El león negro de Castamere

    Comparte

    El Barón
    Moderador
    Moderador

    Mensajes : 2547
    Facción : Moderador en las sombras.

    El león negro de Castamere

    Mensaje por El Barón el Sáb Feb 22, 2014 7:14 pm

    Atención el siguiente Arr puede contiene spoilers de GoT.


    Era una noche espléndida y calurosa en Bastión de Tormentas, la gente celebraba la marcha del verdadero "rey de Poniente" contra el ilegitimo mozalbete que se sentaba en el Trono de Hierro, más que luchar el Rey Renly celebraba una victoria segura con un ejército proporcionado mayoritariamente por la familia de su esposa, los Tyrell, aunque según decían las gentes, la belleza de su esposa Margaery no era lo suficientemente para atraer al rey a su alcoba, quien prefería los banquetes y las justas, tal y como hacía su hermano mayor el difunto Rey Robert.

    Mientras tanto otros autoproclamados reyes esperaban el momento justo para abalanzarse y desmembrar todo lo que pudieran, entre ellos los norteños, los hijos del hierro y los seguidores de Stannis (quien a ojos de la fe de los Siete ahora es un vil hereje engañado por una bruja roja del otro estrecho del mar)

    Mientras tanto en la Taberna "La puta coja"
    Risas, lloros, peleas se mezclaban en un entorno oscurecido en la Puta coja, una de las tabernas más pordioseras y ilegales que pudiera haber desde el Muro hasta Dorne, la gente podía hacer lo que quisiera siempre que pagara las estrellas de cobre o venados de plata suficientes, además una selecta gama de putas (las cuales no han parecido lavarse desde la conquista de Aegon) ofrecen sus servicios por todo el local, más de un borracho se ha visto infectado por las ladillas de la taberna que ya las poseen como parte de la familia.
    En un rincón oscuro, en una pequeña mesa, un hombre con mirada baja y espada en la mesa espera un momento para que la vida le de una sorpresa, varios hombres, 4 o 6 se sientan sin pedir permiso, son los típicos borrachos en busca de una víctima a la que desplumar y poder llenar sus estómagos con un estofado caliente (si lo hay) de rata (si hay suerte).
    Armados con pequeños puñales y garrotes empiezan a rodear al misterioso hombre, uno de los hombres, de mediana estatura, empieza a reírse y mira a sus "hombres" a los que hace un gesto de retirarse, estos se esfuman en busca de alguna puta o de vino antes de que sean reclamados otra vez por su jefe.
    -¿Puedo sentarme?.-Preguntó con la risa aún en la cara
    -Supongo que no puedo evitarla.-Salieron las palabras del lado negro de donde se escondía el misterioso hombre
    -Gracias,¡mujer!.-Llamo a la camarera a que esquivando borrachos llevó más rápida que una flecha.-¡Pon nos 2 vinos del rejo si teneis... y un poco de panceta o pan, rápido!.-Bueno seguro que ¿te preguntarás que hago aquí no?, he tenido muchos problemas con unos bandidos de la zona, por eso he tenido que hacerme con algo de protección...
    -Y querrás que los borre del mapa ¿verdad?
    -La verdad, es que tu reputación te precede León Negro
    -Cobrare 50 venados de plata ahora y 25 después de terminar el trabajo, también serás generoso y me pagarás una alcoba durante unas semanas junto con sus gastos, esas son mis condiciones.
    -La verdad es que tus términos son un poco caros, ¿por que debería pagarte tanto?.-Preguntó el hombre con cara hostil.
    -¿Conoces mi historia?
    Un silencio se hizo en la conversación que era acompañada de fondo por el sonido de una nueva pelea de borrachos, el hombre saco una bolsa y la tiro al vuelo, el León Negro la cogió con suma rapidez, y se levantó y marchó a la puerta rápidamente, ya en la calle fue alcanzado por el hombre y su escolta que preguntó extrañado y confundido:
    -¿A donde vas?
    -A eliminar tu problema


    _________________
    El trabajo hecho a gusto no cansa jamás.
    Por cierto si eres de los que comprar juegos por internet y encima eres una persona caricativa compra en G2A, un sitio totalmente seguro, y si encima quieres ayudar a este viejo Barón, dadle a este link https://www.g2a.com/r/elbaron y luego comprad sin miedo. .

    El Barón
    Moderador
    Moderador

    Mensajes : 2547
    Facción : Moderador en las sombras.

