Sangre imperial

    Comparte

    El Barón
    Moderador
    Moderador

    Mensajes : 2547
    Facción : Moderador en las sombras.

    Sangre imperial

    Mensaje por El Barón el Vie Jul 25, 2014 5:33 pm


                                                                                            Introducción

                                                                               
    A día de hoy la existencia humana en Tamriel se ve en peligro por las muchas amenazas que se obligada aguantar, las numerosas guerras entre todos ha dejado una visión de sangre y pérdidas por doquier, el último vestigio del firme poder y de la justicia se ve ahogado en un sombrío recuerdo de lo que era, el Imperio había pasado días mejores ahora solo era un tímido jugador que intentaba que sus últimos territorios no se le esfumaran de entre las manos, Skyrim acababa de proclamar su independencia, aunque los nórdicos siempre han sido leales al imperio su devoción a Talos es superior y ante las exigentes condiciones de la Gran Guerra el Imperio exhausto tuvo que aceptar a regañadientes no sin antes presentar la mayor de la resistencia ante el enemigo común del hombre, los Thalmor que hacía tiempo en la gran crisis de Oblivion obtuvieron el poder de la Isla de Estivalia, luego consolidaron su poder orquestando un exitoso golpe de estado en la nación cliente del Imperio, Bosque Valen, dando así a resurgir el Dominio de Aldmer, luego el silencio se apodero durante setenta largos años ese silencio se rompió cuando se aprovecharon del incidente de las dos lunas, Masser y Secunda en el año 98 de la Cuarta Era, los Thalmor se aprovecharon de los khajiitas que necesitaron de unos nuevos salvadores, los thalmor, así en poco tiempo el Imperio perdió Bosque Valen y Elsweyr, para cuando el emperador Tito Mede II se encontró al imperio enfermó que tuvo que luchar con garras y coraje de dragón contra el gran enemigo de la humanidad, pero como sabéis todos esa guerra nos lo quitó todo.


                                                                                 Una vida dura


    Había nacido de una rara unión, mi padre era un veterano legionario que estaba destinado en Páramo del Martillo donde conoció a una guardia roja de la que se enamoro, contradiciendo a todo el mundo se casaron y se mudaron a una pequeña granja donde tuvieron a un hijo de nombre Tito (en honor al nuevo emperador del Imperio) y una niña de nombre Camila en honor a la madre, todo esto en el año 171, justo el año de la Gran Guerra, mi padre nos tuvo que abandonar, aunque se había retirado la llamada a las armas toco su sentido patriótico y se volvió a alistar al ejército imperial, durante todo el transcurso de la guerra, mi madre nos mantuvo protegidos a mi y a Camila en la casa de nuestro tío Valerio otro veterano imperial, uno de los pocos que estuvo de acuerdo en la boda de mi padre, mi tío me enseño a la poca edad todo lo relacionado con las armas, para sorpresa de todos un niño de 4 años (en el año 175) ya sabía empuñar armas de madera y lanzar simples pero dolorosas estocadas, pero una tarde todo cambió, la guerra había acabado pero padre no había llegado, pasaron días, meses hasta que un correo nos informo de su heroica muerte en la reconquista de la ciudad imperial, mi madre hecha pedazos no aguanto toda la presión y una noche todo ocurrió.


    Era una noche fría pero la casa de Valerio era cómoda, se había licenciado con honores y el imperio al igual que a mi padre le concedió tierras que cultivar, mi tío lo aprovechó bien convirtiéndose en un hombre respetado y adinerado pero según lo que investigue mi tío deseaba a mi madre pero que por respeto a mi padre nunca se lo dijo.
    Esa noche después de irnos a la cama, nuestra madre entró en nuestras habitaciones y nos beso en la frente intentado ser lo más sigilosa que pudiera, yo nunca conciliaba el sueño a la primera por lo que me enteré, una vez se fue mi madre a su dormitorio yo fui tras de ella para darle otro beso, he de admitir que en ese tiempo era un pequeño goloso y me pare antes en la cocina, pero después de alimentar a mi pequeño estómago reanude mi viaje, cuando entré en su cuarto, encontré a mi madre subida en un taburete, yo instintivamente la llame:
    -¿Mami?
    -¡Tito no!.-Dijo resbalándose del taburete y quedándose inmóvil levitando.
    -¡Mami!.-Corrí hasta ella intentado subirle los pies, una lágrima me recorrió toda la mejilla, mi tito había entrado quedándose en estado de shock, corrió para levantarla y evitar que se ahogase pero fue demasiado tarde, luego descubrí que se había suicidado.


    Luego de eso mi Valerio intento cuidarnos lo mejor posible, pero un veterano militar nunca es un buen sustituto aunque lo intentase, si la gente decía que las desgracias no venían solas estaban errando, Valerio era un seguidor de Talos y muy envidiado por las malas gentes, una advertencia a los Thalmor lo llevaron hasta él, fue condenado a morir en la horca, para nuestra desgracia no teníamos a nadie, las tierras de mi tío fueron regaladas a los que le traicionaron y yo tenía que cuidar de una niña sin ningún septim encima.












    Espero que les guste, comenten y opinen!


    _________________
    El trabajo hecho a gusto no cansa jamás.
    Por cierto si eres de los que comprar juegos por internet y encima eres una persona caricativa compra en G2A, un sitio totalmente seguro, y si encima quieres ayudar a este viejo Barón, dadle a este link https://www.g2a.com/r/elbaron y luego comprad sin miedo. .

    Hitlands Silver Sword
    Moderador
    Moderador

    : : Wreeergh!
    Mensajes : 1129
    Facción : Neutral. (Hitlands )

    Re: Sangre imperial

    Mensaje por Hitlands Silver Sword el Sáb Jul 26, 2014 12:07 am

    Me parece bastante durillo la verdad...pero estar, está bien...  study 


    _________________
    Las espadas y las hachas solo sirven para matar decían.
    Nos enseñaron que el bien y el mal siempre estarán en guerra...
    Una historia narrada por un héroe benévolo a punto de morir,
    es algo que puede hacerte pensar en lo anterior.
    Una leyenda la cual él era el más débil,
    tal vez haga del mal algo decente
    y de una espada un escudo.

    Neomythology.
    Sin duda una saga que abrirá tu mente.
           (Sigo trabajando en la obra)

    El Barón
    Moderador
    Moderador

    Mensajes : 2547
    Facción : Moderador en las sombras.

    Re: Sangre imperial

    Mensaje por El Barón el Sáb Jul 26, 2014 12:13 am

    Ha si son las cosas para un imperial!


    _________________
    El trabajo hecho a gusto no cansa jamás.
    Por cierto si eres de los que comprar juegos por internet y encima eres una persona caricativa compra en G2A, un sitio totalmente seguro, y si encima quieres ayudar a este viejo Barón, dadle a este link https://www.g2a.com/r/elbaron y luego comprad sin miedo. .

    Sergivs5
    Hombre de armas
    Hombre de armas

    Mensajes : 889
    Facción : Rhodok

    Re: Sangre imperial

    Mensaje por Sergivs5 el Sáb Jul 26, 2014 1:05 am

    +rep  :good: 


    _________________
    Únete a la comunidad de Paradox Interactive de Alta Estrategia en español:

    (click en la imagen)

    Firma:


    Gabrielxc9
    Espadachín
    Espadachín

    Mensajes : 205
    Edad : 18
    Facción : Imperio de Gabrielxc9

    Re: Sangre imperial

    Mensaje por Gabrielxc9 el Sáb Jul 26, 2014 3:52 am

    Impresionante, ya estoy ansioso de ver el próximo capítulo.  :good:

    El Barón
    Moderador
    Moderador

    Mensajes : 2547
    Facción : Moderador en las sombras.

    Re: Sangre imperial

    Mensaje por El Barón el Dom Jul 27, 2014 2:09 pm

      Arr basado en el juego de The Elder Scrolls V:Skyrim






                                                                                    Una vida difícil.

