajes : 30
    Edad : 18
    Facción : Imperio democratico del sur

    Re: Un viajero en la oscuridad.

    Mensaje por VikingoMontonero el Jue Oct 08, 2015 2:52 am

    Esta rre bueno loco ! Segui asi que vas a ir mejorando cada ves más.


    _________________
    "Y ustedes recojeran mi nombre, y lo llevaran como bandera a la victoria"
    Eva Duarte de Perón

    lPokerFace
    Miliciano
    Miliciano

    Mensajes : 60
    Facción : Mi propia facción, el Reino de León

    Re: Un viajero en la oscuridad.

    Mensaje por lPokerFace el Jue Oct 08, 2015 8:20 pm

    Capítulo 3


    Estaba tranquilamente en el campo de entrenamiento entrenando unos nuevos reclutas.

    -Ser lPokerFace

    -¿Sí?

    -El rey ordena su presencia inmediatamente.

    Extrañado por la orden me dispuse a subir a la torre del rey.

    -¿Me llamaba mi señor?

    -Sí, lPokerFace, quiero que cojas a tu guardia personal y envíes un mensajes a todos los vasallos de las 4 tribus de la hermandad.

    -¿Qué mensaje quiere que envíe?

    -Que se debe realizar un consejo inmediatamente.

    -De acuerdo señor.

    Con ese mensaje no hizo más que extrañarme, hacía mucho que no se realizaba un consejo, y debe de ser muy importante para que las hermandad entera deba acudir.

    Dispuse a mis hombres y les di los pergaminos que me dio el rey antes de partir para que los distribuyeran por todas las tierra de la hermandad.

    Habían pasado casi 2 semanas hasta que apareció el último miembro disponible de la hermandad, el rey ansioso les ordenó y a la sala del consejo, y estuvieron allí por 4 horas, cuando salieron, todos tenían la cara pálida y los ojos perdidos.

    -¿Por qué están así- Le pregunté al rey.

    -Están así porque saben el ejercito que amenaza nuestras tierras.

    -¿No habíamos vencido la guerra?

    -Este enemigo es mucho peor.

    -¿De qué está hablando?

    -Necrófagos, hijo, cientos, miles, atacan nuestras aldeas y ciudades arras arrasándolas, y cada vez son más.

    Había oído hablar de los necrófago, en los cuentos, decían que un malvado nigromante había estado haciendo pruebas con sujetos humanos para crear un virus que hiciera que los muertos lucharan por él, pero habían sido derrotados hace mucho tiempo, durante la llamada "Edad de los Héroes".

    -¿No habían sido derrotados?

    -Al parecer, han vuelto.

    ----------------------------------------------------------------------------

    Capítulo 4


    Había pasado 1 mes desde que el consejo se reunió, los ejércitos de la hermandad y de las tribus aliadas se amontonaban a los alrededores de la ciudad.

    -¿Para qué vamos a necesitar tantos soldado?- Le pregunté a Célion, mi ayudante.

    -Dicen que toda la frontera Norte ha sido tomada, han enviado numerosos espías, pero solo unos pocos ha regresado.

    Yo seguía escéptico con el tema de los necrófagos, además, las relaciones con otras tribus se deterioraban, y había peligro de guerra.

    Las trompetas sonaron, era hora de partir, me subí a mi caballo y salí con mi escolta, los cascos de caballos retumbaban, el polvo se levantaba bajo los pies de la infantería, en total unos 10000 lanceros 30000 espadachines 40000 soldados con hacha 20000 arqueros y otros 20000 caballeros, un ejercito nunca antes visto en estas tierras y por los caminos se unirían más, jinetes libres, mercenarios, y algún vasallos que se nos unirán por el camino.

    Con todo ese ejercito marchamos hacia el norte, las ciudades se quedaron casi vacíos, todos los vasallos habían cogido a casi todo su ejército para esta campaña.

    Habían pasado casi 2 semanas de marcha sin descanso cuando llegamos a una encrucijada de 3 caminos, era de noche, así que montamos el campamento y nos dispusimos a cocinar algo para comer.

    Los vasallos se habían reunido en la tienda del rey, como de costumbre cada noche, nunca nos informaban de nada, y los hombres empezaban a dudar.

    -Vamos a una muerte segura- Dijo un soldado- Dicen que los necrófagos han vuelto, y contra esa fuerza no hay ejército capaz de detenerlo.