    Re: El león negro de Castamere

    Mensaje por El Barón el Dom Feb 23, 2014 10:14 pm

    Los numerosos incidentes de los ataques de los bandidos habían aumentado considerablemente desde la partida de las fuerzas reales, algunos decían que estaban bajo ordenes de la Montaña, la cuál era el azote de la humanidad, aunque era opción fue desestimada, la Montaña se encontraba en Desembarco del Rey desmontando jóvenes aún destetados en torneos, sin duda el lider de los saqueadores era un experto en el saqueo y la fuga, quizás algún grupo de hijos del hierro, aunque muy lejos se encontrarían de su patria, o quizás simplemente bandidos o desertores buscando una mejor manera de aumentar sus bolsillos a costa de la desgracia humana.

    En algún lugar cercano a Bastión de Tormentas.
    Era un día lluvioso y negro, tan negro que parecía que los diosos nos habían abandonado a nuestra suerte contra todo mal, el barro se convertía en arenas movedizas para el caballo que difícilmente podía caminar ante aquel paisaje, una luz a distancia media hizo de luz salvadora que nos invitaba con gusto a unirse a ella.
    Al final esa luz resulto ser la portador de una pequeña posada, con un buen techo al que pagar y que desprendía un pequeño humo y olor a jabalí, sin duda era lo mejor, un buen descanso y llenar la barriga antes de encontrar y despellejar a esos saqueadores.
    Después de dejar al caballo atado en el pequeño establo, entre con botas chorreando a barro y agua, la gente apenas se paro a echarme un ojo, siguieron con lo suyo, con sus problemas y alegrías, había bastante gente, las camareras estaban desbordadas y no paraban de llevar cervezas de un lugar a otro, un hueco al lado del fuego me llamó a sentarme juntó a el y su caricia.
    Con sorpresa una camarera consiguió zafarse de varios borrachos y llevar tan ágil como un dragón de Valyria, era guapa, de unos 20 tantos años, con una buena cadera y un buen culo que sobresalía por donde mirases, mi mirada no pudo aguantar tal presión y acabó cediendo, ella rápidamente se dio cuenta y soltó una carcajada.
    -Si me dieran un venado de plata cada vez que me miran el culo, o las tetas, sería más rica que los Lannister.
    No pude sostener mi pequeña risa que pareció contener una posible represión por parte de ella.
    -Tienes razón, por ello aquí tienes mi venado de plata.-Dije mientras le tiré un venado de plata, que cogió al vuelo.
    -Bueno, bueno, bueno, ¿que intentas comprarme con esto?Con esto me puedo jubilar.
    -Bueno, si te quieres jubilar que sea luego, antes necesito comer y beber, trae un poco de panceta y pan, y una buena jarra de vino.
    -¿Algo más?.-Dijo con una sonrisa picarona
    -Si... necesito un poco de información si es posible... estoy buscando a unos "amigos" que están por estás tierras, atemorizando a la gente.
    Un silencio se hizo consumiendo la felicidad de la camarera, parecía que había invocado a los caminantes blancos.
    -No... nnnno puedo...,.- Dijo mirando hacía la habitación de arriba, en la primera puerta.
    -Bueno... gracias por la ayuda, me quedaré aquí está noche, espero que ese venado de plata lo compense, ahora... tengo que subir.

    Me retiré rápidamente de la mesa, cogiendo un pequeño cuchillo de cortar pan, subí las escaleras poco a poco, esperando alguna voz delatadora por parte de la camarera o de algún otro, sin embargo nadie dijo nada y ella volvió a su trabajo.
    Abrí la puerta con delicadeza, una buen patada que pudo con la vieja madera solo para encontrarme como una de las camareras estaba siendo bautizada por el flujo del sospechoso, ella, no tardó en captar lo que iba a pasar, y se fue rápidamente no sin antes limpiarse la boca.
    -Que nadie suba preciosa, tengo que hablar con tu amigo.



    _________________
    El trabajo hecho a gusto no cansa jamás.
    Por cierto si eres de los que comprar juegos por internet y encima eres una persona caricativa compra en G2A, un sitio totalmente seguro, y si encima quieres ayudar a este viejo Barón, dadle a este link https://www.g2a.com/r/elbaron y luego comprad sin miedo. .

    Mikeboix
    Emperador
    Emperador

    : : wyrd bi∂ ful ārǣd
    Mensajes : 11270
    Facción : Imperio de Calradia

    Re: El león negro de Castamere

    Mensaje por Mikeboix el Dom Feb 23, 2014 10:36 pm

    Jaja, me gusta mucho. Es casi como si lo escribiera el buenazo de GRR Martin, pero con más faltas de ortografía.

    Gran trabajo Agmar, está muy interesante. ¡Sigue así!


    _________________
    ~No olvides leer las normas. No resuelvo dudas de los juegos por mensaje privado.~




    Last Breath of Calradian Empire: Mod sobre el glorioso pasado de Calradia. ¡Apoya el desarrollo!

    El Barón
    Moderador
    Moderador

    Mensajes : 2547
    Facción : Moderador en las sombras.