    Lo habíamos perdido todo, la familia y el dinero, ahora tenía que cuidar de una niña  solo teniendo 6 años (año 177), pensé en acudir a los vecinos que en antaño nos trataron bien, pero todas las puertas estaban cerradas por temor a represalias, sin embargo conseguimos que nos dieran comida y dinero, cogí a Camila y me la lleve a la ciudad donde intentaría buscar refugio.
    Estuvimos andando durante horas antes que en medio de ese camino desierto encontramos una pequeña posada, una joven estaba barriendo las escaleras disfrutando de aquella tarde soleada, luego salió un hombre corpulento pero no muy alto, le dio un beso en la mejilla a la joven y se fue dirección a la ciudad, estabamos agotados por lo que decidí entrar y descansar un poco.


    Cuando entré con mi hermana pude observar la decadencia que había llevado la Guerra a todos los lados, la posada estaba desierta a excepción de un tullido que estaba sentado en un esquina mirando su jarra vacía.
    Me moví hasta el mostrador donde la joven estaba limpiando unas jarras, cuando nos vio se quedó con una cara sorprendida, miro a todos los lados de la vacía posada y se acercó a nosotros.
    -¿Que hacen dos niños tan pequeños en una posada solos?.-Preguntó empezando un interrogatorio
    -No somos pequeños, yo soy Tito, y tengo 6 años, ella es Camila y tiene 4.-Dije mientras Camila le respondía con un saludo de manos.
    -Vale, vale lo siento Tito, y encantado de conocerla señora Camila, ¿y vuestros padres?
    -No es de tu asunto, queremos descansar.
    -Ajá, y supongo que tendréis con que pagarme ¿no?
    -Si...-Dijé mirando la pequeña bolsa de septim que no llegaban ni a 20
    -La habitación son 15 septim
    -¿15 septim?¡Eso es demasiado!
    -Vale Tito, hagamos una cosa, yo te doy la habitación y tu me cuentas tu historia ¿vale?
    Me quede pensandolo, aquella joven se había portado bien y no parecía que nos quisiera delatar, pero corríamos el riesgo, mi cansancio hablo por mi y dije un si instintivamente.
    Después de un largo tiempo, la joven de nombre Sayma, ella estuvo callada durante le contaba nuestra historia, su cara estaba paralizada.
    -Y esa es nuestra historia Sayma.
    -Ehm... yo.. ¿habéis venido hasta aquí solos? Pobrecillos, os podréis quedar todo lo que queráis, hablaré con Avidio mi padre, os dejó descansar.


    Pasaron las horas, Camila y yo caímos en el sueño nada más subirnos a la cama, me desperté con algo de hambre, abrí la puerta, el ambiente de la posada había cambiado totalmente, la gente empezaba a llegar y a pedir comida, Sayma no daba a basto, empece a ayudarla después de su segunda caída, la primera fue graciosa pero la segunda ya me dio lástima, ninguna persona se levantó a ayudarla, todos iban aquí para olvidar sus propias penumbras bajo litros de vino y cerveza, al final del día habíamos acabado con todo, incluso me gane unas propinas de los clientes, unos 5 septim en total.
    Al final del día acabe en la cama con Camila, cansado, pero el sonido de la puerta me despertó la curiosidad y me dirigí a ver quien era.
    Era el mismo hombre que se había ido por la mañana dirección a la ciudad, debería ser su padre, luego Sayma empezó a hablarle, no pude oirlo todo pero sabía que era sobre nosotros, el hombre miró nuestra habitación donde yo miraba por la cerradura, se acercaron un poco y conseguí escuchar un trozo de la conversación:
    -Cariño, no podemos mantener a 2 niños, ya me cuesta mantener este sitio.
    -Pero padre, el niño podría trabajar por la hermana a cambio de comida y alojo nada más.
    -Sayma.-Dijo muy serio.-Solo podemos mantener a uno más, el trato que iba a hacer no ha salido tan bien como creía, no quiero que rechistes ya bastante es duro para mí, por la mañana uno de los niños se tendrá que ir, y si es cierto lo que dicen, no me gustaría encontrarme con agentes thalmor merodeando por aquí.
    Lo comprendí todo, debería irme para que mi hermana pudiera estar, la mire dormir en la cama, como antaño en nuestra casa,  le bese como nuestra madre hacía en la frente, recogí todo, mi dinero y comida, también cogí un pequeño cuchillo por si hacía falta, luego cuando Sayma y su padre se acostaron, me marché rumbo a la ciudad, donde un personaje muy peculiar me estaba esperando.
    Estuve horas caminando, llegue junto al amanecer a la gran ciudad que se veía que aún no se había recuperado de los estragos de las Gran Guerra, la ciudad estaba en tiempo de reparación, los albañiles de toda la comarca llegaban para prestar sus servicios y reparar esa ciudad a cambio de dinero.

    Seguí caminando por las calles donde una marea de gente se mezclaba, comerciantes,soldados,prostitutas, un empujón me hizo volver al mundo solo para darme cuenta de que me habían robado la bolsa con el dinero, un chiquillo un poco mayor se esfumaba entre la gente, intente pillarlo, cuando salí de ese alboroto de gente seguí su pista hasta unos callejones oscuros, me escondí detrás de la pared para ver como ese ladrón era golpeado por 2 niños más grandes, de 15 o 16 años cada uno, cogieron mi bolsa y se fueron dejando al ladrón tirado en el suelo, yo me acerque y lo primero que hice fue empezar a darle patadas al muchacho, estaba furioso por todo, la muerte de mi padre y madre y la Valeria, el abandono a Camila, el robo... todo explotó en un sentimiento de furia que se desahogó a base de fuertes patadas al ladrón, al final unos guardias presenciaron el acto por una advertencia de una vecina, lo que hice fue correr como nunca lo había hecho, ahora empezaba mi vida en aquella miserable y asquerosa ciudad.



    _________________
    El trabajo hecho a gusto no cansa jamás.
    Por cierto si eres de los que comprar juegos por internet y encima eres una persona caricativa compra en G2A, un sitio totalmente seguro, y si encima quieres ayudar a este viejo Barón, dadle a este link https://www.g2a.com/r/elbaron y luego comprad sin miedo. .

    garfielz77
    Miliciano
    Miliciano

    Mensajes : 76
    Edad : 39
    Facción : Reino del Norte

    Re: Sangre imperial

    Mensaje por garfielz77 el Lun Jul 28, 2014 8:34 pm

    Que inicios tan duros. A ver si tienen un poco de suerte y encuentran gente mas hospitalaria.


    _________________

    El Barón
    Moderador
    Moderador

    Mensajes : 2547
    Facción : Moderador en las sombras.

    Re: Sangre imperial

    Mensaje por El Barón el Mar Jul 29, 2014 7:00 pm


                                                                  Un comienzo difícil.







    Habían pasado 6 años desde que llegué a aquella ciudad de ladrones y prostitutas, estábamos en el año 183, ahora tenía 12 años, había conseguido sobrevivir a base de ser un pícaro como la mayoría de los niños de la ciudad, robaba, mentía e incluso chantajeaba a los eslabones más débiles de la ciudad, no me sentía orgulloso pero era lo único que me llenaba la barriga cada noche, pero esto tenía sus peligros, rivales y la guardia me seguían el rastro, me tragué unas cuantas palizas, pero al final aprendí a defenderme con los puños, encontré a un khajiita que me enseño todo lo que sabía en el arte de la defensa y ataque a cambio de darle un frasco de skooma (un tipo de droga que para mi gusto era un desperdicio), conseguí hacerme un nombre y pasé de los robos a las peleas nocturnas que el señor Tiberio organizaba en la bodega de su casa, conseguí el apodo del "Mestizo" me llene los bolsillos de oro pero toda gloria se acababa en esa sucia ciudad, un día me toco luchar contra un chaval mayor que yo, unos 17 o 18 años tendría, aquí la edad no importaba solo los septim.
    Mi rival era conocido como "El lobo del Norte" claramente era un nórdico, hijo de un legionario imperial de camino a su patria, yo creí que los nórdicos eran mucho músculo pero poca cabeza, esa noche los Siete me desmostraron que no era así.

