Mashrek el bactriano

    Comparte

    sebastolife
    Miliciano
    Miliciano

    : : Mejor ser lobo que cordero.
    Mensajes : 32
    Facción : Rhodok por ahora.

    Mashrek el bactriano

    Mensaje por sebastolife el Miér Abr 02, 2014 2:04 am

    Capitulo 1: Recordándome

    Nací hace tiempo ya, en una tierra lejana incapaz de ubicarse en un mapa moderno, hijo de una humilde campesina y de un vulgar alcohólico, según se, mi madre murió en el parto y mi padre en una pelea de bar horas después celebrando mi nacimiento.

    Me crió mi abuelo, y enseguida lo tome como mi figura paterna, un hombre austero, mas por su posición social que por su su mentalidad, pues se fundía hasta la ultima moneda en putas, pero así tuviera que asesinar al comerciante local para alimentarme, lo hacia, con el jamas pase hambre, era rudo, pues trabajaba en la mesnada del noble local y a pesar de su avanzada edad, lo respetaban por su habilidad en la lucha, esperaba que hiciera un mejor trabajo criandome que como el que hizo con mi padre, y así fue.

    Me enseño la disciplina militar que tanto escaseaba en la guarnición local, y la mentalidad necesaria en un combate, y pesar de no saber nada de escritura, ni de clásicos de literatura, me enseño a tener una mentalidad agresiva, me enseño a sobrevivir en el mundo, a hacerme un hueco así fuera a sangre y acero, jamas escatimo en decirme la verdad de como eran las cosas, y ese fue el aspecto que mas me ayudo en el estilo de vida que llevo hoy en día.

    Todos me llamaban "el niño de zalim" que era el nombre de mi abuelo, pero a el jamas se le ocurrió pensar en un nombre para mi, mi madre murió demasiado rápido y mi padre, estaba demasiado borracho como para pensarlo, un día llego un peregrino al pueblo, un hombre sabio que llevaba muchos libros consigo y recito varios poema e historias en el bar local, jamas había conocido a un hombre como el, su aspecto, y su forma de hablar era muy diferente al jaleo al que estaban acostumbradas nuestra lenguas, tome su persona como la de un ser supremo, diferente a los demás, creía que venia del cielo, y un día me le acerque y le pregunte su lugar de procedencia, y me dijo que venía del mashrek.

    Volví con mi abuelo y le pedí a gritos que me llevara al mashrek pero este no me prestaba atención o me decía que lo olvidara, y luego de repetírselo miles de veces, decidió llamarme así, no fue sino hasta que crecí que me di cuenta de que significaba  "lugar por donde sale el sol", el Levante, la parte más oriental del Mundo conocido.

    Tenia 16 años cuando me entere por parte de unos soldados amigos de mi abuelo que este había sido herido en una escaramuza con unos bandidos que se hacían llamados "zelotes". Este se encontraba en el medico del jefe tribal y pedía que fuera a verle.
    Al llegar vi que había recibido una herida en la cabeza, bastante fea, y estaba dormido, trate de hablarle pero el medico no me dejo, y me ordeno que me sentara en el banquillo afuera de la enfermería, vi que salio y estableció conversación con el noble, luego de unas cuantas palabras el noble parecía irritado y se largo del lugar, dejando al medico a media palabra.

    El medico regreso, y le pedí que me dijera que estaba pasando, me dijo que se tenia que realizar una operación llamada "trepanación" que resultaba imposible de hacer, le pregunte por que, y me dijo que se requería agujerear el cráneo para reparar una fractura, y que para cerrar la herida se necesitaba una lamina de oro, por lo que la operación resultaba muy costosa, y el noble local dejaría morir antes a 100 campesinos antes que gastar de sus arcas algo tan costoso solo para un hombre, y mas tan viejo y desfasado como lo era mi abuelo.

    No pude volver a hablar con mi abuelo zalim, me quede los próximos días en nuestra casa pensando que quería decirme antes de que entrara en un sueño profundo, pero me mantuve fuerte y no llore ni un instante, recordé todo lo que me había enseñado y como debía de reaccionar, ya me había dicho que llegaría este momento, estaba comiendo de las reservas y me di cuenta de que no podía pasarmela así para siempre.

    El momento llego cuando el noble cuna, llego a las puertas de la propiedad de mi difunto abuelo para reclamar sus tierras, yo era muy joven como para ser reclutado en la mesnada, y no estaba pagando la cuota diaria con el miserable sueldo que ganaba de aprendiz de artesano, docenas de hombres armados estaban a sus espaldas solo para sacar a un briboncete de 16 años, ingreso a la propiedad y ni siquiera noto mi presencia, los hombres buscaron en todos lados y se llevaron todo objeto de valor que pudieron encontrar, hasta las navajas con las que mi abuelo se afeitaba los huevos.

    Le pregunte a su contador, que estaba a su lado cuanto dinero iban a darme, no comprendía nada, el contador se rió a carcajadas y me dijo que cogiera mi harapienta ropa y me largara, no se si fue por lastima pero me dio una bolsa con monedas, y no ordeno a los hombres que me echaran. Jamas había visto tanto dinero en mi vida, una bolsa repleta de ellas, jamas había sostenido tantas, solo pocas haciendo compras con mi abuelo, y como todo joven sin idea de como gastar una "fortuna" me dirigí al burdel mas cercano y me lo despilfarre todo en putas y alcohol, no tenia ni idea de que estaba haciendo, pero las monedas se estaban acabando una por una, y no fue si no hasta que una prostituta cobro su paga luego de una mamada que me di cuenta de que no me quedaba dinero.

    El encargado me escupió a la cara y me lanzo a la calle, me encontraba muy aturdido y dominado por el alcohol y me deje caer en una zanja, en la que pase el resto de la noche. Al amanecer note un aroma a perfume y un destello violeta producido por la luz del sol reflejado por la tela, a penas cobre conciencia, era el noble, con una mirada risueña me observo y no pudo contener su risa, ahí se gano mi odio, a pesar de que me gaste todas las monedas, me di cuenta de que me encontraba en el suelo, con hambre, sin dinero y sucio como un miserable mendigo por su culpa y por la agudeza de sus risas parecía disfrutar plácidamente su autoridad, y ver a los demás sufrir tras su yugo, tenia saliva en mi rostro por parte del dueño del burdel y cuando cesaron las risas del noble me escupió también.

    Se dio vuelta y siguió caminando por la ciudad, me puse de pie y lo único que podía ver era a el de espaldas, con sus elegantes ropajes brillantes a la luz del medio día, con el aroma de sus perfumes y fragancias pasearse con mirada risueña y avariciosa por todo el barrio de los marginados, era un arrogante cerdo, no se si era por resaca, pero con mi cara trastornada por la ira, jure por el alma de mi abuelo que vengaría su muerte pasara lo que pasara, escuche al peregrino que me dio nombre decir una vez en una taberna llena de condenados "un hombre con sed de venganza debe de cavar dos tumbas, una para su enemigo y otra para si mismo", no me importaba si moría o vivía, con mi abuelo murió todo lo que tenia en ese lugar, antes de que la miseria y mugre me consuman, me llevare su alma con la mía.

    Así comienza mi historia.

    Este es mi primer intento de hacer un aar, así que estoy abierto a todos los consejos que quieran darme, tratare de reducir tantas faltas ortográficas como pueda, pero solo basta con deciros que no se donde se pone tilde en cada palabra para que podáis haceros una idea :tohfelih: , ya me dirán que les ha parecido y tal.

    Salu2!


      Fecha y hora actual: Sáb Dic 10, 2016 3:36 pm