    Re: El león negro de Castamere

    Mensaje por El Barón el Lun Feb 24, 2014 8:50 pm

    -¡Piedad , ya se lo he dicho!¡No se nada!
    Otro puñetazo acompañado de una pequeña puñalada controlada sacudieron de nuevo al sospechoso que ya rogaba por reunirse con sus padres.
    -Tu última oportunidad, no me falles, si me mientes le tirare a los perros del salón lo que tu más aprecias, y ten fe de que lo haré...¿No respondes?, vale, bueno ha sido un placer.
    -Esta bien, hablare pero no me hagas más daño, se llama Jon el Mendigo, se encuentra a las afueras de la ciudad, 5-6 hombres, el te dirá donde se encuentran los demás, ya no se más.
    -¿Has trabajado con ellos alguna vez?.-Pregunté lanzando mi pequeño cuchillo contra su delicada garganta antes de que se hincara como en cerdo que era.
    -Si... la vida no me da otra opción... tengo familia a la que alimentar
    -Ya veo... ¿has matado gente?
    -Nn... si, pero eran ellos o yo ¿que harías tu? ¿me vas a matar?, te lo he dicho todo.
    -No... ¿tienes hijos?.-Pregunté mientras limpiaba con un poco de agua el ya tan usado cuchillo.
    -No... me acabo de casar, se llama Estrella.
    -Bueno, no me puedo permitir que un asesino como tu tenga hijos...

    Un grito sacudió toda la posada como nunca antes habían oído los allí presentes, un grito desgarrador, un grito de dolor que ni los mismísimos dioses podrían aguantar,  bajé las escaleras, solo para encontrarme un mal presagio, acababan de entrar unos hombres con idénticas características a las mencionadas, por el ya eunuco chivato, estaban hablando con la posadera, que respondió con una mirada hacía mi persona, había dejado la espada en la mesa, y solo tenía un cuchillo de cortar panceta, contra media docena de hombres armados con garrotes y alguna que otra espada de cobre.
    Un momento de silencio se hizo en la sala, en un duelo de miradas, sin perder ni un momento me tiré a una de las mesas de la posada, saltando de una en una las mesas hasta intentar llega a mi espada, los desconocidos sin perder tiempo también se lanzaron en la carrera contrarreloj, atropellando a todos los presentes, al final de unos largos saltos pude llegar a mi espada, encontrando que 3 de los extraños me habían rodeado, cuidadosamente, cogí unas cuantas monedas de la bolsa, y las tiré gritando al son del nombre del rey, los borrachos y camareras se tiraron como huargos contra inofensivos ciervos a las monedas, obstaculizando a mis perseguidores, uno de ellos consiguió esquivar a la muchedumbre y se lanzó con garrote en mano hacía mi con ansias de estrellar mi cabeza contra el suelo, cogí una jarra y se la estampé contra la cabeza, la falta de casco permitió que lo dejara fuera de juego por lo menos en la pelea, los otros dos compañeros habían conseguido apartar a la gente, el primero se tiro como su ya caído compañero, encontrando una parada y respuesta de mi espada que le cortó la garganta, antes de reponerme el otro se lanzaba contra mi, el cuchillo de panceta voló rápidamente hasta clavarse justó en el ojo izquierdo, antes de que los otros 3 hombres restantes me atacasen una voz débil apareció.
    -¡Los guardias, ya vienen, nos tenemos que ir Geril!

    Y como la nada se esfumaron, claramente, no iba a ser el idiota que me quedase a esperar una visita al calabozo del pueblo, por lo salí a fuera donde la lluvia había aumentado considerablemente, monté en el caballo y me escape con la noche a mis espaldas, después de este incidente, había conseguido un nombre al menos, Jon el Mendigo.


    _________________
    El trabajo hecho a gusto no cansa jamás.
    Por cierto si eres de los que comprar juegos por internet y encima eres una persona caricativa compra en G2A, un sitio totalmente seguro, y si encima quieres ayudar a este viejo Barón, dadle a este link https://www.g2a.com/r/elbaron y luego comprad sin miedo. .

    El Barón
    Moderador
    Moderador

    Mensajes : 2547
    Facción : Moderador en las sombras.

    Re: El león negro de Castamere

    Mensaje por El Barón el Mar Abr 15, 2014 6:05 pm

    Tenía un nombre y un lugar por el que buscar al famoso asesino y ladrón Jon el Mendigo, desde luego había creado una extensa red de renegados que azotaban las áreas próximas de Bastión de Tormentas, y más aún habían conseguido evitar a las tropas de Renly, seguramente este hombre no jugara, un protector sería lo más razonable, alguien está intentando molestar lo máximo posible a Renly.