    Nada más comenzar el combate el muchacho se abalanzo sobre mi, yo hábilmente lo esquive y empece a soltar rápidos puñetazos tal y como me había entrenado el khajiita, parecía que lo tenía todo ganado, le dí un golpe que lo tiro al suelo, creyendo de mi rápida victoria fui a comprobar su estado, antes de tocarle se levantó y me arrojó arena a los ojos, claramente quede ciego, cuando recobré la vista el nórdico me tenía agarrado un brazo por lo que no podía salir, empezó a soltarme puñetazo tras puñetazo hasta que caí al suelo mi cabeza abandonaba el ya hundido barco, miraba al público que ya empezaba a brindar de saltos por su ganada apuesta o tirarse del pelo por su fallida inversión, entre ellos encontré a un personaje peculiar, un humano, calvo y con una barba de unas semanas me miraba fijamente, sus labios se movían, intente averiguar que decía, creí entender una parte de una frase:
    -Vamos, no te vengas abajo, tu puedes.

    Estaba claro que mi cabeza me estaba pasando factura de esos golpes, aún no se como conseguí volver a levantarme, la mayoría de gente aún seguía en la arena y se sorprendieron al ver al joven muchacho levantarse, el nórdico se dio la espalda para encontrarse como una patada se chocaba con sus partes más íntimas, el joven se tiró al suelo redondo, unas lágrimas le recorrían la mejilla al igual que intentaba tomar aire cosa es vano.
    Aún habiendo derribado al nórdico mi cuerpo estaba destrozado y no tarde mucho en desplumarme yo también contra el suelo, ahora todos la gente discutía para ver quien había ganado, se montó una gran pelea, yo sentí como alguien me llevaba pero mi cabeza se fue y perdí el conocimiento.

    Me desperté en una pequeña habitación de madera, estaba acostado sobre una pequeña cama con una almohada más dura que una piedra, me levante como pude, aun sentía los puñetazos del nórdico por todo mi cuerpo, escuché voces y  en vez de abrir la puerta mire por la cerradura, había un hombre y una mujer, el hombre se parecía bastante al de la arena y la mujer no la había visto nunca, tendría que tener 30 años, era rubia con unos ojos de color azul, tuve que parar de ver por la cerradura pues aún no se como se percató de mi espionaje.

    -Deja de espiar mocoso y sal que te vea.
    ¿Como diablos lo sabía? Parecía una diosa que todo lo veía, me arreglé todo lo que pude y me lave un poco la cara, salí de la habitación mirando fijamente a los ojos a mis huéspedes.
    La mujer parecía extrañada, miraba al hombre a los ojos y luego me devolvía la mirada.
    -¿Él?.-Dijo tan extrañada al igual que yo.
    -Si, lo presiento.
    -¿Al igual que la última vez eh? No me gustaría otro chaval muerto por tu culpa.

    ¿Otro muerto? No me había gustado lo que había dicho, mire rápidamente la casa, teníamos que estar en un sótano pues no había ventanas, solo una escalera, fui rodeando poco a poco a los dos desconocidos mientras estos discutían, no preste nada de atención a su conversación, cuando me miraron salí corriendo hacía las escaleras, la mujer me siguió mientras el hombre se quedo quieto mirando a la escalera, cuando volví la vista a la puerta el hombre estaba allí, del mismo susto corrí para abajo atropellando a la mujer que cayó conmigo a la par, seguí corriendo y volví al dormitorio solo para comprobar que estaba cerrado y no podía entrar, la mujer se había levantado y parecía un orco que no había comido nada desde hace semanas, lanzó una especia de rugido amenazador y se tiró hacía hacía mi dirección, claramente estaba contusionada por el golpe y la pude esquivar fácilmente, ella se encontró con la puerta la cuál desmontó, al darme la vuelta me encontré con el hombre que me cogió los hombres y no se como, mi cuerpo se tranquilizó de una manera extraña, me senté en una silla, la mujer se había reincorporado pero para mi salvación el hombre me protegió y mando a la mujer arriba, el hombre se acercó y me ofreció un vaso de agua que acepte con desconfianza pero mi garganta sedienta de aquella persecución la pedía a gritos, el hombre alzó la mano y una silla que estaba al otro extremo de la sala se acercó y se sentó.

    -Tranquilo muchacho, no quiero hacerte daño, pido disculpas por el comportamiento de mi compañera Ari, es una nórdica un poco falta de tactos con los niños como tú.

    -No soy un niño.-Dije al mismo tiempo que la tranquilidad que momentos antes me había inundado el cuerpo desaparecía a pasos gigantes.

    -Claro,claro, lo que tu digas, solo tienes que saber que conmigo no debes tener miedo.-Dijo mientras me tendía una bandeja con unos dulces, que claramente rechace.

    -Y si no tengo que tener miedo, ¿por que debería confiar en una persona que ha matado niños?.

    -Esos niños ya sabían lo que pasaría si la cosa iba mal, ellos decidieron ese camino y yo se lo preparé.-Dijo volviendo a insistir con los dulces, pero mi rechazó seguía siendo el mismo.

    -¿Y que camino es ese si se puede saber?.

    -El camino de la magia, joven aprendiz.


    _________________
    El trabajo hecho a gusto no cansa jamás.
    Por cierto si eres de los que comprar juegos por internet y encima eres una persona caricativa compra en G2A, un sitio totalmente seguro, y si encima quieres ayudar a este viejo Barón, dadle a este link https://www.g2a.com/r/elbaron y luego comprad sin miedo. .

    El Barón
    Moderador
    Moderador

    Mensajes : 2547
    Facción : Moderador en las sombras.

    Re: Sangre imperial

    Mensaje por El Barón el Dom Ago 03, 2014 3:14 pm

    La prueba




    ¿Magia? ¿Qué magia? En mi familia nunca habido magia recorriendo nuestra sangre al menos que yo supiera , el mago de nombre aún desconocido me ofreció un trato, tenía que pasar la prueba para demostrar si poseía dotes mágicos, según él la prueba consistía en un aislamiento total sin comida ni agua, el instinto reviviría la magia que según él, todos tenemos en nuestro interior, al 7 día mis dotes mágicas se revelarían, después de esta prueba él me enseñaría todos sus conocimientos de la magia.
    Estuve dando vueltas al asunto, ser un mago poderoso no estaba mal, quien sabe, a lo mejor en un día futuro me convertía en el líder de un grupo de magos que estuvieran a mis órdenes, al final acepte, antes de encerrarme me dio a elegir, comerme un rico pollo con todo lo que incluía, o me daba un trago de una pequeña copa que contenía agua, la elección era complicada, ¿comida o agua? el pollo se veía delicioso y mi barriga lo llamaba a gritos, pero mi garganta hacía lo mismo por la pequeña copa de agua, al final decidí por el agua, me guarde todo el agua que pude en la boca para poder suministrarlo durante la prueba.

    El mago me encerró en una biblioteca del piso de arriba, había una copa en la que guarde el agua para guardarla, 7 días aquí solo con un gran número de libros, aunque mi comprensión lectora había disminuido con el paso de los años, aún me acordaba de las lecciones de madre, cogí un libro grande que se titulaba:"Historia del Imperio, tomo I", por lo menos había 4 libros que continuaban el primero, me acerque a una vela la cual seguía encendida y empece a leer la historia del antaño poderoso Imperio.

    Pasaron varios días, había acabado ya todos los libros de la historia del imperio, una vez terminada mi lectura de forma inmediata mi barriga y garganta se sumaron en una protesta conjunta por su pésimas condiciones, bebí un pequeño sorbito de la copa de agua, aún quedaba bastante para seguir racionando, pero mi barriga no veía que la sed fuera eliminada y el hambre no, durante el resto del tiempo no paro de soltarme fieros rugidos como muestra de su protesta.

    Pregunte a la puerta (pues sabía que había alguien detrás) cuanto tiempo me quedaba, y una voz fuerte y con cierto toque de enfado me contesto:
    -4 días mocoso.
    Estaba claro que la voz era de Ari, aun seguía enfadada.
    -Venga no te enfades Ari, si quieres podemos seguir siendo amigos, parece que tu nunca has tenido ninguno.-Dije ilusionado al entablar una conversación con alguien.
    -Calla, reserva fuerzas o te morirás como los otros muchachos.
    -La cosa es que yo no soy como otros muchachos.
    -¿Asi? ¿Y en que te diferencias de un nórdico o un orco?
    -Que soy mitad imperial y mitad guardia rojo, tengo la inteligencia de uno y el aguante y fuerza del otro, en las peleas me llamaban el "Mestizo"
    -Pues veremos cuanto aguanta el Mestizo durante 4 días sin comer ni beber.-Dijo a la vez que se escuchó una 3 voz que no supe identificar, pero que seguro que prohibió que la conversación siguiese.