    -Calla de una puñetera vez- Dijo uno de los soldados más veteranos- No he servido al rey y luchado múltiples batallas para que un cachorrillo me diga que voy a morir

    Todos echamos una carcajada sonora y el avergonzado "cachorrillo" se marchó de la hoguera para unirse a otra y contar sus mamarrachadas o otros soldados.

    Me levanté del asiento improvisado

    -¿A dónde vas?- Preguntó Célion

    -Pues a echar un meao ¿Quieres verlo?

    Todos se rieron, incluido Célion, zanjado el asunto me interné en el bosque y busqué un lugar con algo de luz para mear...


    _________________
    "¿Dónde están ahora el caballo y el caballero? ¿Dónde está el cuerno que sonaba?
    ¿Dónde están el yelmo y la coraza, y los luminosos cabellos flotantes?
    ¿Dónde están la mano en las cuerdas del arpa y el fuego rojo encendido?
    ¿Dónde están la primavera y la cosecha y la espiga alta que crece?
    Han pasado como lluvia en la montaña, como un viento en el prado;
    los días han descendido en el oeste en la sombra de detrás de las colinas.
    ¿Quién recogerá el humo de la ardiente madera muerta,
    o verá los años fugitivos que vuelven del mar?"

    -Aragorn, citando un poema de Rohan sobre su fundador, Eorl el Joven.

    "No os diré que no lloreis, porque no todas las lágrimas son amargas"

    -Gandalf

    lPokerFace
    Miliciano
    Miliciano

    Mensajes : 60
    Facción : Mi propia facción, el Reino de León

    Re: Un viajero en la oscuridad.

    Mensaje por lPokerFace el Jue Oct 08, 2015 8:21 pm

    Capítulo 5


    Encontré un árbol perfecto para mear, pero cuando estaba terminando escuché un grito, venía del campamento, de repente, como unas fichas de dominó, los gritos fueron haciéndose más y más numerosos.

    Corrí rápidamente hacia el campamento con la espada en la mano, justo a la entrada de una tienda, dos soldados se peleaban con unas 4 personas que se movían de manera torpe y lenta, pero que por más que las lanzas les atravesaban, no morían, ni daban signo de dolor, me lancé decidido a por un campesino un poco más alejado que estaba de espalda, una presa fácil, pero cuando se giró me quedé paralizado por la escena, le faltaba media cara, literalmente, estaba unos metros más a la derecha, junto a un cadáver de un soldado, los sesos estaba completos, y sobresalían de la cabeza.

    Empezó a correr hacia mí, que paralizado por el miedo no me moví, esta a punto de que me alcanzase cuando una flecha voló directo al.. ¿necrófago? Eso no importa, lo importante es que me pude reagrupar e internarme en el campamento, donde los monstruos ya habían penetrado, un gran número de cadáveres se esparcían por el suelo, algunos de fieles soldados, otros de asquerosos monstruos.

    Conseguí llegar con mi grupo de arqueros, Célion me lanzo mi arco y un carcaj, y desde una posición elevada separados de los monstruos por un muro de lanceros y espadachines nos pusimos a disparar.

    Las flechas volaban en todas direcciones, alcanzando a los blancos de lleno, lo que hacía que cayesen, pero al segundo ya se había levantado y había empezado a atacar a nuestros soldados de nuevo.

    Alcancé a un necrófago en la cabeza, lo que le tumbó, y no pareció volverse a levantar.

    -¡Apuntad a la cabeza!

    Mis hombres siguieron mis ordenes y empezaron a atacar a los necrófagos a la cabeza, pero era un objetivo demasiado pequeño, y algunos monstruos iban demasiado rápido, había flechas que impactaban en nuestros propios aliados, dejándoles indefensos ante el hambre insaciable de los monstruos.

    A pesar de todo, las flechas impactaban, y parecía que los monstruos cada vez eran menos, pero entonces, toda esperanza se desvaneció cuando los soldados muertos alrededor nuestro empezaron a levantarse y a atacar a nuestros aliados, que incapaces de atacar a sus compañeros más queridos, iban cayendo 1 a uno nutriendo las filas del enemigo.

    -¡Hay qué encontrar al rey y sacarle de aquí!- Me gritó Célion.

    -¡Al fuerte del rey, corred!

    En cuanto dí la orden, los soldados empezaron a desplazarse hacia donde los generales dormía, posiblemente fuera un lugar seguro, ya que tenía una pequeña empalizada de madera alrededor.

    Corrimos y corrimos, y cuando estábamos cerca, un grupo de soldados vinieron de frente, seguidos por un grupo de 10-20 necrófago, ahora si que estaba seguro de que eran necrófagos.