    Llevaba horas cabalgando al final conseguí adentrarme en el bosque, la lluvia había parado pero la tierra aún mojada dificultada el paso del caballo, mis tripas empezaron a gruñir como perros hambrientos, cuando me di cuenta de que hambre no era baje del caballo lo más rápido posible, y lo ate a un árbol, me oculte detrás de unos matorrales dejando que todo siguiera su curso, cuando de repente oí unas voces que se acercaban a caballo.
    -¡Jon!Ven a ver esto, tenemos un caballo sin jinete
    -¿Que dices?¿No es de nadie?
    -Que parte de que no hay jinete no has oído cabeza hueca

    Parecía que los siete diosos estaban y no estaban en mi contra, mi mala cabeza había olvidado coger la espada, y así estaba yo, de vientre suelto sin ninguna arma y los asesinos más buscados a un palmo.
    Decidí primero, subirme los pantalones no creo que lo más apropiado fuera morir desnudo, luego observe que a mi lado había un par de piedras, suficientemente grandes para caber en mis manos, una vez "armado" observe por el hueco del matorral como los idiotas se habían instalado.
    -Vamos gandules, montar las tiendas, y que alguien haga algo de comer.
    Todos los presentes al ritmo de su voz empezaron a trabajar como si de soldados organizados se tratasen.
    Todo apuntaba que la noche sería muy larga.

    Habían pasado varias horas desde que me encontré con los desgraciados, la oscuridad se había apoderado del bosque y solo quedaban un granuja despierto que de tanto beber ahora oía la llamada de la naturaleza, no habiendo terreno al que mear decidió acercarse a mi matorral desde el cuál yo ya maldecía al borracho estúpido que se acercaba, mis predicciones no fallaron, el muy desgraciado empezó a orinar sobre mi, desde luego, ese día no sería el día que nadie mease sobre la cabeza de Tytos, me levanté rápidamente y le golpeé rápidamente tumbándolo al momento, para mi desgracia tenía un casco el cuál sonó despertando a todo el mundo, desde luego no lucharía con una piedras, por lo que le quité la espada de hierro y una pequeña daga que encontré en mi rápida búsqueda del dormido, otro hombre se acercó no percatandose del peligro que corría, desde el matorral le clavé la daga en la barriga, cuando miró hacía abajo, mi espada le rebanó la garganta, los demás aún borrachos se lanzaron sobre mí, un hecho a destacar, fue la caída de uno al primer paso que dio, 3 borrachos inútiles se abalanzaron sobre mi, sus ataques eran lentos, mis contraataques permitieron derribar a 2 rápidamente, el tercero simplemente resbaló con una raíz del suelo, únicamente tuve que clavar la espada en su cabeza y luego sacarla, el último combatiente, este no estaba borracho cogió una gran hacha y se lanzó al ataque, al primer rechazó quebró mi espada, salí corriendo buscando en el escenario alguna arma, solo encontré una pequeña antorcha y una jarra de cerveza, mi adversario no me dio tiempo de buscar más armas, se lanzó contra mi pero el peso del hacha era un factor en cuenta, conseguí esquivarlo y acto seguido le di una patada que le tiró al suelo, le rocié de cerveza, viendo que su final estaba cerca intento persuadirme de que no lo hiciera.

    -¡No me mates! ¡Te daré oro, y información!
    -Dime para quien trabajas y donde está Jon, y será mejor que no me mientas o te juro que quemo aquí mismo.
    -J...Jon está muerto...Lo has matado
    -¿Cual de ellos es él?
    -El que se ha resbalado y le has rematado
    Mire al cadáver viendo como se sumergía un un charco de sangre.
    -¿Sabes para quien trabajado él?
    -N..No

    Viendo la negativa del prisionero, le arrojé la antorcha que hizo su cometido consumiendo entre gritos de dolor al hombre, tampoco sabía si habría más gente alrededor por lo que le remate clavando mi espada en su corazón.
    Cogí armas, comida, y una carta con un sello bastante raro, cogí a mi caballo mi me marché a Bastión de Tormentas, donde una recompensa y una explicación merecida me esperaban.


    _________________
    El trabajo hecho a gusto no cansa jamás.
    Por cierto si eres de los que comprar juegos por internet y encima eres una persona caricativa compra en G2A, un sitio totalmente seguro, y si encima quieres ayudar a este viejo Barón, dadle a este link https://www.g2a.com/r/elbaron y luego comprad sin miedo. .

    Franz de Renais
    Miliciano
    Miliciano

    Mensajes : 6

    Re: El león negro de Castamere

    Mensaje por Franz de Renais el Miér Jun 04, 2014 1:04 pm

    Impresionante relato, espero que continue. Eres muy bueno.

    El Barón
    Moderador
    Moderador

    Mensajes : 2547
    Facción : Moderador en las sombras.