    Siguieron pasando los días, mi cuerpo debilitado no podía aguantar mucho más, según mis cálculos quedaba un día, pero no se si aguantaría mi boca estaba seca como un desierto y los rugidos de mi barriga cada vez se asimilaban más a los poderosos rugidos de un gato sable o un oso incluso de un dragón (aunque solo fueran una leyenda ) me los imaginaba surcando el cielo, siendo los señores de todo  hasta que en un día la gente se levantó y usando su voz los expulsó a base de sangre y fuego.

    Mi mente estaba a punto de despedirse de mi cuerpo cuando oí una voz en la puerta, me arrastré como pude hasta la puerta para oír una conversación.
    -Parece que no pasará de esta noche, ¿no deberíamos sacarlo? aunque no sea un sucesor podría ser un hábil guerrero.
    -No...  bastantes guerreros ha habido ya, lo que necesito es un mago.
    -¿Pero como sabes que tiene magia en sus venas?
    -¿Que abuelo no sabría que su nieto tiene magia en sus venas?
    Un pequeño silencio se hizo, la primera voz después de un momento meditando siguió la conversación.
    -¿Como que tu nieto?¿Le haces pasar esta tortura a tu propia sangre?
    -Vallamos por partes Ari, no sabía hasta hace unos días quien era este muchacho, sospeche cuando lo encontré luchando en la arena, luchaba con la misma valentía que su madre, mi hija.
    -Pero.... si el muchacho dice que es imperial y guardia rojo, y tu eres bretón, ¿cómo?
    -Me enamore de una guardia roja en mi viaje espiritual, al poco de conocernos se quedo embarazada, para mi desgracia su padre no era simpatizante de los magos... me engañó, me hizo creer que haría las paces, pero lo único que hizo fue secuestrarme y encerrarme en un viejo sótano con una barrera anti-magia, el día que nació mi hija, el me la presentó para luego separarla de mí, me dieron una paliza de muerte, si no llega a ser por una sirviente que me dio una poción no estaría aquí hoy, mi amada murió en el parto, y partí con el corazón roto para recuperar a mi hija.
    -¿Y que hiciste luego?.-Preguntó Ari la cuál estaba metida hasta el final con la trágica historia.
    -Claramente perseguí a mi suegro, cuando lo pillé, estaba rodeado por una multitud de fanáticos, en sus brazos estaba mi hija, no me enorgullezco de lo que hice esa noche helada en aquel pueblo, no quedo ninguno vivo, mi suegro seguía sujetándola aún muerto después de lanzarle una estaca de hielo en la cabeza, cuando recobré el sentido no podía creer lo que había hecho, de vuelta a Páramo del Martillo deje al cuidado de mi hija a una familia modesta.
    -Una desgracia, pero eso no explica como conocisteis a su padre.
    -En la guerra, era un sanador intentando reparar los errores del pasado, no sabía quién era ese valiente capitán imperial, pero llevaba encima el mismo colgante que le di a mi hija, el me contó como su esposa se lo dio antes de partir a la guerra, el hombre se veía buena persona, era valiente y generoso con sus hombres, sus numerosas cicatrices demostraban que era un hombre de armas tomar.
    Pero en el año 174, la cosa cambió, la guerra la perdíamos, aunque podía haber ido peor, pero la toma de la ciudad imperial fue la gota que colmo el vaso, estábamos destinados a la Legión VIII, nuestra misión, proteger la retaguardia en los muros de la ciudad, mientras el emperador abría paso con una espada en una mano y en otra un escudo, por desgracia, nosotros estábamos rodeados, muchos habían muerto, solo quedábamos unos pocos, nos refugiamos en una casa, yo, el capitán y 3 o 4 soldados, pero los thalmor estaban buscando casa por casa a todo imperial, solo el capitán estaba suficientemente capaz para luchar, encontramos una salida trasera, pero los elfos estaban entrando ya, fue su sacrificio lo que nos salvo, aún puedo recordarlo.

                                              Batalla por la ciudad imperial.
    -¡Mierda estamos rodeados!.-Dijo un soldado herido en la pierna.
    -¡Rápido, entrad en la casa!.-Señalaba el capitán de nombre Martín como el antiguo salvador del imperio.

    La escasa compañía entró en la casa, un veterano capitán junto a un sanador algo mayor, y tras ellos  4 soldados malheridos que seguían las órdenes a ciegas de su capitán. Entraron en la vacía ciudad, y empezaron a bloquear las entradas, se podía ver por la ventana una compañía de entre 30 o 40 elfos buscando a imperiales, los desgraciados que se topaban en su camino era asesinados brutalmente cosa que no permitiría aquel capitán, uno de aquellos soldados encontró una trampilla que daba a las cloacas de la ciudad, pero los elfos estaban ya muy cerca y seguro que los seguirían, alguien debía pararlos por un pequeño tiempo, Martín miro a sus hombres y les dedicó unas emotivas y cortas palabras.
    -Ha sido un placer señores, los Siete me esperan allí arriba, ustedes aún tienen una misión que cumplir, salgan de aquí y vuelvan a luchar otro día.
    -¡Pe.!.
    La súplica de los soldados fue callada por la mirada de su capitán, los hombres le hicieron caso, uno de ellos se acerco a su capitán y lo abrazó con lágrimas en el rostro.

    Martín espero a que los soldados se fueran, el sanador se quedó y le miró a los ojos.
    -Sabes mi historia, toma este collar, lleveselo a mi mujer, ya sabes donde vive.-Dijo Martín, dando su preciado colgante al sanador, este le miro y afirmo con la cabeza y se fue siguiendo a los malheridos soldados.

    Martín salio de la casa, su viejo escudo y espada le acompañaban en su última pelea, los thalmor se asombraron, el mago que los dirigía reconoció su valor ante sus hombres.
    -¡Elfos, hoy veremos al único imperial que da la cara!¡Que se entere de quién estaba aquí antes!
    Cuatro elfos se abalanzaron sobre Martín, el primero recibió una patada en el escudo que lo derribó, Martín lanzó su escudo contra la garganta del elfo que saltó con un chorro de sangre, luego tuvo que parar unas cuantas estocadas de los elfos, se protegió con su escudo, y lanzó un corte profundo por debajo del escudo a la pierna del elfo que cayó al suelo, el mago estaba avergonzado de la masacre que se producía, harto de ver la incompetencia de sus hombres, lanzó una bola de fuego, Martín esquivó una ultima estocada de un elfo, le dio una patada y lo agarró por detrás para ver como la bola de fuego explotaba en el cuerpo del elfo estallando en un amasijo de carne, Martín salió expulsado por la onda expansiva pero sin heridas graves, una nueva embestida de elfos, cuando intento levantarse una flecha élfica se incrusto en su rodilla, aún así tuvo suficiente resistencia para matar a 2 elfos más hasta que otra flecha se le clavó en el pecho, tirado en el suelo los thalmor le rodearon sin hacerle nada, el mago se acerco a Martín para mirarle con asombro de su resistencia, aún seguía vivo, parecía que el imperial decía algo pero no llegaba a escucharle, la curiosidad mato al thalmor, cuando se acerco a oír lo que decía, Martín saco una daga de su cinturón imperial y se la clavo de la barbilla del elfo llegando a la boca, los elfos se quedaron un momento parados hasta que su ira en forma de puñaladas sacudió a Martín hasta la muerte.

    -Eh espera, ¿como vistes eso si ya te habías ido con los soldados por el pasadizo?
    -Volví para luchar con él, pero no pude, cuando lo mataron volví al pasadizo no sin antes quemar la casa para que no persiguiera, fue una de las cosas que me quito el sueño para siempre.

    La conversación entre el mago y Ari se paró al oír un gran ajetreo desde la habitación de Tito, cuando entraron vieron todas las estanterías en el suelo y todo destrozado, al fin la magia del muchacho había salido a la luz casi antes de que el hambre y la falta de agua lo mataran.