    -¡Corred joder!- Dijo uno de ellos.

    Disparé una flecha que impacto entre ceja y ceja a un necrófago y corrí entre las tiendas con la espada en la mano, seguido por los soldados que quedaban, seguí por el laberinto de tiendas de campaña hasta que lo vi a lo lejos, la empalizada y las torres de vigilancia, parecía que estaban bajo ataque porque se veían flechas bajar de las torres.

    -¡Corred, ya casi estamos!

    Empezamos a acelerar el paso por el laberinto, mientras por la calle principal veíamos como un gran grupos de guerreros contenía al enemigo absorto en mis pensamientos no presté atención al frente y me dí de bruces con un necrófago.

    -¡Cuidado!- Dijo Célion -¡Disparadle a la cabeza!

    Antes de que se abalanzara sobre mí, el necrófago ya estaba muerto.

    -No hay tiempo que perder, sigamos.

    Tras 2 minutos que se volvieron horas entre las tiendas de campaña lo encontramos, el fuerte central, donde dormían el rey y sus vasallos, y los soldados de más alto rango.

    La marabunta de necrófagos alrededor del fuerte era increíble, fácilmente formaban metro y medio de cabezas de necrófago, la puerta era inaccesible, pero por un lateral solo un par de necrófagos se amontonaban.

    Les abatimos con flechas y corrimos hacia el lateral, uno a uno fuimos subiendo hasta entrar en el fuerte y dirigirnos a las torres para defender la empalizada.

    Los soldados que nos acompañaban fueron a apoyar la puerta para que no cediera, pero no aguantaría mucho.

    en las torres, unos arqueros se amontonaban disparando a los necrófagos.

    -¡Apuntadles a la cabeza!

    Los arqueros me hicieron caso y poco a poco los necrófagos fueron bajando, pero las flechas escaseaban y había que apuntar bien para no perder ninguna.

    La victoria parecía cerca cuando la puerta cedió, no sabemos como, pero lo hizo y un gran número de necrófagos empezaron a entrar en el fuerte, en ese momento vi como el rey, montado en su veloz corcel y con su armadura, abandonaba a sus hombres a su suerte y huía junto con otros cuantos nobles, solo un grupo de vasallos tuvo las agallas de luchar y proteger a sus soldados, pero eran demasiados, ahora, nutridos por nuestros caídos, eran más numerosos, y la línea defensiva caía poco a poco.

    Un grupo de soldados subió a nuestra torre y rompió los escalones.

    -¿¡Qué hacéis!?

    Los soldados no respondieron, parecían agotados y muy asustados, mire por el extremo de la torre y vi como todos nuestros soldados caían para después resucitar, y dejarnos aislados en esa torre.


    _________________
    "¿Dónde están ahora el caballo y el caballero? ¿Dónde está el cuerno que sonaba?
    ¿Dónde están el yelmo y la coraza, y los luminosos cabellos flotantes?
    ¿Dónde están la mano en las cuerdas del arpa y el fuego rojo encendido?
    ¿Dónde están la primavera y la cosecha y la espiga alta que crece?
    Han pasado como lluvia en la montaña, como un viento en el prado;
    los días han descendido en el oeste en la sombra de detrás de las colinas.
    ¿Quién recogerá el humo de la ardiente madera muerta,
    o verá los años fugitivos que vuelven del mar?"

    -Aragorn, citando un poema de Rohan sobre su fundador, Eorl el Joven.

    "No os diré que no lloreis, porque no todas las lágrimas son amargas"

    -Gandalf

    JPrieto1396
    Espadachín
    Espadachín

    Mensajes : 132
    Edad : 20
    Facción : Malakias

    Re: Un viajero en la oscuridad.

    Mensaje por JPrieto1396 el Sáb Oct 10, 2015 5:24 am

    lPokerFace escribió:Capítulo 3


    Estaba tranquilamente en el campo de entrenamiento entrenando unos nuevos reclutas.

    -Ser lPokerFace

    -¿Sí?

    -El rey ordena su presencia inmediatamente.

    Extrañado por la orden me dispuse a subir a la torre del rey.

    -¿Me llamaba mi señor?

    -Sí, lPokerFace, quiero que cojas a tu guardia personal y envíes un mensajes a todos los vasallos de las 4 tribus de la hermandad.

    -¿Qué mensaje quiere que envíe?

    -Que se debe realizar un consejo inmediatamente.

    -De acuerdo señor.

    Con ese mensaje no hizo más que extrañarme, hacía mucho que no se realizaba un consejo, y debe de ser muy importante para que las hermandad entera deba acudir.