    Re: El león negro de Castamere

    Mensaje por El Barón el Dom Jun 29, 2014 2:46 pm

    Acababa de llegar a la posada, el cansancio del viaje se notaba en mi cuerpo que pedía una cama a la camarera, la cual estaba visto que no pasaba hambre con la guerra, sus anchas caderas me guiaron por la escalera hasta el lecho de paja con una simple manta, suficiente, al día siguiente tendría que cobrar mi recompensa.

    Un ruido por la noche me despertó, cogí mi espada y me dispuse a bajar las escaleras con un cuidado especial, cuando llegue abajo encontré a un grupo de hombres junto al hombre que me encargo el trabajo, al ver su cara guarde mi espada, un craso error.
    -Mañana iba a buscaros, elimine tu problema.
    El silencio se hizo el hombre miró a los hombres que lo rodeaban, una única frase salio de su boca.
    -Lo... lo siento.

    Los hombres se lanzaron sobre mi, saque lo más rápido que pude mi espada, me subí por las escaleras lo más rápido que pude solo para encontrarme arriba a otro hombre, lanzó una torpe estocada, lo esquivé y lo tiré por las escaleras donde rodaron unos cuantos más por ellas, al final del pasillo del piso de arriba se encontraba una pequeña ventana, corrí todo lo que pudo con la intención de escapar de esa emboscada, supe caer bien no sin lastimarme un poco, corrí ahora a por mi caballo en el pequeño establo de la posada, un hombre se asomo por la ventana dando un aviso a sus compañeros, llegué a mi caballo no sin antes coger la misteriosa carta que parecía tener algo que ver con esto, y la guarde en una pequeña bolsa del caballo, me monte viendo ya de nuevo para ver como los hombres desconocidos salían de la posada, todo el mundo se había despertado y salía a la calle para averiguar que pasaba, yo sin perder ningún segundo salí con mi caballo en busca de algún lugar con seguridad.

    Habían pasado horas desde el encontronazo, decidido a averiguar que pasaba saque la carta y antes de romper el sello me detení a averiguar su procedencia, parecía un sol y una lanza, ¿dorniense quizás?, eso no importaba, lo rompí solo para quedarme callado y quieto de aquellas palabras, no podía creerlo ¿sería posible en aquella noche? un mar de dudas azotaron mi débil y cansada cabeza, si lo que decía la carta era verdad el destino de Poniente podía cambiar de una forma que ni los Siete entenderían.


    _________________
    El trabajo hecho a gusto no cansa jamás.
    Por cierto si eres de los que comprar juegos por internet y encima eres una persona caricativa compra en G2A, un sitio totalmente seguro, y si encima quieres ayudar a este viejo Barón, dadle a este link https://www.g2a.com/r/elbaron y luego comprad sin miedo. .

    El Barón
    Moderador
    Moderador

    Mensajes : 2547
    Facción : Moderador en las sombras.

    Re: El león negro de Castamere

    Mensaje por El Barón el Lun Jun 30, 2014 3:06 pm

    Había oído la noticia hace pocos días, Stannis había puesto bajo asedio la ciudad de Bastión de Tormentas, ahora sería él quien hiciera pasar hambre a los defensores, ante esta jugada su hermano Renly tuvo actuar y marchar a socorrer su capital, aunque algunos dicen que las negociaciones están en proceso todo el mundo sabe que Stannis no aceptara a menos que sea la sumisión de su hermano cosa que Había oido la noticia hace pocos días, Stannis había puesto bajo asedio la ciudad de Bastión de Tormentas, ahora sería él quien hiciera pasar hambre a los defensores, ante esta jugada su hermano Renly tuvo actuar y marchar a socorrer su capital, aunque algunos dicen que las negociaciones están en proceso todo el mundo sabe que Stannis no aceptara a menos que sea la sumisión de su hermano cosa que Renly ( que no digo que no le guste) no estará dispuesto a ceder, algunos lugareños dicen que la mediadora es la viuda de Ned, Catelyn que intentaba parar el baño se sangre que se encontraba a la vuelta de la esquina, claramente unirse al bando ganador después de una gran batalla supondría un gran botín que llevarse cosa que me atraía, di media vuelta y cabalgue al encuentro de los dos ejércitos.