    _________________
    El trabajo hecho a gusto no cansa jamás.
    Por cierto si eres de los que comprar juegos por internet y encima eres una persona caricativa compra en G2A, un sitio totalmente seguro, y si encima quieres ayudar a este viejo Barón, dadle a este link https://www.g2a.com/r/elbaron y luego comprad sin miedo. .

    Neodrako
    Usuario VIP
    Usuario VIP

    Mensajes : 4406
    Edad : 33
    Facción : Gran Polonia

    Re: Sangre imperial

    Mensaje por Neodrako el Dom Ago 03, 2014 6:13 pm

    La saga continua y con esta una muestra mas de la gran vocación de sir agmar a la hora de crear.

    Todo un deleite leerlo y ver como se desenvuelve creando tramas y hilo argumental,  :good: 


    _________________
    Prefiero vivir un dia como lechón que 100 años como cordero

    Guias de los Mount and Blade
    Spoiler:

    El Barón
    Moderador
    Moderador

    Mensajes : 2547
    Facción : Moderador en las sombras.

    Re: Sangre imperial

    Mensaje por El Barón el Dom Ago 03, 2014 6:57 pm

    ¡Me alegro mucho de que te guste Neo! Siguiendo por el camina aún queda mucho para que el joven Tito llegue a Skyrim y nos cuente su vida !



    _________________
    El trabajo hecho a gusto no cansa jamás.
    Por cierto si eres de los que comprar juegos por internet y encima eres una persona caricativa compra en G2A, un sitio totalmente seguro, y si encima quieres ayudar a este viejo Barón, dadle a este link https://www.g2a.com/r/elbaron y luego comprad sin miedo. .

    El Barón
    Moderador
    Moderador

    Mensajes : 2547
    Facción : Moderador en las sombras.

    Re: Sangre imperial

    Mensaje por El Barón el Miér Ago 27, 2014 6:15 pm

    Un duro entrenamiento

    Habían pasado ya 4 años desde que pase la prueba, durante ese tiempo he estuve leyendo toda clase de libros, aprendí idiomas etc...
    Me desperté en una habitación donde la luz entraba por doquier por varias ventanas que tenía, también una mesa repleta de toda clase de comida (pato,pan,cereales,leche,pudin...) desprendieron un olor que me devolvió a la vida solo para darme un festín de dioses, empece con los cereales y la leche los cuales soportaron toda mi feroz carga, el pudin fue el siguiente, era de pescado (cosa que no me animaba mucho) pero mi estómago no hacía muesca, mis manos que hasta pocos segundos estaban decentes se adentraron en el pudin para llevarlo directamente a mi boca, una vez terminado, el pato asado me miro con miedo al ver mi ferocidad con sus compañeros comestibles, arranque una pata y me la lleve a la boca justo en el momento en el que la puerta se abría y Ari entraba, pude reconocer una pequeña sonrisa en su cara que tapaba con su típica cara de disgusto, mire la pata del pato y se la ofrecí, no se si sería que el pato no fuese su plato favorito o ver semejante escena.


    -¡Quita sus sucias manos!¡Venga te tienes que dar un baño, hoy empieza tu entrenamiento mocoso!
    Introduje lentamente la pata de pato en mi boca, pero Ari no se lo tomo muy bien, me cogió de la camisa y me levantó llevándome hasta la bañera, me quede pasmado ante la fuerza bruta de la nórdica, Ari parecía que no tenía mucho tiempo y empezó a recriminarme.
    -¿¡Que diablos miras mocosos?!¡Al agua, rápido!
    Seguí mirándola con asombro y empece a desabrocharme los botones de la camisa, pero Ari seguía allí.
    -¿Acaso vas a quedarte a ver como me desnudo Ari, en serio te gustan tan jóvenes?.-Dije mientras salia a la luz mi pequeña sonrisa juvenil.


    Ari se calló y salió dando un portazo, termine de desnudarme y me metí en la bañera, el agua estaba temblada pero se estaba cómodo allí, podía oír las quejas de Ari desde kilómetros, me frote con una esponja y me saque toda la suciedad de mi cuerpo, al cabo de un rato salí de la bañera y me vestí con unas ropas que habían dejado, unos pantalones ligeros, una camiseta de lino roja y un jubón de cuero rojo y negro, por último unas botas negras, una vez vestido me mire al espejo complacido con mi nueva imagen, salí del cuarto para encontrarme un panorama totalmente distinto, en la larga mesa, estaban sentados alrededor de ella un gran número de personas, pude distinguir a Ari y a mi presunto abuelo, luego había un por lo menos 3 orcos, 2 guardias rojos, 1 bosmer, 2 elfos oscuros, y mi nórdica favorita Ari, además de un khajiita, Ari me hizo un gesto de que me sentara, lo hice un poco atemorizado, me toco al lado de los orcos y no tenían buena cara, pero me calle y puse la mejor cara que pude, luego, mi abuelo de nombre Pierric se levantó, todos los demás lo imitaron y posaron su mirada sobre mí, ¿habría hecho algo malo? Esto no me gustaba mucho, pero mis inquietudes desaparecieron cuando Pierric empezó a hablar.


    -Joven Tito, tu entrenamiento en las tareas del conocimiento han terminado, ahora comienzas un nuevo entrenamiento que te llevará por senderos duros donde el débil no puede adentrarse ¿quieres continuar?
    -Ehm.... si ¿com.-Antes de terminar mi pregunta Pierric continuó
    -Esta bien, ahora tendrás que elegir a tus maestros en las artes del combate,disparo,sigilo y magia, estas personas han jurado enseñarte y protegerte, es tu tarea escoger a 4 de ellos para tu entrenamiento en Páramo del Martillo.
    -¿Páramo del Martillo? ¿Por que no aquí?
    -No podemos correr ese riesgo, elige ahora, el tiempo apremia.
    Me levante de la silla y empece a andar lentamente sobre aquellos hombres y mujeres, primero escogería a los tutores de disparo,sigilo y magia, empece a acercarme al único bosmer que había, era una mujer de ojos rojos preciosa, mire a Pierric y el la miro a ella, se levanto y salio de la casa, seguí buscando un tutor para el sigilo, sin dudarlo escogí a khajiita, luego en la magia mire a mi abuelo pero este me miro negando la cabeza, no pregunte por que, seguí buscando y me pare entre los elfos oscuros, me decante por el más joven aunque nunca me cayeran en gracia los elfos oscuros tuve un buen presentimiento, por último me tocaba disfrutar un poco, Ari no había parado de mirarme, creía que no la elegiría, me fui con los orcos y me quede un buen rato mirando sus caras, Ari se entristeció aunque intento disimularlo no lo bastante bien para que no la pillase, mire a Pierric y seguido a Ari, Pierric la miro pero Ari seguía mirando al suelo.


    -Ari, Tito te ha elegido vete a fuera.
    El rostro de Ari cambio completamente, note cierta alegría pero no pude pues se marcho rápidamente, Pierric se levantó y se dirigió ami, me abrazo y me dijo al oído.
    -Se fuerte, este mundo te necesita Dova.


    ¿Que diablos significaba eso?No lo pregunte y salí de la casa, estábamos en plena ciudad imperial, fuera hacía un día destrozado, una fuerte lluvia y el barro era infernal, todos mis tutores me esperaban ya montados en sus caballos, monte con ciertos problemas, nunca había montado un caballo, pero aquel viaje me enseñaría todo lo que tuviera que aprender, salimos de la ciudad imperial con destino a Páramo del Martillo donde mi entrenamiento me esperaba.



    _________________
    El trabajo hecho a gusto no cansa jamás.
    Por cierto si eres de los que comprar juegos por internet y encima eres una persona caricativa compra en G2A, un sitio totalmente seguro, y si encima quieres ayudar a este viejo Barón, dadle a este link https://www.g2a.com/r/elbaron y luego comprad sin miedo. .

    Orik_Yelmo_De_Piedra
    Espadachín
    Espadachín

    : : Gran Khan para los amigos
    Mensajes : 242
    Facción : Mongoles

    Re: Sangre imperial

    Mensaje por Orik_Yelmo_De_Piedra el Miér Ago 27, 2014 7:16 pm

    Muy buena! Está realmente interesante, ya estoy esperando el siguiente!