    Dispuse a mis hombres y les di los pergaminos que me dio el rey antes de partir para que los distribuyeran por todas las tierra de la hermandad.

    Habían pasado casi 2 semanas hasta que apareció el último miembro disponible de la hermandad, el rey ansioso les ordenó y a la sala del consejo, y estuvieron allí por 4 horas, cuando salieron, todos tenían la cara pálida y los ojos perdidos.

    -¿Por qué están así- Le pregunté al rey.

    -Están así porque saben el ejercito que amenaza nuestras tierras.

    -¿No habíamos vencido la guerra?

    -Este enemigo es mucho peor.

    -¿De qué está hablando?

    -Necrófagos, hijo, cientos, miles, atacan nuestras aldeas y ciudades arras arrasándolas, y cada vez son más.

    Había oído hablar de los necrófago, en los cuentos, decían que un malvado nigromante había estado haciendo pruebas con sujetos humanos para crear un virus que hiciera que los muertos lucharan por él, pero habían sido derrotados hace mucho tiempo, durante la llamada "Edad de los Héroes".

    -¿No habían sido derrotados?

    -Al parecer, han vuelto.

    ----------------------------------------------------------------------------

    Capítulo 4


    Había pasado 1 mes desde que el consejo se reunió, los ejércitos de la hermandad y de las tribus aliadas se amontonaban a los alrededores de la ciudad.

    -¿Para qué vamos a necesitar tantos soldado?- Le pregunté a Célion, mi ayudante.

    -Dicen que toda la frontera Norte ha sido tomada, han enviado numerosos espías, pero solo unos pocos ha regresado.

    Yo seguía escéptico con el tema de los necrófagos, además, las relaciones con otras tribus se deterioraban, y había peligro de guerra.

    Las trompetas sonaron, era hora de partir, me subí a mi caballo y salí con mi escolta, los cascos de caballos retumbaban, el polvo se levantaba bajo los pies de la infantería, en total unos 10000 lanceros 30000 espadachines 40000 soldados con hacha 20000 arqueros y otros 20000 caballeros, un ejercito nunca antes visto en estas tierras y por los caminos se unirían más, jinetes libres, mercenarios, y algún vasallos que se nos unirán por el camino.

    Con todo ese ejercito marchamos hacia el norte, las ciudades se quedaron casi vacíos, todos los vasallos habían cogido a casi todo su ejército para esta campaña.

    Habían pasado casi 2 semanas de marcha sin descanso cuando llegamos a una encrucijada de 3 caminos, era de noche, así que montamos el campamento y nos dispusimos a cocinar algo para comer.

    Los vasallos se habían reunido en la tienda del rey, como de costumbre cada noche, nunca nos informaban de nada, y los hombres empezaban a dudar.

    -Vamos a una muerte segura- Dijo un soldado- Dicen que los necrófagos han vuelto, y contra esa fuerza no hay ejército capaz de detenerlo.

    -Calla de una puñetera vez- Dijo uno de los soldados más veteranos- No he servido al rey y luchado múltiples batallas para que un cachorrillo me diga que voy a morir

    Todos echamos una carcajada sonora y el avergonzado "cachorrillo" se marchó de la hoguera para unirse a otra y contar sus mamarrachadas o otros soldados.

    Me levanté del asiento improvisado

    -¿A dónde vas?- Preguntó Célion

    -Pues a echar un meao ¿Quieres verlo?

    Todos se rieron, incluido Célion, zanjado el asunto me interné en el bosque y busqué un lugar con algo de luz para mear...

    Algunas líneas para mejorar... Estaba tranquilamente en el campo de entrenamiento entrenando unos nuevos reclutas. Queda muy extraño entrenamiento entrenando de seguido.

    El nombre de IPokerFace te saca de la ambientación apenas lo lees.

    -¿Para qué vamos a necesitar tantos soldado?- Le pregunté a Célion, mi ayudante. Quedaría mucho mejor, "Célion, mi escudero.

    El resto está muy bien, algunos clichés bastante notorios como lo de la Edad de los Héroes y otras cosas diminutas, pero esas cosas dan un toque más interesante a la lectura.


    _________________
    Pero nadie sabía que tan solo era el principio y origen de una hermosa historia, la historia de los reyes Bullruck e Isnaak, Nieve y Polvo.

    Contenido patrocinado

    Re: Un viajero en la oscuridad.

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 7:48 am


      Fecha y hora actual: Sáb Dic 03, 2016 7:48 am