    Llevaba cabalgando toda la noche, los filos de luz se alzaron de la oscuridad mostrando el gran ejército del ciervo, el campamento parecía una pequeña ciudad que se movía al son de la guerra y que estaba más ajetreado que nunca, todo el mundo se movía de un lugar a otro, Renly acababa de llegar de las negociaciones con su hermano, tales negociaciones fracasaron para gusto de todos que ahora se disponían para luchar mañana, yo no tarde mucho en encontrar a un viejo y gordo reclutador que con lista en mano y una pata de pollo en otra pasaba lista a una serie de reclutas que lo rodeaban, conseguí zafarme de los jovenzuelos y llegar ante tal pordiosero ser, conseguí convencerle pero claramente no aceptaría un puesto de recluta por lo que le propuse una oferta.
    -Lucharé contra tu mejor hombre, si gano me reclutas como... un soldado de a pie con todo su equipamiento y la paga adelantada.
    -¿Y que gano yo si pierdes?.-Dijo al mismo son que desgarraba una segunda pata de la gallina
    -Te doy 40 venados de plata, todo lo que tengo.
    Las luces de sus ojos se avisparon al ver la bolsa repleta de monedas claramente aceptó tal apuesta, entonces dio un gran grito, un gran hombre salio de la multitud, un puto gigante que me sacaba 2 cabezas aunque su cara no fuera de un genio sus músculos se lo compensaban con una gran fuerza, cogió un gran tronco de madera que servia de banco y se tiró sobre mi, yo sin armas empecé a esquivarlo, sus golpes hacían estremecer la tierra junto al gran número de espectadores que empezaban a hacer apuestas sobre cuanto duraría vivo, al final un alma caritativa me lanzo una pequeña espada de madera seguí esquivando sus golpes y lanzo fuertes y ágiles golpes en su espalda y piernas con el fin de que cayera al suelo pero el monstruoso gigante seguía en pie, en un descuido mio recibí un puñetazo que me lanzó por el aire ahora la sangre como buena compañera acudía a la herida sin esperar a que nadie la llamase, me hice el inconsciente, todos empezaban a irse riendo sobre la pelea, el gigante se dio la vuelta acudiendo al reclutador que lo esperaba con los brazos grasientos y sucios abiertos, me levanté y corrí hacía aquel monstruo dándole la mayor patada en sus partes que había dado en mi vida, el pobre hombre se estremeció y cayó al suelo  gimiendo como una niña, todo el mundo se había dado la vuelta y empezaban a reclamar su apuesta se montó una pelea a gran escala, yo me aparte de aquella riña y fui a ver al gordo que me hizo firmar en un papel dando así mi comienzo como soldado, para desgracia mía no duraría mucho.


    _________________
    El trabajo hecho a gusto no cansa jamás.
    Por cierto si eres de los que comprar juegos por internet y encima eres una persona caricativa compra en G2A, un sitio totalmente seguro, y si encima quieres ayudar a este viejo Barón, dadle a este link https://www.g2a.com/r/elbaron y luego comprad sin miedo. .

    El Barón
    Moderador
    Moderador

    Mensajes : 2547
    Facción : Moderador en las sombras.

    Re: El león negro de Castamere

    Mensaje por El Barón el Jue Jul 03, 2014 4:33 pm

    Había que ser desgraciado, mi primer día de soldado y me encomienda la guardia durante toda la noche antes de la batalla, estaba desorientado en aquel gigantesco campamento la guía básica de un compañero, de nombre Yoren creo, un buen tipo que tuvo que elegir entre unirse al ejército o que le cortaran la mano por robo, según él también le dieron la opción de irse al muro pero definitivamente no iría si Renly ganaba la guerra todos los crimines de sus hombres serían perdonados, no se como al final acabé en las tiendas nobles, la tienda de Renly era enorme y de colores vivos, me dispuse a encontrar de nuevo mi camino, pero un frío helado y misterioso recorrió el camino aquel momento, miré atrás a la tienda del rey, sería mi imaginación, de repente un grito desolador recorrió las tiendas, venía de la tienda del rey, los guardias entraron como rayos a la tormenta, ¿debía meterme en aquel jaleo? mi curiosidad me la jugó, entré corriendo a la tienda del rey solo para encontrarme una escena no muy acogedora, en primer lugar los guardias muertos junto al cadáver de lo que parecía ser el rey, enfrente mía un guardia gigante de la guardia de Renly, la miré un poco mientras lentamente cogía mi espada, una voz de la tienda se dirigió a mi:
    -Haz caso muchacho, ella no lo ha matado.-Dijo mientras la miraba, ¿ella? si mis suposiciones eran correctas tendría que ser Brienne, que ahora se hallaba recogida sobre el cadáver del rey en un charco de sangre.

    ¿Que coño debería hacer? Ya me había dado una paliza el gigante idiota y enfrentarme a una guarda real, no era buena idea, las alarmas empezaron a sonar, todo el mundo se despertó para averiguar a que venía tanto alboroto.
    -Os tenéis que marchar mis señoras, si mal no recuerdo, hay caballos en el establo, os puedo guiar, pero solo si lo hacemos rápido, no me gustaría que me tacharan de regicida.