    _________________
    Con la ayuda del cielo, he conquistado para vosotros un gran imperio. Pero mi vida fue demasiado corta para lograr la conquista del mundo. Esa tarea queda para vosotros - Gengis Khan

    Cómo gruñirían los cerditos si supueran como sufrió el viejo javalí - Ragnar Lodbrok antes de morir

    El Barón
    Moderador
    Moderador

    Mensajes : 2547
    Facción : Moderador en las sombras.

    Re: Sangre imperial

    Mensaje por El Barón el Sáb Jun 06, 2015 1:35 pm

    Reinicio




    El viaje a Páramo del Martillo fue tranquilo, la paz del Concordato Blanco afloraba por el paisaje, las granjas antaño abandonadas y quemadas eran repobladas y reconstruidas, las caravanas volvían a poblar los caminos llevando productos de todos los rincones del Imperio y de otros lugares, Páramo del Martillo se encontraba en una situación peculiar, tras el abandono de Tito Mede II de la región imperial, los guardias rojos tuvieron que luchar solo contra los Thalmor, según se dice, los guardias rojos no cedieron ni un ápice de terreno a los Thalmor, sus continuas escaramuzas y ataques sorpresa obligaron a los Thalmor a firmar el Segundo Tratado de Stros M'Kai, los Thalmor se retiraron pero el daño ya estaba hecho, el odio de Páramo del Martillo al Imperio era irreparable.

    Era el año 190 de la Cuarta Era, habían pasado 3 años desde la salida de la ciudad imperial junto con mis maestros, el entrenamiento fue intenso, duro y satisfactorio, mis habilidades aumentaron considerablemente, el cuerpo de muchacho dejó pasar al del hombre.

    Sin duda, una de mis actividades favoritas en era la de recorrer los caminos solo junto con mi caballo, cosa que volvía loca a Ari, aunque siempre era encontrado por el khajiita Khaj, mi maestro de sigilo y un experto en huellas y encontrar a gente, para cuando llegamo a Páramo del Martillo nos quedamos en una gran mansión que se encontraba en las  Montañas de Cola de Dragón, en la frontera con la provincia imperial de Skyrim.

    Allí mi entrenamiento fue mucho más intenso, con el paso del tiempo mis antiguos maestros tuvieron que irse sin conocer yo el motivo, al final quedamos Ari, yo y Ancalio, mi maestro en temas mágicas, he de decir que de la desconfianza que tenía desde el principio con Ancalio, un Altmer de pura raza, pase a la devoción, no había día ni hora en la que no aprendiera nuevos trucos con Ancalio, magia de destrucción, sanación, ilusión y un poco de nigromancia a escondidas (claramente no matabamos a nadie, únicamente hacíamos nuestros experimentos con los conejos que Ari cazaba).

    Pero un día todo cambió, y no precisamente para bien.
    Fue un día de lo más movido, mis antiguos maestros incluido Pierric llegaron a la casa, pero no con sonrisas y alegría, sus ropas destrozadas, cubiertas de sangre y una fatiga y pena presentes en sus caras.

    -¡Por Talos! ¿¡Que ha pasado!?.-Gritó Ari
    -No hay tiempo, nos han encontrado, los Thalmor, aún no se como, pero nos han encontrado, están a horas escasas de llegar.-Comentó tristemente Pierric
    -¿Los Thalmor? Imposible… Tenemos que llamar a los guardias rojos.
    -¡No! Llegarían tarde, y aunque salgamos nos darán caza, no podemos huir… nosotros no, Tito debe irse.
    -¿Irme? Jamás os dejaré solo a ninguno de vosotros, ¡Jamás!
    -¡Tito! Escúchame con atención, no pienso repetírtelo, tienes que irte y no te quedarás, vas a irte por los túneles que hay debajo de la casa, te llevaran a las afueras, hay un caballo y provisiones, tómalo todo, vete a cualquier lado, te encontraremos, pero necesito que marches ya, ¿me entiendes?
    -Pero puedo luchar, ¡lo he aprendido todo!
    -¡No has aprendido nada!.-Gritó con enfado Pierric.-¡Tienes que irte ahora!

    Allí estábamos todos, mis maestros, Ari y mi abuelo, mire a los ojos a cada uno de ellos y reteniendo las lágrimas les dí las gracias por todo y me marché solo para volver la vista a aquellos pocos que combatirían a los muchos.

    Varias horas después

    Tras un enorme paseo por el túnel, el cuál no parecía tener fin llegue al final, una fuerte lluvia me recibió, a pocos metros una cabaña me esperaba aquel caballo y mi huida, aquel día, mi cuerpo se llenó de odio, de odio aquella mala vida, de las tragedias, de las muertes, de todo.
    Había que empezar de cero, de nuevo, sin nadie… excepto…. una hermana.


    _________________
    El trabajo hecho a gusto no cansa jamás.
    Por cierto si eres de los que comprar juegos por internet y encima eres una persona caricativa compra en G2A, un sitio totalmente seguro, y si encima quieres ayudar a este viejo Barón, dadle a este link https://www.g2a.com/r/elbaron y luego comprad sin miedo. .

    Firefrost
    Hombre de armas
    Hombre de armas

    : : ......
    Mensajes : 1005
    Edad : 28
    Facción : Imperio aqueménida

    Re: Sangre imperial

    Mensaje por Firefrost el Sáb Jun 06, 2015 4:34 pm

    Baron,te me adelantaste xD,yo iba a hacer uno de skyrim también,pero estoy pensando en hacerlo en Morrowind pero para eso falta mucho,como sea te esta quedando excelente el aar y te doy +rep xD


    _________________
    Duque es la primera dignidad, y después condes, y después vizcondes, y después barones, y después castellanos, y después valvasallo, y después ciudadano, y después villano.

    "Algunas aves no deben estar encerradas. Sus plumas son demasiado brillantes... y cuando escapan, la parte de ti que sabe que fue un pecado haberlas encerrado se regocija, pero la parte con la que vives se siente vacía y triste de que se haya marchado

    El Barón
    Moderador
    Moderador

    Mensajes : 2547
    Facción : Moderador en las sombras.

    Re: Sangre imperial

    Mensaje por El Barón el Sáb Jun 06, 2015 4:58 pm

    Me alegro que te guste, voy a ve si retomo el Arr con los otros que tenía abandonados.


    _________________
    El trabajo hecho a gusto no cansa jamás.
    Por cierto si eres de los que comprar juegos por internet y encima eres una persona caricativa compra en G2A, un sitio totalmente seguro, y si encima quieres ayudar a este viejo Barón, dadle a este link https://www.g2a.com/r/elbaron y luego comprad sin miedo. .

    Firefrost
    Hombre de armas
    Hombre de armas

    : : ......
    Mensajes : 1005
    Edad : 28
    Facción : Imperio aqueménida

    Re: Sangre imperial

    Mensaje por Firefrost el Sáb Jun 06, 2015 10:37 pm

    Si,dejaste abandonadito crónicas del mojave xD


    _________________
    Duque es la primera dignidad, y después condes, y después vizcondes, y después barones, y después castellanos, y después valvasallo, y después ciudadano, y después villano.

    "Algunas aves no deben estar encerradas. Sus plumas son demasiado brillantes... y cuando escapan, la parte de ti que sabe que fue un pecado haberlas encerrado se regocija, pero la parte con la que vives se siente vacía y triste de que se haya marchado

    El Barón
    Moderador
    Moderador

    Mensajes : 2547
    Facción : Moderador en las sombras.

    Re: Sangre imperial

    Mensaje por El Barón el Dom Jun 07, 2015 1:19 am

    Es lo que tiene los exámenes y la novia, mi intención sera terminarlos todos.


    _________________
    El trabajo hecho a gusto no cansa jamás.
    Por cierto si eres de los que comprar juegos por internet y encima eres una persona caricativa compra en G2A, un sitio totalmente seguro, y si encima quieres ayudar a este viejo Barón, dadle a este link https://www.g2a.com/r/elbaron y luego comprad sin miedo. .

    El Barón
    Moderador
    Moderador

    Mensajes : 2547
    Facción : Moderador en las sombras.

    Re: Sangre imperial

    Mensaje por El Barón el Lun Jun 29, 2015 8:12 pm

    El regreso




    Si el viaje de ida fue lento y agotador, el de vuelta fue un paseo por el infierno.

    La cabeza me iba a reventar de todas las emociones que querían salir, tristeza, amargura, ira, desesperación, miedo… sin duda no fueron ni de lejos buenas acompañantes, aún pensaba en que habría pasado a Pierric, a Ari y al resto, una parte de mi quería volver y averiguarlo, pero en el fondo sabía que volver sería un suicidio y que todo lo que habían hecho  por protegerme sería vano, por lo que borre  tal idea de la cabeza y seguí adelante, en busca de la hermana pequeña de la cual no sabía nada de ella desde hacía años.

    El dinero apenas me llegaba para comprar más provisiones, en más de alguna ocasión tuve que hacer gala de mis habilidades y aceptar trabajos con alguna recompensa que me permitiera avanzar, las autoridades siempre disponían de tales trabajos y tan bien algún particular, en uno de estos trabajos, un ex-nigromante me recompenso con tu su vieja ropa de mago, era parecida a la de cualquier mago, excepto por su color negro, también me regaló varios libros de los más útiles y algún truco de nigromancia la verdad es que me habría gustado estar más tiempo con aquel hombre pero ya quedaba muy poco para reencontrarme con mi hermana,Camila.

    Llegue un día lluvioso y triste del año 193, contando con 22 años llegue a la posada, comparándola con la visión del pasado, el tiempo había mejorado la situación, la antaña solitaria posada estaba acompañada por varias casas, campos de cultivo e incluso una torre que supongo que actuaría de vigía, aunque no se veía mucha gente, parecía que el lugar había prosperado enormemente.

    Tras dejar el caballo en el establo de la posada, reuní fuerzas para entrar y encontrarme con el único ser al que me podía aferrar.

    Nada parecía haber cambiado aquella posada excepto por el hecho de que estaba a rebosar, hasta una pulga se sentiría incómoda en aquel lugar, todo el mundo estaba haciendo algo, un coro de borrachos intentaba cantar una canción mientras se perdían en litros de cerveza, la mayor parte de las mujeres estaban distraídas con la canción de un apuesto bardo que cantaba no precisamente muy bien, otros estaban en sus respectivas mesas degustando platos enteros de comida, parecía que cada uno estaba en lo suyo pero mi entrada supuso jarro de agua fría en el ambiente, las risas y las conversaciones cesaron y dejaron pasar a unas miradas inquisidoras que me siguieron hasta el único taburete al lado del mostrador, aunque misteriosamente los demás taburetes quedaron vacíos al  momento, y tras quedarme solo enfrente de aquella enorme jarra, la vida volvió al lugar pero sin quitarme ojo de encima.

    —Bueno, tu dirás, ¿que deseas? Tenemos cerveza imperial, nórdica y argoniana, también vino de la ciudad—Dijo la camarera que debía pasar los 40 años.
    —Cerveza… imperial, y si tenéis algo de comer me vendría bien.
    —Claro, tenemos cordero,cabra y si tu paladar es delicado, tenemos unos filetes recién cortados de nuestra mejor vaca acompañado por una fuente de guisantes y puré.
    —Suena delicioso.
    —Entonces ¿quieres los filetes?.
    —Por supuesto.
    —¡Avidio, ponme los filetes con su guarnición!—Grito fuertemente intentado sobrepasar el vocerío formado en la taberna.
    —Parece que el negocio va bien, ¿no?—Dije mirando de reojo el ambiente.
    —Va de maravilla, fue terminar la guerra y poco a poco nos recuperamos, mucha gente dejó la ciudad buscando tierras que cultivar y aquí tienes a unos cuantos, además tengo un arma secreta para tal popularidad.
    —Buena debe ser tal arma.
    —Buena y hermosa.

    En aquel instante entró en la abarrotada posada una joven de piel blanca como la leche, de cabello dorado y ojos verdes, el estruendo que se armó fue mayor del que pude haber visto en toda mi vida, todo el mundo alzó su copa y saludo a la joven que también devolvió el saludo a todos y se dirigió rauda hacia donde me encontraba.

    —Hola Sayma, madre mía, cuánta gente ¿verdad?
    —Demasiada para mi gusto, pero ya sabes lo que dice Avidio.
    —Cuanta más gente hay, más reluciente es el Septim.-Dijeron las dos a la vez.

    El corazón estaba a punto de salirse de mi cuerpo, no la había reconocido hasta ahora, pero esa voz y esa sonrisa eran… eran claramente de Camila, debía tener 19 años y sin duda era la mujer más hermosa que había visto en toda mi vida.

    —Perdone, ¿es usted mago?—Dijo despertándome de mis pensamientos la dulce y suave voz de Camila que se veía acompañada con una sonrisa y unos ojos de los más curiosos
    —¡Camila! ¡Deja en paz al hombre! ¿Qué más da que sea un mago?
    —No pasa nada Sayma, no es nada de lo que me avergüenzo, si, soy un mago ¿quieres que te muestre un truco?
    —¿Un truco? ¡Por Talos, si!

    La cara de felicidad de Camila borró todas las penas que en mi cuerpo habitaban, cogí un trozo de pan con una mano y lo cerré mostrandoselo a Camila.

    —¿Dónde está?
    —Pues… en la otra mano.
    —¿Tu crees?—Dije abriendo ambas manos las cuales brillaban por la ausencia del trozo de pan.
    —¡Guao! ¿Donde lo has escondido? ¿Como lo has hecho? ¿Quien te enseño?
    —Es un truco que me enseñó un amigo mio… y si estoy en lo cierto, alguien se va a encontrar nuestro trozo pan dentro de poco.


    —¡Por el amor de Talos! ¡Que hace un trozo de pan en mi cerveza!—Gritó uno de los coristas borrachos.

    Camila y Sayma se quedaron con la boca abierta mirándose mutuamente y acto seguido se rieron de forma coordinada mientras el borracho seguía mirando la jarra de cerveza como un niño mira algo desconocido.

    —¿Cómo lo has hecho? ¡Ha sido impresionante!—Exclamó Camila
    —Camila, déjale en paz, aquí tienes, tus filetes con puré de patatas y guisantes, que le aproveche.
    —Madre mía, tiene muy buena pinta, gracias.
    —Nada, que aproveche, Camila deja en paz al señor y ayúdame, tenemos trabajo.

    Camila obedeció y se puso a trabajar mientras yo degustaba aquel manjar, fueron pasando las horas y la gente se fue yendo , hasta acabar siendo el único de la posada junto con Camila, Avidio y Sayma.

    —Creo que va siendo hora de irse a dormir no ¿cree? Si lo desea tenemos un catre libre por 20 septims, incluye un desayuno—Dijo Sayma
    —Muchas gracias, creo que me quedaré, aquí tienes, 50 septims.
    —Excelente, bueno, déjame que te acompañe a la habitación.

    Sayma me llevó a la misma habitación en la que años antes había estado de pequeño con Camila, ahora había cambiado para mejor, más muebles, una cama de mejor aspecto, e incluso tenía un buen espejo.

    —Si necesita algo más hagamelo saber, señor…
    —Me llamo Tito
    —Tito, si necesita algo mas diganmelo, no siempre se tiene una grata compañía en este sitio.
    —Muchas gracias, este tranquila, estaré bien.
    —Entendido, buenas noches.

    Pasaron las horas en aquella habitación, mi cabeza parecía haberse esfumado y mi cuerpo inerte miraba al techo con los ojos abiertos y una sonrisa de lo más tonta, pero  los recuerdos  no tardaron en volver y poco a poco fueron consumiendome hasta volver al mismo estado en que había regresado a la misma vez que mis ojos se iban cerrando poco a poco.

    Un pequeño ruido hizo ponerme alerta, venía del comedor, podía ser Sayma o Avidio… pero también podía ser la pequeña Camila o un tercero, sin hacer ningún ruido llegue a la puerta para mirar por la cerradura, la oscuridad consumía el comedor parecía que no había nadie, apunto de desistir en aquella absurda paranoia una figura se movió de repente dirección a la salida sin poder identificarla, decidido a descubrir quién era, me preparé y salí con la misma discreción de la misteriosa persona.
    Salí de la taberna mirando, la figura misteriosa se perdía por de una de las esquinas de la taberna dirección a las cuadras, manteniendo las distancias me acerque pero al llegar el desconocido partió raudo con un caballo…. mi caballo, sin ningún medio con el que alcanzarle me senté en las escaleras de la taberna esperando que el ladrón o ladrona volviera.