    La mujer que estaba de pie miro a Brienne, está se levanto se limpió las lágrimas y nos fuimos, salimos por la parte de detrás de la tienda y corrimos hasta los establos, ayude a la señora más mayor a subirse, Brienne ya subida en el caballo no dejaba de mirar a la tienda real, su acompañante inútilmente intentaba que entrara en razón, las voces ajetreadas se acercaban, le dí una buena palmada al caballo que relinchó y salió corriendo su acompañante antes de seguirla me miro y me dijo:
    -Muchas gracias, si alguna vez vienes al Norte o a las Tierras de los Ríos pregunta por Catelyn Tully, tu ayuda no será en vana.-Dijo mientras se marchaba.

    -"Me cago en la puta".-Me dije a mi mismo, las voces estaban al lado, un grupo de soldados me alcanzó
    -¡Eh tu!¡¿Que coño haces aquí?!¿No sabes lo que ha pasado imbécil?
    -Ehm... no me he levantado por el ruido y venía por aquí, ¿por qué?.-Me dije intentando poner una cara de estúpido pueblerino, el hombre se me quedo mirando un rato y se fue corriendo con sus compañeros a buscar a los asesinos o asesino a otro lado
    Una trompeta tocó, no era por la muerte del rey... nos atacaban, claramente todas las putadas de los Siete no venían solas.

    Los comandantes más leales reagruparon a sus tropas y se marcharon, otros como los Florent reunieron a más de los suyos y se dirigieron en busca del enemigo, cogí una vieja moneda braavosi que me dio mi padre y la tiré al aire... si caía cara me iría a luchar sino viviría otro día... la moneda cayó sobre mi mano y la miré como si de un puto caminante blanco se tratará... cara.

    Fui corriendo a mi tienda, esto era el infierno, grupos enteros se dedicaban a saquear cuanto podían y matar todo lo que quisieran, llegué esquivando a duras menos a cientos de soldados, entré en mi tienda para ver solo un cadáver gordo y rechoncho tirado en el suelo, era el puto reclutador, le habían atravesado con una lanza, bueno menos mal que tenía el dinero lo tenía yo, salí de la tienda mirando a todos los lados, justo cuando iba a reagruparme con las tropas de los Florent, vi un grupo de hombres rodeando a un gran saco ¿o eso era un humano?, no tenía mucho tiempo, por lo que decidí irme cuando un grito de socorro sacudió los alrededores...

    -No me jodas tío....-Dije mientras soltaba la bolsa con mis cosas y cogía mi espada
    -¡Eh, vosotros!¡Iros cagando hostias, no estoy de humor!.-Parece que mi amenaza les hizo risa, siguieron a lo suyo.
    -¡Déjanos en paz bastardo, nos estamos divirtiendo!
    Habían tocado fondo, salí corriendo con la espada desenfundada, al primero le atravesé el cuello cayendo muerto en el acto, los otros 3 se prepararon desenfundando sus armas, al que tenía en la derecha se le quedo pillado la espada en la funda por lo que aproveché y le atravesé el ojo con la espada, los otros dos se abalanzaron con una serie seguida de estocadas que yo hábilmente intentaba parar, aproveché un ataque para lanzar un contraataque que me salió mal, uno de los dos me puso la zancadilla por lo que caí al suelo redondo, apunto de morir, uno de los hombres es atravesado por una lanza y lanzado por los aires, el otro intento huir pero la lanza que le ensartó a su amigo voló hasta su pecho, tal fuerza hizo que el hombre saliera volando.
    Conseguí levantarme a duras penas para ver que el gigante era el gigante con quién me había peleado, este me miraba y me tendió la mano en signo de amistad, no se si sería del resbalón o que soy idiota pero se la estreché.
    -Gracias amigo.-Dijo con una voz un poco... retrasada.
    -De nada... tenemos que irnos, los Florent parecen que van defenderse ¿te vienes?
    -Vale, yo me llamo Aron Piedra.
    -Entendido Aron, yo soy Tytos, ¡pero nos tenemos que ir ya!

    Salí corriendo, mire un momento atrás para ver como Aron sacaba la lanza del cadáver y con las gigantes piernas que los dioses le dieron me seguía alcanzándome a las pocas zancadas.


    _________________
    El trabajo hecho a gusto no cansa jamás.
    Por cierto si eres de los que comprar juegos por internet y encima eres una persona caricativa compra en G2A, un sitio totalmente seguro, y si encima quieres ayudar a este viejo Barón, dadle a este link https://www.g2a.com/r/elbaron y luego comprad sin miedo. .

    garfielz77
    Miliciano
    Miliciano

    Mensajes : 76
    Edad : 39
    Facción : Reino del Norte

    Re: El león negro de Castamere

    Mensaje por garfielz77 el Mar Jul 15, 2014 12:52 am

    Me gusta mucho ese estilo de Juego de Tronos que tiene tu relato.


    _________________

    El Barón
    Moderador
    Moderador

    Mensajes : 2547
    Facción : Moderador en las sombras.