    Pasaron las horas, justo cuando los primeros rayos del sol se asomaban, el misterioso personaje apareció por uno de los extremos, decidí ocultarme tras un poste de la cuadra esperando al ingenuo ladrón.
    El ladrón entró en la cuadra ya desmontado y guiando al caballo, llevaba una túnica negra.

    —Desde luego como ladrona no durarías ni un día…
    —Yo no he robado nada… solo te lo he cogido prestado.
    —¿Con que permiso? ¿No te han enseñado a no robarle a los desconocidos?... Desde luego no eres muy inteligente Camila.

    Camila intentó salir del establo pero me interpuse en su camino a la misma vez que su bello rostro se dejaba ver, salvo por el hecho de estar acompañado con un ojo morado y unos ojos sumidos en lágrimas.

    —Su nombre, dímelo, ya.
    —¿Qué? No… no ha pasado nada, me caí del caballo.
    —Podrás engañar al resto del mundo, pero no a mí, no te lo pregunto más, ¡cuál es su nombre!
    —¡Por favor no le hagas nada! El… el no quería—Dijo a la vez que rompió de nuevo en lágrimas
    —¿¡Que pasa aquí!?—Saltó un ya mayor Avedio.—¡Camila! ¡Ven aquí ahora mismo, aléjate de él!
    —¡Avedio, no ha sido él!
    —¿Pero qué pasa aquí?—Dijo incorporándose Sayma.—¿Camila? Por el amor de Talos… ¿ha vuelto a tocarte?
    —¿¡Tocarte quién!?—Dijimos a la vez Avedio y yo.

    Tras recomponerse ya dentro en la posada, Camila nos explicó lo sucedido.
    Por lo visto estaba viéndose a solas con un joven Nurir, todo normal si no fuera porque era el sobrino mimado del embajador Thalmor en la capital imperial, por lo visto Nurir se enamoro de Camila y por si no fuera poco ella también, la pega de todo, es que Nurir era igual que su tío, manipulador,egoísta y controlador y en su última visita la cosa se había ido de las manos, de las de Nurir.

    —Él… él no quería hacerlo, dijo que era por mi bien… tiene razón, ¡soy una estúpida!—Dijo rompiendo de nuevo en llanto.
    —Sayma, ¿sabes donde esta?
    —Avedio, si vas te matarán, además de que luego irán a por nosotras, no podemos hacer nada, ¡es el maldito sobrino del embajador Thalmor!
    —Iré yo, nadie me conoce y no podrán relacionaros conmigo.
    —Pero…. ¿por qué arriesgarías tu vida por ella? Apenas te conocemos y no nos debes nada
    —Puede que no os acordéis, abandone a Camila hace mucho tiempo, y no pienso dejar y nadie me la vuelvan a arrebatar.

    Camila levantó la mirada dejando mostrar sus ojos los cuales expulsaban lágrimas que recorrían su hermosa mejilla.

    —¿Tito?


    Última edición por El Barón el Mar Jun 30, 2015 5:10 pm, editado 2 veces


    _________________
    El trabajo hecho a gusto no cansa jamás.
    Por cierto si eres de los que comprar juegos por internet y encima eres una persona caricativa compra en G2A, un sitio totalmente seguro, y si encima quieres ayudar a este viejo Barón, dadle a este link https://www.g2a.com/r/elbaron y luego comprad sin miedo. .

    Firefrost
    Hombre de armas
    Hombre de armas

    : : ......
    Mensajes : 1005
    Edad : 28
    Facción : Imperio aqueménida

    Re: Sangre imperial

    Mensaje por Firefrost el Lun Jun 29, 2015 8:52 pm

    Yo creí que la cerveza nórdica era el aguamiel xd


    _________________
    Duque es la primera dignidad, y después condes, y después vizcondes, y después barones, y después castellanos, y después valvasallo, y después ciudadano, y después villano.

    "Algunas aves no deben estar encerradas. Sus plumas son demasiado brillantes... y cuando escapan, la parte de ti que sabe que fue un pecado haberlas encerrado se regocija, pero la parte con la que vives se siente vacía y triste de que se haya marchado

    Gabrielxc9
    Espadachín
    Espadachín

    Mensajes : 205
    Edad : 18
    Facción : Imperio de Gabrielxc9

    Re: Sangre imperial

    Mensaje por Gabrielxc9 el Lun Jun 29, 2015 10:45 pm

    Que genial hasta el punto de oír una voz de niño en mi cabeza diciendo "¡Quiero leer más"!, Firefrost, tal ves sea así pero claramente están en el imperio así que por ignorancia le dicen así.


    _________________
    «No sabemos qué armas utilizarán en la cuarta guerra mundial, pero sabemos que en la tercera guerra mundial usarán citas trilladas de Albert Einstein»

    Firefrost
    Hombre de armas
    Hombre de armas

    : : ......
    Mensajes : 1005
    Edad : 28
    Facción : Imperio aqueménida

    Re: Sangre imperial

    Mensaje por Firefrost el Mar Jun 30, 2015 12:55 am

    Pues en lo que conozco del mundo de Skyrim en todo lugar le dicen aguamiel,pero solo es un detalle que vi xD.


    _________________
    Duque es la primera dignidad, y después condes, y después vizcondes, y después barones, y después castellanos, y después valvasallo, y después ciudadano, y después villano.

    "Algunas aves no deben estar encerradas. Sus plumas son demasiado brillantes... y cuando escapan, la parte de ti que sabe que fue un pecado haberlas encerrado se regocija, pero la parte con la que vives se siente vacía y triste de que se haya marchado

    El Barón
    Moderador
    Moderador

    Mensajes : 2547
    Facción : Moderador en las sombras.

    Re: Sangre imperial

    Mensaje por El Barón el Mar Jun 30, 2015 12:39 pm

    Hablando de la cerveza nórdica o aguamiel lo dije del primer modo para ponernos en situación del lugar donde estamos, si recordamos los imperiales habitualmente tachan a los nórdicos de fieras salvajes por lo que he decidido cambiar un poco el nombre a esa deliciosa aguamiel.


    _________________
    El trabajo hecho a gusto no cansa jamás.
    Por cierto si eres de los que comprar juegos por internet y encima eres una persona caricativa compra en G2A, un sitio totalmente seguro, y si encima quieres ayudar a este viejo Barón, dadle a este link https://www.g2a.com/r/elbaron y luego comprad sin miedo. .

    JPrieto1396
    Espadachín
    Espadachín

    Mensajes : 132
    Edad : 20
    Facción : Malakias

    Re: Sangre imperial

    Mensaje por JPrieto1396 el Mar Jun 30, 2015 10:22 pm

    El Barón escribió:Hablando de la cerveza nórdica o aguamiel lo dije del primer modo para ponernos en situación del lugar donde estamos, si recordamos los imperiales habitualmente tachan a los nórdicos de fieras salvajes por lo que he decidido cambiar un poco el nombre a esa deliciosa aguamiel.

    No le veo nada de fiera o salvaje a el nombre Agua Miel... es lo más inofensivo que tienen los nórdicos.


    _________________
    Pero nadie sabía que tan solo era el principio y origen de una hermosa historia, la historia de los reyes Bullruck e Isnaak, Nieve y Polvo.

    El Barón
    Moderador
    Moderador

    Mensajes : 2547
    Facción : Moderador en las sombras.

    Re: Sangre imperial

    Mensaje por El Barón el Miér Jul 01, 2015 12:18 am

    Ya pero viendo como son los imperiales y su gusto de poner lo que se les antoja creí conveniente poner cerveza nórdica que queda algo más elegante que aguamiel (metamonos en la cabeza repipi imperial )


    _________________
    El trabajo hecho a gusto no cansa jamás.
    Por cierto si eres de los que comprar juegos por internet y encima eres una persona caricativa compra en G2A, un sitio totalmente seguro, y si encima quieres ayudar a este viejo Barón, dadle a este link https://www.g2a.com/r/elbaron y luego comprad sin miedo. .

    Contenido patrocinado

    Re: Sangre imperial

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 11:32 am


      Fecha y hora actual: Miér Dic 07, 2016 11:32 am