    Re: El león negro de Castamere

    Mensaje por El Barón el Dom Nov 02, 2014 6:07 pm

    Ha rey muerto, rey puesto,  me entero de que los Florent y otros vasallos han jurado leadtal al hermano de Renly, Stannis, al menos no habría batalla, con Renly muerto Altojardín se había vendido y ahora tenía un culo fuera, ahora los vasallos se pasaban de un lugar a otro como perros asustadizos, para nuestra desgracia, un comandante de los Tyrell, después del asesinato de Renly, siguió a los Tyrell abandonando la causa de Stannis.
    Capturó las líneas de aprovisionamiento de Renly y ejecutó a muchos, sobre todo aquellos que juraron lealtad a la Casa Florent, la familia de su esposa, creo recordar que su nombre era Randyll Tarly, un gran luchador y comandante, pero ahora las tornas habían cambiado, Stannis, mi nuevo "rey" poseía gran parte de las excepto Bastión de las Tormentas, su ejercito ahora doblado en número empezo a avanzar a la fortaleza, sería una gran batalla, almenos el sueldo era mejor y la comida más abundante, incluso nos dieron a los mejores una armadura negra, junto con un casco que lo llevaban todos los soldados, parecíamos cuervos pero mientras me protegiera de un flechazo me daba igual.

    Era una mañana cálida, las tropas estaban acampadas a menos de 2 días de Bastión de Tormentas y decidi dar un paseo, con mi armadura deslumbrante y con mi nuevo amigo Aron, que desde luego llamaba la atención allá por donde pasara, me conto su historia algo dura, había nacido en un pueblo cerca del Cabo de la Ira, su madre era una sirvienta de un noble menor y su padre un borracho sin cuartel, las palizas eran pan de cada día, cuando ya tenía 15 años, su padre le propino una paliza brutal a su madre, Aron lo mato con sus propias manos, cuando lo atraparon le hicieron vestir el negro, a medio camino, se escapo, lo reclutaron en el ejército y se convirtio en la familia que nunca tuvo, según él.

    Me fui a andar un poco, al final sin saberlo llegamos a la zona de un riachulo que corría una agua cristalina y pura, me puse de rodillas, nunca había sido un fiel de los Siete, pero de vez en cuando rezar no venía nada mal, pero antes de empezar una voz me interrumpio.
    -¿Eres un hombre dle rey no?-Dijo una voz que estaba a mis espaldas
    -¿Acaso parezco un lannister?-Dije sin ni si quiera darme la vuelta a ver quien me hablaba.
    -¿Nuevo, no? ¿A quien sirves?
    -A mi mismo, pero quien me pagan son los Florent.
    -¿Vas a rezar a los Siete?-Pregunto con cierto aire de curiosidad.
    -Si puedo si ¿te quieres unir?-Dije intentado al menos callar al hombre.
    -No te dire que no-El hombre se sento a mi lado, era hombre menudo, de pelo y ojos castaños y una barba corta, tenía un saquito en el cuello y me di cuenta que le faltaban dedos.-Me llamo Davos, Davos Seaworth, ¿sabes una cosa?, no muchos se atreven a rezar, los hombres de la reina no son muy propensos a los Siete.
    -¿De la reina?-Pregunte ya con curiosidad
    -Y del rey, no se si habras visto, muchos siguen a R'hllor, desde que esa mujer llego, esto va de mal en peor.
    -¿El dios de las llamas? ¿Que diablos hace aquí?
    -Eso mismo me gustaría saber yo-Dijo lanzandome una mirada con una pequeña sonrisa
    -¿Por que me dices todo esto ami?
    -Te he visto, me pareces una buena persona, y en este ejército carecen de ellas, la mayoría nos venderían por otro rey, Stannis, el único rey, no es muy querido, y menos ahora.... bueno, va siendo hora hora que me valla, dentro de poco marchamos a Bastión de Tormentas, un placer....
    -Mi nombre es Tytos.
    -Un placer Tytos, espero volver a verte, y recuerda intenta no dar afectos a los Siete en público, la noche es oscura y alberga horrores-Dijo mientras soltaba una pequeña carcajada y se fue por donde había venido.

    Yo hize lo mismo, me levante y me fui a mi tienda, poco después dieron el toque, marchabamos hacía Bastión de Tormentas.


    _________________
    El trabajo hecho a gusto no cansa jamás.
    Por cierto si eres de los que comprar juegos por internet y encima eres una persona caricativa compra en G2A, un sitio totalmente seguro, y si encima quieres ayudar a este viejo Barón, dadle a este link https://www.g2a.com/r/elbaron y luego comprad sin miedo. .

    Contenido patrocinado

    Re: El león negro de Castamere

    Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 11:32 am


      Fecha y hora actual: Miér Dic 07, 2016 11:32 am